You are on page 1of 48

Monografía

“Filosofía y enseñanzas del Maestro

Otto Niemann”

María Victoria Mujica

NOTA: ​Para las referencias bibliográficas y el formato de texto se utilizan cabalmente las

normas APA 6ta edición. Ver más en: ​http://normasapa.net/2017-edicion-6/


Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

Introducción

La presente monografía girará entorno a la vida y obra de Otto Niemann, cuya labor

como maestro, pensador, y militante, trascendió las fronteras de nuestro país. Su trabajo se

caracterizó por tener una fuerte impronta laica, humanista y democrática. Confiaba en el

poder de la Educación y de la Democracia para alcanzar la justicia social y la unión de los

pueblos, no sólo de nuestro país sino de toda América Latina. Alba Niemann (1983), lo

describirá como “un auténtico americanista” (p. 25).

Si bien Niemann y su enseñanza han dejado su marca en la Historia de nuestro país, y

ha obtenido reconocimiento, carece1 de una recopilación bibliográfica extensa y de un

estudio abocado a su obra, que permita leer su producción de forma práctica y accesible. Pía

Batista (2018) lo expresa: “una de las características de la producción de Niemann es la

dispersión” (p. 268). A pesar de ello, hay quienes escribieron sobre este gran Maestro, y se

preocuparon por compartir su obra: este aporte será fundamental al momento de rescatar sus

pensamientos y reproducirlos en el presente trabajo. Para organizar la escritura y estructurar

el documento, encontramos en un primer nivel de desagregación su obra dividida en etapas

(previa, durante, y post su actividad de magisterio), y en un segundo nivel lo llevamos a

consideraciones temáticas, que permiten una descripción de los distintos aspectos de su

enseñanza.

Recurriremos principalmente a sus artículos propios, publicados en diversas revistas

de la época; a la edición compilatoria realizada por su hija, la Mtra. Alba Niemann2; a una

1
La compilación realizada por Batista y Garay (2018), la cual aún no ha sido publicada, viene a cubrir ese
espacio, con la seguridad de que será de gran ayuda para investigadores y educadores en el futuro al igual que
lo fue para la realización de esta monografía.
2
Agradezco a Alba Legnani, nieta de Otto Niemann, quien en el año 2014 me recibió en su hogar y me ofreció
su copia personal del libro (regalo de su madre), con el fin de escanearlo y disponibilizarlo online. Esto
colaboró con la difusión de una obra que, editada en México, es de muy difícil obtención en el Uruguay.
1
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

semblanza realizada por Célica Rosello, la cual incluye varias referencias al Libro Diario; a

la selección de textos realizada en el 2015 por el Mag. Gerardo Garay, la cual incluye

escritos de la juventud de Niemann; y a una segunda y más exhaustiva compilación

realizada en el 2018 por Gerardo Garay y Pía Batista, estando la última aún en edición3 y

contando con una gran cantidad de artículos, siendo la recopilación más extensa que

encontramos.

Consideramos que los ideales que movilizaron la labor de Niemann no han perdido

vigencia, y es oportuno rescatarlos y darles continuidad. Precisamente, el concepto de

mejora continua y perfeccionamiento es fundamental en su obra. Por otro lado, el

surgimiento del movimiento pedagógico de la Escuela Nueva; los maestros movilizados por

el mejoramiento de la Escuela Normal Rural; la laicidad como uno de los cimientos de la

Educación; la Democracia como reivindicación política y modo de vida; el pensamiento

libertario (fuertemente ligado a la moral anarquista); el activismo pedagógico; la función

social del magisterio; entre tantos otros elementos, forman una parte esencial en la Historia

de la Educación en el Uruguay.

Dentro del acervo teórico que rodea el pensamiento de Niemann, nos interesa

particularmente observar el desarrollo de un posible ideal de hombre y sociedad, asociado a

una filosofía de vida buena. Partimos del supuesto de que su enseñanza tiene por objetivo el

lograr en las personas una vida mejor, llámese feliz, una vida de paz y armonía. Ese estado

de bienestar se podría lograr, tan sólo en parte (veremos que Niemann defiende cambios en

un sentido social y económico que trasciende la escuela), a través de la educación. En este

objetivo no sólo encontramos un ideal de ser humano, sino también de política, sociedad,

3
Agradezco al Mag. Gerardo Garay por facilitar el acceso temprano a la documentación allí presentada. Dado
que está aún en edición, para las referencias bibliográficas se tomó el paginado del documento Word que
contiene el borrador del libro.
2
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

economía, moral. En definitiva, una auténtica filosofía de vida que se refleja en una vida

reflexiva, activa, y libre.

Primera etapa: los cimientos del maestro (1909 - 1918)

Primeros años y Escuela Moderna

Es fundamental para comprender la filosofía educativa de Niemann, hacer un breve

recorrido por los primeros años de su vida y de su formación. Gerardo Garay lo expresa así:

Si es verdad que a los treinta años las bases que cimientan nuestra

personalidad ya están mayormente conformadas, cuando Otto Niemann se

recibió de maestro, en 1918 era, en lo fundamental, el hombre que se había

forjado en los talleres de imprenta de Buenos Aires y Montevideo. (Garay en

Batista y Garay, 2018, p. 5)

Otto Niemann nace en el año 1888, en Buenos Aires. Conoce desde temprana edad

la lucha de la clase obrera, dado que su familia inmigrante integra esa población. Las

dificultades económicas que enfrenta su familia, no son diferentes a las del resto del barrio,

la desigualdad generada por el sistema se hace evidente. Se ve obligado a la edad de trece

años a buscar empleo para ayudar en su hogar, y es allí donde se inicia como tipógrafo e

inicia su autoeducación (Niemann, A., 1983, pp. 26-27). Abandona el país a los 18 años y

busca asilo en Montevideo, donde también se emplea como tipógrafo.

Su trabajo como obrero tipográfico determinará en varios aspectos el futuro de

Niemann, en tanto la tipografía donde trabaja “defiende la enseñanza racional y científica”

(ídem, p. 27), dándole el contacto con el tipo de literatura que formará de manera muy

temprana su vocación y su inclinación por nuevas pedagogías. Por otro lado, su experiencia

de obrero permanecerá con él a lo largo de toda su carrera, incluso “cuando gozaba de cierto

prestigio entre el cuerpo magisterial de Uruguay y América” (Garay en Batista y Garay,

3
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

2018, p. 5). De esta manera aprende el valor del trabajo, tal como nos dice Garay: “se

obstinó en esa vieja idea aprendida de los sectores subalternos: para que sea verdaderamente

emancipadora, la más alta instrucción debe alcanzarse ​a través​ del trabajo”4 (ídem). Esto

queda demostrado en la práctica, ya que desarrollará en sus escuelas actividades manuales y

de industria, cuya diversa producción tiene fines puramente educativos.

Alba Niemann (1983) describe el contenido del Boletín Escuela Moderna (impreso

en la tipografía donde trabaja Otto) como “una viva síntesis de las ideas pedagógicas más

radicales de aquellos años” (p. 28), y a sus autores como afines al positivismo evolucionista

y a la tradición libertaria, “situando la personalidad del niño en el centro de su interés

fundamental”. Niemann expresa la necesidad de una Escuela Moderna, “tal como la

practicaba Ferrer en sus escuelas” (Niemann, O. en Batista y Garay, 2018, p. 28), con un

programa indeterminado el cual se adaptaría a los intereses y la curiosidad del niño, así

como también aprovechando la ubicación en el tiempo y el espacio para dar ciertos

contenidos a través de la experiencia. Por otro lado, en antidogmatismo que acompañará a

Niemann durante toda su vida, también se ve reflejado en su visión de la Escuela Moderna,

en tanto establece que la misma “no tiene por objeto hacer adeptos a ninguna secta religiosa,

política o social; su misión es preparar hombres para la vida: para una vida armónica entre

todos los seres” (ídem, p. 28). En esta última cita identificamos un acercamiento al ideal de

vida buena, para la cual la Escuela debe preparar. Luego veremos que este concepto se va

desarrollando a lo largo de los años.

Respecto al aprendizaje por experiencia, agregamos que también John Dewey

(1859-1952), pedagogo contemporáneo, escribió una crítica a la Escuela tradicional,

abogando por la creación de una “Escuela Nueva”. Su pedagogía implica centrar la mirada

4
En cursiva en el original
4
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

en el niño, su proceso de aprendizaje, sus intereses y motivaciones. Se trata de colocar al

niño en un lugar activo. Al igual que Dewey, también Niemann hará un fuerte hincapié en

la educación por la experiencia y en el “aprender haciendo”, poniendo en práctica en su

escuela, por ejemplo, actividades de taller y de laboratorio. Dirá que “no hay trabajo teórico

que no tenga principio o fin en una experiencia y no hay experiencia que no lleve al niño a

entrar en el terreno de la investigación, con la observación y la asociación” (Niemann, A.,

1983, pp. 70-71).

Alba también hace referencia a esta parte de la vida de Niemann como una etapa de

surgimiento, cuando dice que:

Así surge la necesidad de que el niño viva su infancia libremente, sin

imposiciones dogmáticas, ni hábitos de conducta que coarten su

espontaneidad, en un medio en que la libertad y la necesidad, se confundan; y

donde la actividad esté libre de imperativos falaces. (Ídem, p. 28).

La necesidad de una educación libre de “imposiciones dogmáticas” lo lleva a

rechazar la educación religiosa, pero también (en esta etapa), la educación pública estatal.

Niemann considera que la enseñanza laica, a pesar de ser ley, “no existe” en el Uruguay

(Niemann, O. en Batista y Garay, 2018, p. 51). Esto se debe a que, producto de una

conferencia a la que asiste, reconoce que los libros de texto escolares tienen referencias

religiosas en sus páginas. Por otro lado, tampoco se puede decir que no haya dogma en la

enseñanza del Estado, dado que enseña un modo de hacer política y prepara para la guerra

(Garay en Batista y Garay, 2018, p. 10). Esto lo lleva a enarbolar la bandera de la “laicidad”,

como futuro deseable y además, alcanzable. Alba Niemann nos dice que para su padre, el

medio para alcanzar la justicia social, es la educación laica (Niemann, A., 1983, p. 18). José

Santos Valdés, mexicano amigo de Niemann, dice al respecto que:

5
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

la posición laica de la educación le había permitido convertir una posición

laica, que para nosotros sigue siendo un ordenamiento jurídico que basa la

educación en la ciencia, en una filosofía, en un sistema completo de filosofia

educativa, a que llamó Laicidad. (Santos, J. en Niemann, 1983, p. 10).

Veremos que Niemann comienza a usar la expresión “laicidad” más adelante, tras

una resignificación del concepto. Agrega Santos Valdés además, continuando con la

filosofía de Niemann:

Fuera de la laicidad no se concibe posibilidad educativa integral. Todo lo que

es impulsado por interés dogmático no entra en el área educacional. La

educación permite que se formen hombres libres, conscientes de sus deberes

y derechos; y no tiene aplicación cuando la intención es masificar, uniformar,

someter. (Ídem, p. 12)

En los primeros años de su producción, Otto Niemann no concibe aún la Escuela

moderna dentro del Estado. En su opinión, el Estado es el que sustenta y permite un sistema

de producción capitalista desigual e injusto. También responsabiliza a los padres por enviar

a sus hijos a “la escuela del Estado”, cooperando con la educación militarista (Garay, 2015,

p. 8). Claramente, “es impensable para Niemann delegar en el Estado la responsabilidad de

educar o instruir al pueblo” (ídem, p. 10), lo cual lo lleva, junto a la Liga Racionalista, a

impulsar propuestas alternativas a la Escuela Pública. Sin embargo, tras el fracaso de la

experiencia denominada ​Escuela Integral (​ escuela racionalista fundada con la Liga), en el

año 1914 se produce, al decir de Garay (2015), “un cambio de táctica” (p. 15). Este cambio

implica la posibilidad de trabajar en las escuelas estatales, es decir intentar cambiar el

sistema desde adentro, generando la posibilidad de escuelas públicas autónomas. El tema de

la autonomía es vital para que funcione su cometido, dado que de lo contrario, el maestro no

6
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

tendría la libertad de adaptar la currícula a sus alumnos, ni estos la libertad de perseguir sus

intereses.

En la Escuela moderna, y en concordancia con la tradición libertaria en la cual Otto

Niemann está inserto, el maestro “será siempre un amigo y nunca una autoridad” (Niemann,

O. en Batista y Garay, 2018, p. 37). Su misión debe limitarse a orientar al estudiante, no a

dirigirlo hacia sus propios fines, haciéndole saber cuándo sus ideas son erróneas para que,

meditando y comparando, pueda acceder a una mayor cantidad de “verdad”. El proceso de

enseñanza en este contexto, parece implicar que el niño adquiera conocimientos de manera

cuasi científica, desprovisto de dogma e ideas ajenas. Sin embargo, entendemos que estas

eran las palabras de un espíritu idealista e inexperiente, que no termina de profundizar en las

complejidades del proceso enseñanza-aprendizaje. La enseñanza no es transparente en su

transferencia, ni tampoco es ingenua: las ideas y la información que el maestro decide

compartir tienen un bagaje ideológico por detrás. Hay dos personas en posiciones

desiguales, donde una parte es la que decide cuáles ideas son “razonables” y cuáles

“erróneas”. Por otro lado, tenemos las influencias de otras instituciones sociales que recibe

el sujeto. Garay (2015) llega a una conclusión en similar sentido, diciendo que:

El joven Niemann, al igual que sus coetáneos, entendió de un modo

demasiado fácil el proceso educativo, éste es un defecto que la pedagogía

racionalista imitó, sin saberlo, del discurso pedagógico dominante: no es

posible encontrar las condiciones en las que la influencia de un educador y la

conciencia de un sujeto (...) se <<enfrenten>> en un cara a cara reconocible y

poder así sustituir la influencia de los demás, por la propia, sobre éste. (p. 13)

Respecto al reconocimiento de una autoridad en la enseñanza, nos dice que

“siempre trajo dificultades en la tradición de la pedagogía libertaria” (ídem, p. 11). Explica

7
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

la contradicción de la siguiente forma: “ahora bien, <<influir>> implica en cierto modo

subordinar, porque el <<deseo>> del agente es que el efecto que ejerce sobre su <<objeto>>

modifique su comportamiento y permanezca en su ausencia...” (ídem, p. 12). Es decir, en

tanto el maestro decide cuál es el objetivo al que se quiere llegar, va a realizar acciones

educativas que logren los cometidos deseados, los cuales incluyen influir en la mente del

alumno lo suficiente para que tenga “ideas razonables”. Ahora bien, estos fines no existen

en la neutralidad, no se puede decir que son “los fines de la educación” como si éstos se

definieran de forma objetiva. Es bueno recordar las palabras que John Dewey escribe en

1916: “y bueno es recordar que la educación como tal no tiene fines. Sólo las personas, los

padres y los maestros, etc., tienen fines, no una idea abstracta como la educación” (Dewey,

1971:119).

Anarquismo y otros ismos

Gerardo Garay (2015) afirma que “el pensamiento pedagógico de Niemann no puede

entenderse sin la influencia que ejerció en el Río de la Plata la propaganda racionalista

llevada adelante por anarquistas y librepensadores” (p. 6), y particularmente, como veíamos

en el apartado anterior, la influencia de la escuela ferreriana.

Es importante destacar que Niemann demuestra en el correr de toda su obra una

actitud libertaria que “resulta evidente” (Garay en Batista y Garay, 2018, p. 6), lo vemos

incluso afirmando que “los más activos propagadores del racionalismo son anarquistas”

(Niemann, O. en Batista y Garay, 2018, p. 52). La muerte de Ferrer y su causa es también

propulsora de su deseo de crear escuelas racionalistas, continuando con su legado.

Dirá sobre los anarquistas que son los “más implacables críticos de la sociedad

presente” (ídem). Y agrega:

8
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

Será por esto, por esa amplitud de miras que caracteriza a los anarquistas, que

se encuentran entre ellos la mayor parte de los elementos capaces de dar vida

a la obra racionalista; son tal vez los únicos que desean el triunfo de la verdad

y la justicia, por encima de todos los ​ismos p​ rogramados.5 (Ídem)

En coincidencia con el anarquismo, también encontramos expresiones como la

siguiente:

Si el pueblo es instruido y educado al punto de conocerse a sí mismo, de tener

nociones de la vida, de poder ser juez de sí mismo, el gobierno tiene que

desaparecer lógicamente, porque (...) cada uno sabe encaminarse a sí mismo.

(Ídem, p. 20)

A pesar de ello, y debido a su rechazo a los rótulos, elige eventualmente no definirse

como anarquista. Un extracto del Boletín “Escuela Moderna”, en 1906, introduce el

concepto de “independencia intelectual” y personas que “no se sujeten jamás a nada”

(Niemann, A. 1983, p. 29). Este pensamiento se verá repetidamente en las enseñanzas de

Otto Niemann, en su eterna lucha contra la educación dogmática y el apego a un método

específico, con el fin de lograr en el niño “la idea de un perfeccionamiento incesante” (ídem,

p. 52). En el Boletín, escribirá: “Razonar sobre las cosas no significa decir esto es así, sino

‘esto es así, mientras nuestro criterio no lo comprenda de otro modo’” (ídem, p. 30). Esto lo

lleva a alejarse de las etiquetas, afirmando: “lo que más debe interesarnos, no es saber si la

verdad la posee el anarquismo, el socialismo, o cualquier otro ismo, sino saber cuál es la

verdad” (ídem, p. 35).

Con la perspectiva de alejarse de los “ismos”, escribirá en 1909 un artículo llamado

“Los Anarquistas”, en el cual explica que ya no iba a intentar formar anarquistas (a pesar de

5
En cursiva en el original
9
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

hallarse afín a sus ideas), sino formar “seres educados y estudiosos, en hacer hombres libres,

lo más íntegros posibles, según mi alcance...” (Niemann, O. en Batista y Garay, 2018, p.

25). Su reflexión lo lleva a darse cuenta que el nombre no define a una persona, sino sus

acciones, y dirá “mi idea no tiene límites y tampoco puede tener nombre. La Verdad es una

sola y ese es mi único punto de vista” (ídem). Le preocupa a Niemann que muchos

anarquistas (con quienes comparte principios e ideales), luego de autoproclamarse

anarquistas no sigan buscando la verdad o no pongan en práctica su pensar. Lamenta que

sean pocos quienes no temen “desertar del limitado criterio de una idea determinada” (ídem,

p. 31).

Compartimos una reflexión de Niemann que encierra lo antedicho y define su

carácter:

A veces me siento comunista porque creo que ahí se hace obra, pero no soy

comunista, hay cosas que no las comparto. No puedo aparecer como

socialista, porque el socialismo con sus medios de lucha me enerva y mata mi

espíritu revolucionario. El anarquismo lo encuentro contradictorio a veces, no

puedo ser anarquista. No hay duda que si no me defino, tomo aspecto de

tímido. Más bien que buscar un rótulo, dedicaré todas mis energías a estudiar

el problema social y actuaré para tener conciencia y experiencia propias”.

(Niemann, A., 1983, p. 34)

Insiste en la importancia de la mejora continua, escribiendo en 1911: “Todo

evoluciona inevitablemente. Una idea nueva es el efecto de una idea anterior que en la

práctica ha demostrado ser mala o incompleta” (Niemann, O. en Batista y Garay, 2018, p.

30). Surge también del Boletín Escuela Moderna (1906): “No tememos decirlo: queremos

10
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

hombres, capaces de evolucionar incesantemente, de renovar constantemente, los medios; y

de renovarse ellos mismos” (Niemann, A., 1983, p. 29).

Lucha contra el capital

También encontramos en el Boletín el testimonio de Julio R. Barcos, director de

“Escuela Moderna”, quien escribe sobre la opresión del capital y sus consecuencias en la

educación del pueblo. Explica que no es sólo esclavitud económica la que sufre la clase

trabajadora, sino también la esclavitud de la ignorancia (ídem, p. 31), la cual suele ir

aparejada de la pobreza (ídem, p. 32). Advierte sobre el peligro de una educación que busca

formar “instrumentos de intereses”, los cuales corresponden a la clase dominante.

Este tipo de pensamiento es el que acompañó la formación intelectual de Niemann,

quien edita en 1911 la revista mensual Educación Sociológica. En el encabezamiento del

número 1 dice: “llegue nuestro fraternal saludo al corazón de todos los hombres que luchan

por medio de la pluma, la palabra o el ejemplo personal, por extraer a los seres de la

ignorancia, para que ellos con una educación o instrucción propias, sepan guiarse en el

mundo, sin oprimir a nadie, ni dejarse oprimir” (ídem, p. 34). Es su lucha contra la

ignorancia lo que lo llevará, también, a emplearse más adelante en la escuela rural, medio

en el cual la pobreza y la falta de cultura era más evidente. Su optimismo en este sentido es

claro: “ese día llegará: el pueblo cesará de ser ignorante; ¿quién lo duda?” (Niemann, O., en

Batista y Garay, p. 49).

Se busca que la colectividad obrera se adueñe de la educación de sus hijos (ídem), lo

cual muestra indicios de una ideología orientada hacia la conciencia de clase y la lucha

contra un sistema capitalista. Nuevamente, veremos este tipo de razonamiento numerosas

veces en la obra de Niemann, dado que como escribe su hija, “se manifestó desde la

adolescencia como humanista (...) como auténtico demócrata, defensor de la justicia social”

11
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

(Niemann, A., 1983, p. 24). Alba afirma que la lucha contra la sociedad capitalista

organizada le angustia, pero que se enfrenta en “lucha optimista” (ídem, p. 18).

Se expresa en numerosas ocasiones contra el capitalismo, frente al cual la lucha

contra la ignorancia apremia: “el régimen capitalista que hoy impera es una consecuencia

lógica de la ignorancia que le sirve de pedestal. No podemos pues combatir con eficacia las

maldades que sufrimos a diario si no combatimos también la ignorancia” (Niemann, O., en

Batista y Garay, 2018, p. 35). La educación es, en este panorama, un medio para llevar al

hombre a un estado de inteligencia tal, que le permita pensar por sí mismo; tomar conciencia

de la situación de dominación en la que se encuentra; y actuar en consecuencia.

Cuando denuncia las condiciones de trabajo de las familias pobres, interesa destacar

lo siguiente:

el hombre trabaja desde la mañana a la noche y a veces desea trabajar algunas

horas más después del horario común para sacar un jornal superior; la mujer

trabaja todo el día, para ganar una miseria, planchando, cosiendo u otra tarea

cualquiera, y mientras hace todo eso tiene que preparar las comidas, lavar,

hacer limpieza, atender a las criaturas. (Ídem, p. 45)

Más allá de ser una descripción coherente con los roles de género de la época, el

reconocimiento del trabajo de la mujer, no sólo en tareas de servicio o producción, sino

también en las tareas domésticas como parte de su trabajo (a la par del hombre, que también

trabaja todo el día), es una de las tantas demostraciones del interés por la causa social que

movía a Otto Niemann. Se preocupa por las condiciones de vida de las personas, y si bien le

provocan rechazo algunas de las decisiones tomadas por los padres trabajadores (por

ejemplo, el mandar a sus hijos a trabajar desde pequeños), siempre se expresa hacia ellos de

forma empática, entendiendo que el problema no es el pobre, sino el Estado que no se

12
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

responsabiliza de la situación. Es por esto que, para lograr el bienestar general, es necesario

un cambio político a la vez que económico.

Respecto al rol del Estado, insiste en que el mismo existe para sostener el sistema

dominante, y agrega: “desde el momento que debe proteger la propiedad individual, protege

forzosamente al que la disfruta” (ídem, p. 47). Es por eso que va a sostener la necesidad de

suprimir el derecho de propiedad y el uso del dinero, principio que va a mantener a lo largo

de los años, y al que volveremos más adelante en este trabajo.

Pensamiento pacifista y anti patriotismo

En sus primeros escritos, y en concordancia con el contexto histórico de guerra,

podemos observar en Niemann una fuerte impronta pacifista, demostrando desprecio por la

violencia, el militarismo y el sentimiento patriótico. Afirma que “el ejército no desempeña

en la vida y armonía de todos, ningún rol útil; por el contrario, perjudicial” (Niemann en

Batista y Garay, 2018, p. 16). La mera idea de que la guerra provoca muertes, es motivo

suficiente para descartar de inmediato su utilidad y para militar en su contra, y dirá “el

patriotismo no es otra cosa que el crimen legalizado” (ídem, p. 17). También en este aspecto

observamos su ideología económica:

las guerras no benefician a los productores, sino a los capitalistas que, por ese

medio, ensanchan sus mercados, aumentan sus ganancias, mientras el

trabajador sigue siendo siempre el mismo: una máquina de producir para

luego disfrutar la peor y menor parte. (Ídem, p. 27)

Insiste en que quienes preparan las guerras, luego no se creen responsables de ellas;

y que por otro lado, quienes luchan por el amor y la paz son perseguidos, encarcelados,

torturados o fusilados (ídem, p. 55). Afirma que los responsables son todas las personas, no

sólo el Estado o los militares como podríamos imaginar. Lleva la responsabilidad hasta la

13
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

individualidad y las micro-decisiones, cada vez que un adulto habla de la guerra como un

acto de heroísmo, la está apoyando y no está actuando en su contra. Finaliza diciendo: “cabe

pues la responsabilidad de todas las guerras a los que en el hogar, en la escuela, en la vida

periodística y política la preparan y maduran.” (ídem, p. 57).

Esta concepción de la responsabilidad y la acción nos recuerda hoy en día a las

palabras de Hannah Arendt (1997), quien afirmaba que el hecho de existir en el mundo con

otros, era suficiente para tener responsabilidad sobre el mismo (p. 36), y en consecuencia

actuar (ídem, pp. 18-19). Sin embargo, va admitir que hay situaciones en que la

responsabilidad ante el mundo no puede asumirse, y es cuando la responsabilidad política

presupone la existencia de un mínimo poder político (Arendt, 2007, p. 71), por lo cual es

importante distinguir entre responsabilidad y culpa. Puede ser que todas las personas sean,

en cierta medida y como lo establece Niemann, responsables de transmitir el discurso

patriótico. Pero, según Arendt, sólo son culpables quienes participaron activamente en un

hecho (ídem, p. 151), ya que “donde todos son culpables nadie lo es” (ídem). Traemos las

reflexiones de Arendt para coincidir con Niemann en tanto el pueblo es responsable de no

informarse y actuar contra ciertos asuntos perjudiciales para sí y la sociedad, pero, con la

salvedad de que el verdadero peso de “la culpa” lo lleva el poder político, que es a fin de

cuentas quien elabora el discurso en primera instancia y lo difunde como legítimo.

En 1914, escribe lamentándose de que las escuelas públicas, las cuales acaparan la

mayor cantidad de alumnos debido a su condición de gratuitas, difunden el patriotismo.

Incluso las llama “escuelas patrióticas del Estado” (ídem, p. 53), de forma peyorativa y

denunciante.

14
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

Trazando una filosofía de vida buena

A lo largo de su producción vemos en la mirada de Niemann un horizonte; un futuro

en el cual la sociedad toda vive en un estado de bienestar. Para lograrlo, Otto propone

cambios profundos en la educación y también en el sistema económico que nos rige,

enmarcado en una sociedad democrática. Si bien es una idea que sigue profundizando hasta

en sus últimos escritos, vemos en esta etapa ya el deseo instaurado del cambio, no por el

cambio en sí mismo sino con el objetivo de una vida feliz. En el año 1911 afirma lo

siguiente: “toda la humanidad, aunque de muchas maneras distintas y con mayor o menor

eficacia, lucha por su libertad, aspira a una vida mejor” (ídem, p. 29). Continúa describiendo

ejemplos en los cuales las personas, por distintos motivos, luchan por mejorar su situación,

en tanto les permite su entendimiento. Sin embargo, afirma que las situaciones cambian, y

así como una acción no puede universalmente mejorar la vida de todos, tampoco una idea

que funciona en un momento va a seguir funcionando para siempre. Se aplica aquí entonces

lo que sostenía anteriormente del perfeccionamiento contínuo.

Esta idea de luchar por su libertad también está relacionada con el deseo de

emancipación. Niemann explica que toda la humanidad tiene un sólo punto de vista: su

completa emancipación (ídem, p. 31). Si bien el cómo y cuándo se logra la emancipación

varía, es un hecho que “todos luchan por un bienestar que les permita vivir en armonía.

Según como cada uno ve ese bienestar, así lucha por él” (ídem). Explica que este estado de

armonía es de orden natural, la humanidad evoluciona “hacia una sociedad de justicia y

amor”. (ídem, p. 32). Por ende, el estado actual es una desviación de las leyes naturales.

En el siguiente extracto podemos visualizar el horizonte: “la base de la sociedad

futura será la verdad, la justicia, y el amor; la finalidad será nuestro perfeccionamiento, y

como la evolución no tiene fin, nuestro perfeccionamiento, que es la resultante de la

15
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

evolución misma, tampoco tiene fin” (ídem). Este ideal de sociedad futura, además de ser un

Norte para la labor educativa, fue una imagen compartida con quienes lo rodeaban.

Volvemos a citar a José Santos Valdés:

Su concepción educativa fue la de una formación humana, creadora de una

sociedad basada en el respeto mutuo y en la alegre, armoniosa, feliz

convivencia de los humanos para construir un mundo de cultura, de libertad

con pan, con salud y justicia. (Santos, J. en Niemann, A., 1983, p. 12)

Santos Valdés afirma: para que un maestro sea agente positivo del cambio necesita

hacer feliz al pueblo. Esto es, porque la política debe tener ese cometido, y el maestro es un

trabajador político (ídem, p. 13). Esta afirmación, dice, era también compartida por su

amigo Otto Niemann.

Desarrollo de su filosofía en la labor escolar (1918 - 1943)

Primeros años como director rural: la escuela Agrícola de Flores

En 1918 Otto Niemann culmina el magisterio y se recibe de maestro. Con mucho

sacrificio económico renuncia al trabajo en la imprenta para tomar el trabajo en una Escuela

Rural de Flores. Este trabajo le fue confiado por el Dr. José Pedro Varela, quien deseaba

hacer uso de la vocación demostrada por Niemann para lograr una Escuela Rural Modelo.

Observamos que el motivo para trabajar en una escuela rural aparece, en principio, por tres

vías. Por un lado, porque “el problema de la escuela rural preocupó siempre a Otto

Niemann” (Niemann, A., 1983, p. 142). Su desprecio por el sistema capitalista opresor, lo

lleva a reconocer que el Estado centralizado sirve a la clase adinerada, afincada en la capital,

y descuida al campesino (ídem).

En segundo lugar, existe un interés histórico por la escuela rural desde la época de

José Pedro Varela, las cuales se pueden observar desde los fundamentos de su Reforma

16
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

Escolar formulados en 1874. No sólo denuncia la ignorancia de la campaña y la pobreza

(ídem, pp. 142-143), sino que también escribe en “La Legislación Escolar” que las

condiciones de la Escuela Rural deben ser adaptables a las exigencias de los departamentos,

marcando la diferencia entre los “poblados y ricos” y los “pobres y despoblados”: le

preocupa la emigración de la población educada del campo a la ciudad, generando en el

ámbito rural un estancamiento. Por supuesto, Otto Niemann concuerda con las ideas

varelianas, y es gran admirador de su obra, además de haber recibido el apoyo de su hijo en

muchas ocasiones.

En tercer lugar, existen motivaciones económicas, dado que antes de recibirse de

maestro Niemann recibía un sueldo de cien pesos en la imprenta, que luego pasaría a ser

cuarenta pesos al recibirse y emplearse como ayudante en la escuela (Niemann, O., en

Batista y Garay, 2018, pp. 106-107). Esto lo lleva a gestionar un puesto en una escuela rural,

dado que el sueldo es mayor (setenta pesos) e incluye la vivienda, lo cual le permitiría

dedicar todos sus esfuerzos a la escuela (ídem, p. 107).

Alba Niemann realiza una descripción de la escuela rural de Flores (ídem, pp.

41-42), que evidencia la pobreza y el abandono del local escolar y sus alrededores. A pesar

de ello, afirma que el Dr. Varela la eligió como ​“una de las mejores de nuestra zona rural”6

Para que concurran los niños a la escuela, Niemann debe recurrir a visitar puerta por

puerta los ranchos campesinos. Existe en su pedagogía, incluso desde antes de estar frente a

la clase, un compromiso con el entorno. Reconoce que la escuela no existe de forma aislada

sino que está inserta en un lugar con su propia historia, vecinos, ambiente, oportunidades y

dificultades. Le espera un trabajo arduo para acondicionar la escuela, pero con el apoyo de

6
En cursiva en el original.
17
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

vecinos, padres, y diversas gestiones ante las autoridades, eventualmente logra lo suficiente

para llevar adelante las actividades que desea. Así, la escuela se transforma en una granja, y

se pasa a llamar Escuela Agrícola, acorde al proyecto presentado en su momento por el Dr.

Varela7.

En la escuela pone en práctica lo que escribía en sus primeros escritos: adapta la

enseñanza a los intereses de los niños y sus familias. Como viven en un medio rural, el

maestro les enseña labores de granja y huerta. Utiliza el trabajo con fines pedagógicos, los

niños fabrican distintos productos (dulces, quesos, alpargatas, canastas) (Niemann, 1983, p.

45); y las niñas aprenden labores de aguja, fabricando prendas. Resulta interesante que estos

productos luego pasan a ser propiedad de los alumnos8, lo cual genera una oportunidad de

aprendizaje socialista: no venden su fuerza de trabajo, ni generan plusvalía para el

capitalista, sino que trabajan para generar un beneficio para sí y su familia. El trabajo apoya

a la comunidad.

En un reportaje que le realizan al maestro, referente a su labor en la escuela, el

reportero expresa que la misma “es un digno ensayo hacia la escuela de Tolstoi” (Gonzalez,

V. en Batista y Garay, 2018, p. 75). La comparación tiene mérito, en tanto la escuela de

Yasnaia Poliana, consistía en “el desarrollo libre de sus integrantes: los estudiantes, por

ejemplo, ‘tienen el derecho de no frecuentar la escuela, y aún frecuentándola, pueden no

escuchar al maestro’” (Garay, 2013, p. 3). Esta expresión de libertad nos recuerda a otra

actividad instaurada por Niemann, que según describe el señor Venus González, se llama

“Día de la Libertad”. En ese día, los niños tienen la libertad de, una vez al mes, obrar dentro

de la escuela “según sus inclinaciones o estado de ánimo” (Gonzalez, V. en Batista y Garay,

p. 75). Tolstoi sostenía que el aparente desorden en realidad es un orden libre (Tolstoi en

7
Menciones al proyecto en Niemann, O. en Batista y Garay p. 108.
8
Con exclusión de las alpargatas cuyo valor resulta igual al costo (Gonzalez, V. en Batista y Garay, p. 75)
18
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

Garay, 2013, p. 3); y Niemann expresa en similar sentido, que comúnmente se cree que la

libertad en la escuela significa desorden, pero en realidad podría ser la principal garantía

para el orden (Niemann, O., en Batista y Garay, 2018, p. 78). Aún así, reconoce que no se

puede practicar ampliamente en la escuela, dado que fuera de ella tampoco puede darse en

tal proporción (ídem, p. 80). Se trata, en todo caso, de ampliar el círculo de libre expresión

del niño.

También se asemejan en tanto, en la escuela de Tolstoi, “se busca evitar la certeza de

un método definitivo, el educador debe adaptarse al educando y el momento” (Garay, 2013,

p. 3). Como habíamos expuesto en apartados anteriores, también la pedagogía de Niemann,

alineada con un movimiento escolanovista (del cual hablaremos más adelante), busca que el

educador se adapte a las necesidades del estudiante, siendo este el centro de su atención. La

no conformidad tolstoiana con un “método definitivo”, está alineada al pensamiento de

perfeccionamiento continuo y evolucionista que caracteriza a Niemann, quien afirma “no

tengo el propósito de hacer triunfar un método determinado” (Niemann, A., 1983, p. 52).

Desarrolla un poco más en el siguiente extracto: “el maestro en vez de conocer el ‘método

mejor’ -que siempre es relativo- es preferible que sea inteligente, y pueda aplicar elementos

de un método, de diversos métodos o crear otros personales, según las circunstancias”

(ídem, p. 84). Podríamos agregar también que al igual que Niemann, Tolstoi se mostró

contrario a la idea del castigo y elimina esas prácticas de su escuela (Garay, 2013, p. 4).

Gerardo Garay (2018) también destaca el “Día de la Libertad” como una evidencia de la

“ascendencia tolstoiana” (p. 7), y agrega que Tolstoi fue un referente para Niemann, en tanto

artículos suyos aparecen en la revista ​Educación sociológica​ la cual estuvo bajo su

dirección.

19
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

Niemann describe en diversas oportunidades las características que debe tener un

maestro, basado en sus principios y en su experiencia en Flores. El maestro debe, en primera

instancia, prescindir del hecho de que existen autoridades, y otros maestros que puedan

elogiarle o reprocharle (Niemann, O., en Batista y Garay, 2018, p. 65). Sus consideraciones

deben orientarse considerando en primer instancia dos elementos: el maestro y el niño. Debe

orientar al niño, y debe ser bondadoso con él, dado que las muestras de bondad pueden

“mejorar los malos, mientras que con el rigor no sólo no mejoran sino que hasta pueden

empeorar” (ídem, p. 87). Luego, debe tener en cuenta el medio en que se desarrolla su

trabajo, realizarse preguntas al respecto y reflexionar, con el fin de elevar su labor en

función de la “elevada misión que le corresponde” (ídem, p. 66). Es importante que se tenga

un ideal orientador, porque en ocasiones será necesario transformar la moral de cada uno, y

esa transformación apuntará al perfeccionamiento incesante (ídem, p. 67). Más adelante,

cuando Niemann se encuentre trabajando como Director en Progreso, observa el

comportamiento de las maestras que trabajan con él, y opina: “encuentro a menudo maestras

activas y alumnos atentos: yo quiero cambiar y tener maestras atentas y alumnos activos”

(Niemann, A., 1983, p. 81).

En el año 1922 escribe que el maestro debe actuar de forma desinteresada, y rechaza

con dolor el reclamo de los maestros que exigen mayores retribuciones (Niemann, O. en

Batista y Garay, 2018, p. 70). Sin embargo, un año después se retracta de sus palabras, y

escribe sobre las dificultades económicas que sufren los maestros (y él mismo). Explica que,

no alcanzándole el sueldo para subsistir, debe recurrir a otros empleos que perjudican su

labor en la escuela ya que no puede dedicarse a perfeccionarse en ese sentido, reflexionar

sobre lo enseñado o preparar la clase para el día siguiente (ídem, pp. 94-95). Por otro lado,

Niemann va a reclamar para su escuela en distintas ocasiones. Por ejemplo, cuando describe

20
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

su primera experiencia con “El día de la libertad”, reclama “la falta de personal para atender

esas voluntades desorientadas” (ídem, p. 84). Agrega que “salta a la vista [la] imposibilidad

de que un sólo maestro pueda atender a más de cuarenta alumnos que trabajan (o desean

trabajar) de acuerdo con sus preferencias del momento” (ídem).

Aún conociendo las limitaciones del sistema, y muchas veces de recursos, pone

sobre los hombros del Maestro la transformación profunda de la Escuela, ya que cuando el

maestro se acerque a ese Ideal, “la escuela primaria será la fuerza más poderosa que

conducirá a las sociedades en riel ideal forjado con las más sanas intenciones” (ídem p. 78).

Otto Niemann trabaja un total de cuatro años en la Escuela Agrícola de Flores, hasta

que decide, por motivos de salud de su esposa y la continuación de estudios de sus hijos,

renunciar a su cargo como Director y trasladarse a la capital. Su obra generó cambios en “la

fisonomía” de la escuela (Niemann, A., 1983, p. 50), y también a nivel social y comunitario,

logrando que “los mismos vecinos que a su llegada se negaron a entregarle a los hijos, le

despidieran llorando, amigos todos del maestro revolucionario” (ídem).

Escuela Nueva, escuela experimental

En el año 1923, Niemann conoce al maestro Sabás Olaizola, y junto otro grupo de

maestros, coinciden en que quieren una Escuela Nueva de educación integral (ídem, pp.

50-51). Decide concursar para ganar la Dirección de la Escuela Rural Nº11 de Progreso.

Estando en proceso de concurso, el Consejo de Enseñanza Primaria y Normal resuelve

aplicar a dos escuelas la reglamentación para experimentación libre, siendo una de ellas, la

escuela en la cual Niemann estaba disputando la dirección (ídem, p. 51). Alba Niemann

agrega que dicha resolución surge en respuesta al pedido realizado por Olaizola y Niemann

para realizar “ensayos de carácter pedagógico”. También se le otorga carácter de

experimental a la Escuela Nº5 de Las Piedras, la cual quedará a cargo de Olaizola.

21
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

Así, Otto Niemann comienza su labor como director de la escuela rural de Progreso,

primero como interino y luego ganando la efectividad. Tiene la oportunidad de ensayar lo

que el tiempo y las circunstancias no le permitieron terminar en Flores. En 1927, la escuela

se transforma en una escuela Rural Activa. Esta transformación se veía reflejada en muchos

cambios y mejoras ocurridos en el local escolar (Rosello, 2007, p. 14), y la realización de

distintas actividades, inexistentes en las escuelas comunes (Niemann, A., 1983, p. 53). Entre

estas actividades encontramos: audiciones de música selecta, cine educativo, huerta,

excursiones, exposiciones de alumnos, diálogos con agricultores del medio, conferencias a

padres, biblioteca para niños, Cruz Roja Juvenil, teatro, diario mural, correspondencia con

otras escuelas, periódicos escolares, cooperativa, instauración del Día del Trabajo,

manualidades, talleres de pequeñas industrias, anotaciones meteorológicas, laboratorio

(ídem, pp. 53-54, cf. Rosello, 2007, pp. 14-17). Todo lo comprendido para hacer de su

educación, una educación integral.

La semblanza escrita por la Sra. Célica Rosello, alumna de Otto Niemann, describe

algunas de las técnicas utilizadas por el maestro en sus clases. Se evidencia que para enseñar

recurre a distintos elementos didácticos, no sólo al discurso: enseña utilizando la

experimentación y la demostración. Alba Niemann (1983) también lo describe en una

actividad de laboratorio: “con esta actividad, el niño aumenta el conocimiento de la vida

vegetal y animal. El alumno acrecienta el interés por conocer y descubrir. Permite comparar

y concretar conceptos. Enriquece el vocabulario y da precisión al mismo” (p. 54).

Por otro lado, es interesante el uso que da Otto Niemann al espacio y el tiempo. Por

ejemplo, en época en la cual la vendimia genera frutos (alterando la vida familiar), el

maestro aprovecha y los alumnos estudian la uva, sus componentes esenciales, aspectos

químicos y botánicos. Lo miden, lo pesan, lo utilizan para hacer jugo, etc. (ídem, p. 55).

22
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

Esto nos recuerda a los escritos de su juventud, cuando Niemann criticaba la “escuela laica”

del Estado por imponer un programa uniforme y no adaptarse a los tiempos de los alumnos

y del ambiente. Decía en el año 1911, por ejemplo:

Se habla de heladas en días de calor; de calor en días de frío; de lluvias en

días secos... y de amor a sus semejantes después de haber justificado una

guerra de un pueblo contra otro por simples ambiciones de gobierno.

(Niemann, O., en Batista y Garay, 2018, p. 28).

De esta manera, Otto Niemann pone en práctica los principios que durante años

defendió.

En el año 1928 se crea la Ley de Escuela Experimental, por lo cual se mejora la

situación presupuestal y se adquiere terreno (Niemann, A., 1983, p. 57). Sin embargo, a

pesar de pasar muchos años reclamando los medios para construir un edificio escolar más

grande, Niemann nunca llegará a ver ese acontecimiento9. Debido a la estrechez de terreno,

los Centros de Interés Productivos que funcionan en la escuela se sustituyen por los Centros

de Interés Biológico del Método Decroly.

El Dr. Ovide Decroly (1871-932) fue uno de los propulsores de la llamada Escuela

Nueva. Su metodología consistía en descubrir las necesidades del niño, para luego conocer

sus intereses y generar en él el deseo de aprender. El maestro aquí toma una postura de

observación activa, y fundamenta su obra científicamente. También destaca la importancia

de conocer las condiciones locales, y el aprendizaje a través de los sentidos, la experiencia y

la libertad. Otto Niemann fue uno de los maestros en utilizar sus métodos para proponer su

9
El edificio en el cual hoy se erige la Escuela de Progreso, “fue gestionada persistentemente durante años por
Niemann” (Rosello, 2007, p. 28). Agregamos que en Mayo de 1994 se aprueba primero por la Cámara de
Representantes y luego en Senadores, el nombramiento de la Escuela Nº204 (ex Escuela Rural Nº11) como
“Otto Niemann”, en su memoria y reconocimiento.
23
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

implementación en el Uruguay. Un documento del 2007 del Consejo de Educación Primaria

(CEIP) describe:

En Uruguay se vivía un período con cierta estabilidad, sin revoluciones ni

motines como en años anteriores, con mayor bienestar económico y menores

tensiones sociales. En ese escenario, a partir de 1924 un movimiento de

Maestros se planteó la reforma de métodos de enseñanza en base a propuestas

del Dr. Ovidio Decroly [sic] evidenciando la influencia de estas ideas de

renovación. (...) Se constituyeron experiencias en las Escuelas

Experimentales de Progreso dirigida por Otto Nieman [sic], en Las Piedras a

cargo de Sabas Olaizola y con la Dirección de Olimpia Fernández en Malvín.

Estas escuelas conservaron el Plan de Estudios, el Programa y distribución en

grados aunque con gran margen de flexibilidad en su aplicación. En el

Congreso de Inspectores de 1926 se pedía que los Programas escolares fueran

sólo un marco de referencia para la actividad de niños y maestros, de modo

que fueran los alumnos, en base a sus intereses y actividades los que

delinearan el currículo semanal o trimestral. (CEIP, 2007, p. 13)

Pía Batista (2018) se pregunta qué tan comprometido estaba Niemann con el

movimiento escolanovista (p. 264). Agrega que, dentro del magisterio, “fue reconocido con

un referente en ese sentido” (ídem). La revista ​Escuela Activa​ lo saluda como compañero de

causa, e integra la Comisión Directiva de la Sociedad de Amigos de la Nueva Educación

(SANE), además de dictar conferencias allí. Tempranamente, a partir del 1925, se marcó

una diferencia, explica Batista: en vez de decidir aplicar el Plan Decroly como las otras

experimentales, “Niemann defendió la experimentación libre, y la convivencia de diferentes

24
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

métodos y prácticas en múltiples escuelas experimentales” (ídem). A pesar de ser extensa,

consideramos ilustrativa la siguiente cita de Niemann:

El director de la escuela urbana de Las Piedras, se tomó la libertad de ensayar

el método Decroly, tal cual lo aconseja su autor. Y yo, como director de la

escuela rural de Progreso, me tomé la libertad de continuar ensayando, con

mayor amplitud, procedimientos activos, sobre la base de una educación

integral y adaptados al medio rural en que mi escuela se desenvuelve.

Las dos escuelas libres que funcionan son distintas. Y es de desear que

cuantas nuevas se creen, sean distintas y que en ellas se puedan observar

prácticamente las ventajas de todos los métodos posibles y conocer las ideas

personales de cada maestro, sin espíritu de competencia. (Niemann, O., en

Batista y Garay, 2018, p. 113).

Cuando el método Decroly se adoptó oficialmente, los libros del Dr. Decroly

constituían el material de consulta de las maestras en Progreso, aunque Niemann se mostró

en desacuerdo con ellas en múltiples ocasiones (Batista en Batista y Garay, 2018, p. 264, cf.

Rosello, 2007). Y continúa:

Más allá de su actuación como uno de los tres directores de las escuelas

experimentales que aplicaron en Uruguay el método Decroly, es posible que

las convicciones personales que lo hacían reticente a la adhesión a doctrinas

lo hayan dejado finalmente un poco al margen del grupo. (Ídem, p. 265)

Aún así,​ “​defendió a la escuela nueva como etapa en la evolución de la educación,

en la que no había marcha atrás” (ídem). Una conclusión a la que podemos llegar, es que,

quizás, Niemann vio el movimiento global de la Escuela Nueva como una oportunidad para

poner en práctica el ejercicio pedagógico que fue ideando luego de muchos años de

25
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

influencias ideológicas críticas y revolucionarias. La existencia de escuelas experimentales

en el mundo, era la materialización de algo que para Niemann era un sueño: una escuela

libre. Teniendo la aceptación que habían tenido en determinados círculos de pensadores

modernos, las metodologías como la de Decroly fueron una puerta de entrada para que las

autoridades le permitieran llevar adelante su proyecto de forma legítima, que si bien se

alineaba a esas ideas, las trascendía y renovaba constantemente. Compartimos unas palabras

de Otto Niemann: “mi escuela siempre será ​nueva;​ no nueva porque se ha apropiado de

métodos llamados nuevos. Será nueva sin envejecer jamás, porque vivirá siempre al día, en

permanente superación” (Niemann, A., 1983, p. 57).

Continuando con el trabajo en la escuela de Progreso, Alba Niemann expresa que,

para Otto, el trabajo manual no se usa con un fin utilitarista sino para el desarrollo de

aptitudes (Niemann, A., 1983, p. 62). El desarrollo de aptitudes ayudaba a hacer del niño un

sujeto más independiente, capaz de resolver problemas y pensar por sí mismo. Esto está

alineado a un pensamiento filosófico, a un ideal de ser humano:

Nuestro problema está en preparar al hombre de acción, al hombre que sin

prejuicios que atan y con un criterio basado en el libre examen, trabaja por

hallar solución a sus problemas individuales y a los que surjan de sus

relaciones con los demás individuos. (Niemann en Batista y Garay, 2018, p.

118)

El hombre que actúa de acuerdo a las características expresadas, es un hombre

inteligente. Rosello (2007) extrae del Libro Diario:

cada día que pasa, cada nueva observación que realizo en el campo de la

enseñanza, me convenzo más, que el problema de la cultura (educación e

26
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

instrucción) está en la formación de la inteligencia, esa es la única que puede

dar recursos para todo lo demás... (p. 63)

Además, Niemann instaba a los alumnos a investigar y aprender por sí mismos,

enseñándoles las distintas fuentes de información que tenían a su alcance, lo cual

demostraba, por ejemplo, invitándolos a “traer recortes de diarios y revistas y pegarlos en

una cartelera como forma de incentivarlos a buscar información y transmitirla” (ídem, p.

26). Esta preocupación por tener un cierto grado de autosuficiencia en el aprendizaje,

seguramente tenga origen en la adolescencia de Niemann, cuando, tras iniciarse en la

tipografía “siente la necesidad de superarse e inicia su autoeducación” (Niemann, A., 1983,

p. 27). Garay lo destaca: “además de obrero, anarquista y racionalista, Niemann aprendió de

los sectores populares a ser autodidacta; el autodidactismo obrero le generó libertad y

compromiso con el saber; nunca abandonó esa actitud, ni siquiera durante sus estudios de

magisterio” (Garay en Batista y Garay, 2018, p. 8).

Rosello escribe sobre el problema constante que tenía Niemann con las maestras que

trabajaban bajo su dirección. Se encuentran en su obra diversos extractos del Libro Diario

que evidencian esta situación. Uno de los inconvenientes que quisiéramos destacar, es

cuando una ex maestra declaró que en la escuela no había un programa, y que por ende no

sabían como actuar (Rosello, 2007, p. 65). Frente a esta declaración, Niemann responde en

el Libro Diario: “esto es un absurdo (...) más que programa hemos tenido reuniones

constantes y demostraciones prácticas de los procedimientos” (ídem, pp. 65-66). Insiste en

que se dedicó tiempo en preparar el personal, y en que en la escuela se practica el método

Decroly , del cual existía material de consulta para maestras (ídem, p. 69).

27
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

Reflexionando sobre esta situación, es entendible que las maestras encontraran

dificultades en aplicar un método que no formó parte de su formación, y que quizás no

estuviese presente en sus propios ideales. Lo reconoce Alba Niemann (1983):

Las maestras que le acompañan en el ensayo no han recibido en su formación

profesional preparación para este tipo de enseñanza. (...) Entiende que la

preparación del maestro, además de ser importante, debe tener prioridad. Esto

no es posible ya que trabaja con maestros que tienen formación común y,

algunos de ellos, años de trabajo en escuelas también comunes. (p. 81)

Niemann en toda ocasión presenta sus ideales como la mejor forma de hacer

educación, pero no dejan de ser producto de su propio camino recorrido, y sus influencias

políticas, culturales e intelectuales. La empatía, que tantas veces demostró hacia sus

alumnos, la clase obrera, y “la sociedad” en general, quizás no era su punto fuerte cuando se

trataba de relacionarse con las maestras, siendo que en numerosas ocasiones se pronunció

contra quienes seguían prácticas que él consideraba tradicionales. Al punto tal, que escribe

en el Libro Diario: “estoy convencido que la escuela activa no es posible con cualquier

maestro y que es necesaria una seria selección, cosa imposible de hacer sin ver actuar al

maestro durante cierto tiempo, no menos de un año” (Niemann, O., en Rosello, 2007, p. 31).

Esto levanta la pregunta, ¿quién haría tal selección? ¿quién decide qué forma de enseñar es

adecuada? Sin saber (o quizás sabiendo), Niemann se coloca desde una posición de

autoridad, y no por el hecho de ocupar un cargo de Director, sino autoridad en el sentido de

poseedor de la Verdad, del Conocimiento, de la Razón. Esta es una de las situaciones que

evidencian las contradicciones del discurso libertario referente a la falta de autoridad en la

enseñanza, cuestión defendida por Niemann en su juventud, al igual que sus pares de ese

entonces.

28
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

Continuando en la línea de las observaciones que anteceden, podemos decir que el

hecho de que existan contradicciones en un discurso, no es necesariamente una crítica, dado

que en el correr de los años, los hechos pueden (y deben, si seguimos la idea de mejora

continua de Niemann) modificar el discurso. Otro detalle que observamos es que, si bien

Niemann criticaba en su juventud la existencia de sentimiento patriótico en las escuelas, en

el año 1934 lo encontramos defendiendo los impactos que genera su escuela en ese aspecto.

Escribe en respuesta a las objeciones recibidas de que la Escuela Activa consiste “en la

ausencia de las lecciones de moral y de patriotismo” (Niemann, O., en Batista y Garay,

2018, p. 122). Niemann se muestra en desacuerdo y continúa afirmando que la Escuela

Activa es, precisamente, “patriótica en su más alto grado y en el sentido más humano”

(ídem, p. 123), y concluye expresando que el patriotismo y la moral son la esencia misma de

la escuela.

Estas afirmaciones, al compararlas con las de su juventud, tenemos que ajustarlas al

contexto histórico. A fines de la primera década del 1900 y principios de la segunda, cuando

escribía en contra del patriotismo (“el patriotismo no es otra cosa que el crimen legalizado”

10
), Niemann se encuentra movilizado por los conflictos bélicos del mundo, y por el servicio

militar del que escapa en Argentina; lo encontramos por ejemplo lamentando en 1914 la

Primera Guerra Mundial. Sin embargo, cuando escribe nuevamente en 1934 sobre el

patriotismo, lo hace en un contexto de estabilidad, cuando la guerra no es aún preocupación

latente. Además, lo hace ya trabajando dentro del sistema, como funcionario del Estado.

Esto último influye en el sentido de que Niemann, con su espíritu optimista, cree en un país

del que quiere estar orgulloso, que ama y quiere mejorar, del que se apropia y al que

defiende: “la escuela laica del Uruguay, es moral, es humana, es desinteresada, porque ama

10
Niemann en Batista y Garay, 2018, p. 18
29
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

la verdad por sobre todo” (ídem, p. 132). Lo encontramos en numerosas ocasiones, por

ejemplo, defendiendo a las autoridades de la enseñanza, que han confiado en él la dirección

de la escuela. En este sentido, Niemann demuestra en su propio discurso, sentimientos

patrióticos hacia el Uruguay, descubriendo quizás que el patriotismo no sirve sólo para

justificar la guerra sino también para promover la paz y la unión del pueblo.

En el año 1941 escribe en el Libro Diario que finalizó la etapa previa a la jubilación,

de documentación y formularios (Rosello, 2007, p. 109). Motiva su deseo de jubilarse su

estado de salud, lamentando tener que dejar su labor escolar pero prefiriendo ese escenario a

continuar tomándose licencias por enfermedad. Resume en pocas palabras su experiencia

laboral de 41 años de trabajo, “casi sin licencias” (ídem, p. 110), lo cual evidencia su

cansancio y necesidad de descanso lejos de la escuela. En 1942, deja constancia en el Libro

Diario de que inicia los trámites de jubilación, habiendo obtenido derecho a la misma (ídem,

p. 114). Finalmente, el viernes 18 de setiembre de 1942 hace entrega de la dirección de la

escuela a la maestra Sra. María Angélica Medina de Odera.

Democracia y Laicidad: el magisterio unido en su defensa (1943 - 1958)

Alba Niemann (1983) nos dice que, tras su jubilación, Otto Niemann amplía su

producción, publicando artículos de temas como: La Libertad, La Igualdad, La Propiedad,

La Fraternidad, El Valor del Esfuerzo Humano, La Felicidad, Dinero y Trabajo (p. 92). Su

producción total consta de casi cincuenta años de publicaciones, desde el 1908 hasta el

1957. Además de escribir, Niemann integra la Federación Uruguaya de Maestros (FUM) y

la Junta Directiva de la Fundación Nacional Amigos del Niño del Campo. Dedica su tiempo

a la militancia, exigiendo a las autoridades un mejoramiento de la calidad de vida rural y de

las condiciones del magisterio.

30
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

Procederemos a dividir su producción temáticamente para tener un breve panorama

de sus ideas de estos años.

Democracia

Como destacamos al comienzo de este trabajo, Niemann es un acérrimo defensor de

la democracia, así lo describe su hija Alba:

Defensor de la democracia y de la laicidad; propulsor de una escuela para la

democracia, y de una democracia para la Escuela Nueva, forjadora del

hombre y del medio que con libertad y justicia contribuya a hacerle feliz en el

trabajo y en la paz. (Niemann, A., 1983, p. 18)

Destaca, al igual que lo hizo en su juventud, la importancia de los contenidos sobre

los rótulos o nombres. Dice por ejemplo, que “Democracia” es igual a “gobierno del pueblo

y para el pueblo” (Niemann, O., en Batista y Garay, 2018, p. 141). No sirve “aprender una

palabra y repetirla” si no se comprende su verdadero significado. Esto puede llevar a

situaciones en las cuales se utiliza una palabra para “encabezar movimientos opuestos a su

significado” (ídem). Por ejemplo,

Han habido “centros democráticos” dirigidos por reaccionarios; periódicos

“democráticos” que defendían regímenes totalitarios. Países “democráticos”

hay, en que la reacción es permanente y lo de “gobierno del pueblo” no tiene

aplicación; y se persigue como indeseables a los que defienden la justicia

social. Hasta la iglesia, organización totalitaria mundial, preconiza una

“democracia cristiana” para oponerla a la verdadera democracia social.

‘Demócratas’, enemigos de la democracia. (Ídem, p. 141)

31
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

Entendemos que Niemann veía la democracia como una forma de vivir, y la única

manera de vivir en democracia era practicándose todos los días, “defender la democracia es

hacer la verdadera democracia” (ídem, p. 163).

En una conferencia sobre Rafael Barrett que dicta en Paysandú, Niemann expresa

que lo que le falta a la democracia para completarse, es que “no se hereden los títulos, ni los

puestos, ni el mando, ni los honores” (ídem, p. 152). Niemann destaca la fe de Barrett en el

futuro, comparándola con la propia fé que lo impulsa desde sus años juveniles. Dice:

Es la misma fe con que hoy adherimos a la lucha por la democracia, en la

seguridad de que, una vez eliminados los últimos obstáculos que aún quedan,

entrará la humanidad a disfrutar plenamente del reino de la felicidad, donde

parodiando a la leyenda bíblica, habrá abundancia y salud, libertad y respeto,

trabajo y recreo, igualdad y justicia. (Ídem, p. 153)

Su confianza en el progreso (del cual dice descubrir diversas manifestaciones), y su

optimismo por la construcción de un mundo mejor, son evidencias de que el espíritu

revolucionario de Otto Niemann no cedió con los años, y que su corazón aún anhelaba

presenciar una sociedad cercana a ese ideal que tantas veces describió. Cercana, pero no

perfecta, porque la sociedad ideal es aquella que siempre evoluciona y se perfecciona.

De la democracia, dirá que “más de una forma de gobierno, es una ​convivencia

humana”​ 11 (ídem, p. 156), y de la sociedad democrática: “es la que por primera vez

considera, al hombre, digno de ser atendido, sin exclusiones, con deberes y derechos” (ídem,

p. 206). En 1944, entiende que el Estado debe fomentar una educación popular para jóvenes

y adultos que fomenten los principios democráticos. Esto se haría con el objetivo de una

“próxima reorganización económica y social, universal, con el fin de favorecer la evolución

11
En cursiva en el original
32
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

pacífica y normal” (ídem). Una vez más, vemos la convicción de Niemann de que la

Democracia es condición indispensable para la sociedad que desea, y la Educación como el

medio de fortalecerla. En este contexto, considera que la educación a lo largo de toda la vida

es una necesidad. Quizás esta insistencia, ya no sólo en educar a los niños sino también

adultos, surge de que el primer proceso implica un cambio más lento, el cual reconoce no es

suficiente para lograr los objetivos que abraza. Transcurren los años y el maestro se

impacienta por ver materializados sus ideales: “sería demasiado lenta la acción si se pensara

sólo en la actuación escolar para la formación futura de una consciencia [sic] democrática”

(Niemann, 1983, p. 182).

Hacia la mejora del medio rural

Niemann denuncia en 1943 que la Escuela Rural, siendo la que más debería cumplir

una función cultural y fermental, es la que lo realiza en menor escala (Niemann, O., en

Batista y Garay, 2018, p. 137). Continúa diciendo que como escuela es imperfecta y su

función como instrumento social limitada. Se cuestiona la actuación del Estado frente al

niño que abandona la Escuela Rural, el cual probablemente no logrará progresar en la

sociedad.

Insiste en que el Estado debe convertir la escuela en “parte de su organización para

cumplir los fines que se ha asignado, en vez de ser un mero instrumento de alfabetización

para uso arbitrario” (ídem, p. 138). Niemann quiere que la escuela sea agente de cambio, y

eso no se logra sólo aprendiendo a leer y escribir, hace falta una acción integral, “cada zona

requiere que la Escuela sea un centro de cultura y cooperación” (ídem). Agrega que el

Estado democrático debe hacer de su escuela el establecimiento más importante de la zona

en la cual se desarrolla su misión. Se trata de cambiar el lugar que ocupa la Escuela en el

ordenamiento social y cultural.

33
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

Propone entonces un cambio, del cual volverá a escribir en otras ocasiones:

transformar la escuela rural, en un Centro Cultural y Cooperador12 (ídem). No se trata sólo

de un cambio en la denominación, sino en un nuevo Plan, que incluye no únicamente

cambios en la Escuela sino que busca la “prosperidad de cada zona”. En este sentido,

reconoce (como lo hizo siempre respecto a la escuela) que el CCC no podrá atender por sí

sólo todos los problemas asociados a la existencia del hombre, pero deberá ser quien

estimule la acción, brindando orientación y apoyo (ídem, p. 140).

Afirma que con “la acción social mínima” se hará realidad lo siguiente:

posibilidad de existencia para el trabajador rural; creación de intereses

fundamentales para una vida satisfactoria; exclusión del niño en el trabajo

forzoso; eliminación de la miseria y la mendicidad; orientación hacia la vida

moral, por la superación individual y social; interés por la asistencia escolar y

por métodos pedagógicos en consonancia con el nuevo espíritu en

formación… (ídem)

Lamenta que se exija de la escuela ser causa de prosperidad en el medio campesino,

siendo que la misma “es de una pobreza máxima. Una sola maestra, aislada, desconectada

del movimiento nacional” (ídem, p. 154). Si bien Niemann siempre defendió la educación

adaptada al medio, y reitera que la diferencia de técnicas y procedimientos es distinto en

cada escenario, se muestra en desacuerdo con que no exista igualdad a la hora de aplicar

“los propósitos fundamentales de la democracia” (ídem). Explica que en las escuelas

urbanas se les habla a los niños de orientación profesional, comercial, burocrática; pero al

niño del campo se le habla del trabajo relacionado a la ruralidad, como si su permanencia en

el campo estuviera determinada (ídem, p. 155).

12
En adelante “CCC”
34
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

Otto Niemann, sintiéndose cercano a los campesinos por su labor en la Escuela

Rural, sostiene en 1949 que se ha divulgado un falso concepto del hombre de campo, y que

el mismo no es ignorante ni haragán (ídem, p. 199). Procede a describir las muchas

cualidades del hombre del campo, oponiéndose a la idea de que el que trabaja con “letras”o

en una oficina (labor intelectual), es superior al que trabaja en el medio rural (labor manual).

Esto nos recuerda a las palabras de Henry Giroux (1985), cuando escribe respecto a cómo el

Estado reproduce en las escuelas la ideología dominante, entre lo cual encontramos la

división “mental-manual” (p. 98). Afirma que el Estado se apropia y legitima a los

intelectuales, quienes separan el conocimiento tanto del trabajo manual como del consumo

popular, quedando estos últimos dos rezagados y excluidos de la esfera del saber. Un

ejemplo de ello: “uno de los papeles fundamentales de las escuelas es valorizar el trabajo

intelectual y descalificar el trabajo manual” (ídem, p. 99). Y continúa:

Esta división encuentra su máxima representación en los modos de

investigación, en las relaciones sociales dentro del salón de clases y en otros

aspectos de la legitimación escolar que funcionan para excluir y devaluar la

historia y cultura de la clase obrera. (Ídem)

Si bien Niemann no responsabiliza a las escuelas por la divulgación de esas ideas,

sin lugar a dudas podríamos decir que Niemann tenía gran estima por el trabajo manual, el

cual defendió como forma de alcanzar la independencia intelectual, no existiendo una sin la

otra. Así como no existe el trabajo manual sin utilizar facultades mentales, Niemann dirá

que entiende el trabajo en una extensión más amplia de la palabra: “considerándolos como

una serie de movimientos físicos, intelectuales y morales, que armónicamente llevan al

conocimiento de la vida” (Niemann, A., 1983, p. 56).

35
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

Relación trabajo - dinero - propiedad

Escribe Otto Niemann en 1943 sobre las disidencias entre el dinero y el trabajo, y lo

realiza en forma tal que recuerda a un diálogo socrático (una serie de preguntas y respuestas

en la cual se busca la Verdad). Llega a la conclusión de que “con el dinero y la posibilidad

de acumular se piensa en llegar a vivir del trabajo ajeno; sin dinero, eliminadas las

preocupaciones angustiosas, piensa en ser un colaborador permanente de la felicidad

general” (Niemann, O., en Batista y Garay, 2018, p. 146). Esto reafirma su convicción de

que el actual sistema comercial de intercambio de trabajo por dinero es perverso, y contrario

a los ideales de sociedad armónica que defiende.

Por otro lado, así como las “preocupaciones angustiosas” llevan al individuo a querer

acumular dinero, también son las que llevan a poner la tierra en propiedad, tras lo cual el

Estado se organiza de tal manera que vigila la conservación de ese derecho (ídem, p. 146).

Niemann observa que la existencia de la tierra en propiedad, y de un sistema entero basado

en la propiedad, resulta en elementos negativos (injusticia, falta de libertad e independencia)

(ídem, p. 147). La repartición de las tierras entre unos pocos, ha generado guerras y

tragedias a lo largo de la Historia; además, la tierra es un bien ligado a la existencia humana

sin la cual el hombre no puede vivir (ídem, p. 175). Su conclusión es, invariablemente, que

lo mejor que se puede hacer es eliminar el concepto de propiedad, y que todos puedan sacar

provecho de la tierra (ídem, p. 148). En definitiva, “la tierra de producción no debe ser de

nadie, es decir, debe ser de todos” (ídem, p. 175).

Sostiene en 1947 que la producción y la distribución debe ser reguladas según las

necesidades individuales. Existe una falsa valoración de la necesidad que conduce al

privilegio, justificando el lujo y el derroche frente a la escasez y la indigencia. Este sistema

permite que, el que puede acaparar productos, tenga el medio de disponer servicios a su

36
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

favor, utilizando el salario para someter a su conveniencia a explotación a otros. Lo explicita

de la siguiente manera: “la lucha diaria de los que viven sujetos al salario frente a los que

poseen los recursos en propiedad— consiste casi esencialmente en obtener los medios para

satisfacer imperiosas necesidades personales y del núcleo familiar” (ídem, p. 193).

Evidentemente, en un sistema en el cual existe la posibilidad de que algunas

personas no tengan atención suficiente a sus necesidades, el bienestar general es imposible

de lograr. En ese escenario, el trabajo no es un medio necesario para colaborar con la

sociedad, sino un sacrificio, para muchos “un suplicio”. Al igual que se pronunció

anteriormente contra la tenencia de la tierra y la eliminación de la propiedad en su conjunto,

también considera que no tendrían por qué existir “precios y salarios” (ídem, p. 194), en

tanto se procure satisfacer las necesidades biológicas de todas las personas.

En 1948, describe en el diario “El Día” el origen histórico de la organización social

actual. La necesidad de dividir el trabajo colocó a algunos en situación de productores, a

otros en la de administradores, otros en la organización de la fuerza y otros de consejeros

espirituales. Al respecto, reflexiona a la vez que denuncia a quiénes se aprovechan de su

situación, heredada gracias a años de tradición capitalista:

De aquí salta a la vista quiénes se coaligaron en su calidad de no productores

para asegurarse su posición de privilegio, dentro de una vida rodeada de

escasez y penurias. Una educación dogmática apropiada aseguró un clima de

conformidad y de resignación para los que ya nacían parias... (Niemann, A.,

1983, p. 100)

Militancia nacional e internacional en el magisterio

Tras jubilarse, una de las actividades que emprende Niemann es la militancia desde

el magisterio. No sólo a nivel nacional, sino que también se dedica a viajar a otros países de

37
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

América Latina y participar de Organismos de cooperación internacional. Afirma que “los

problemas nacionales están influenciados por los de carácter mundial” (ídem, p. 101​)​, y que

el propósito político debe ser “por lo menos” continental (ídem, p. 180).

Niemann escribe en nombre de la Federación de Asociaciones Magisteriales del

Uruguay, la cual surge “en defensa de la Escuela, el niño y el maestro” (Niemann, O., en

Batista y Garay, 2018, p. 148). Rechaza la despreocupación que se tiene respecto a la

situación personal del maestro, de la escuela, y el ambiente social. Tal despreocupación

desata reivindicaciones sindicales por parte de los maestros, quienes luego se agrupan en

asociaciones, al punto de hallarse todo el país confederado, y de participar en eventos

interamericanos (ídem, p. 149). Leemos en Niemann un ferviente discurso, militando por el

magisterio del que es parte y defiende, asegurando que “el magisterio no se detendrá” (ídem,

p. 150).

Escribe en 1945 recordando la primera Ley de Educación del Uruguay, a la cual la

Confederación Americana del Magisterio adhiere (ídem, p. 182). Agrega que el IV

Congreso de Maestros realizado en Chile a fines del 1943 produjo una Ley de Educación

Común Americana. Este nivel de acuerdo internacional respecto a la educación, Niemann lo

ve como “progreso auspicioso” (ídem). Es partidario de la cooperación regional para lograr

cometidos similares y coherentes: “lo individual, lo nacional, lo internacional, se

corresponden perfectamente” (ídem, pp. 182-183).

En 1949, da un discurso como Delegado de la Federación Uruguaya del Magisterio

(FUM), adhiriendo al acto de divulgación y estudio promovido por la Alianza por la

Educación Laica (ídem, p. 210). Es una acción a destacar porque hasta ese momento, la

FUM no se había pronunciado respecto al “sentimiento laico”. Por otro lado, también

expone respecto al Primer Congreso Argentino de Educación Laica que fue llevado a cabo

38
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

en Buenos Aires, en diciembre de 1946. Agrega que la actuación uruguaya fue calificada de

muy entusiasta y capacitada (ídem, p. 216), tras lo cual extiende su discurso describiendo

distintos aspectos de la lucha por la Laicidad en la cual el magisterio tuvo, tiene o tendrá su

debida injerencia. Compartimos una reflexión expuesta en su discurso:

Todo lo que contribuye a mecanizar al individuo, en lo físico, mental y

espiritual, ha sido eliminado de la escuela pública. Suprimir la política, el

militarismo y la religión, han sido medidas sabias, obligadas en una

democracia; obligadas donde se tiene del niño y del adolescente, conciencia

de su estado físico y psíquico. (Ídem, p. 217)

¿Dependencia o independencia?

La cuestión de la independencia la hemos visto surgir en la escritura de Niemann en

su aspecto intelectual: la educación debe aspirar a la formación de un sujeto independiente y

con ideas propias. En 1944, lo encontramos escribiendo sobre la independencia en un

sentido más general.

Comienza diciendo que “la preocupación general de los hombres y de las naciones,

es alcanzar la ‘independencia’” (ídem, p. 150). Por ejemplo, el hijo se independiza de su

padre; el obrero de su patrono al abrir su propio comercio; en país industrializado al no

depender del comercio extranjero. Afirma que el deseo de independencia surge en

contraposición al de dependencia, lo cual para muchos significa una situación inferiorizante

(esclavitud, sumisión, humillación, falta de libertad) (ídem, p. 150). Sin embargo, la

independencia no hace más que crear nuevas formas de dependencia, ya sea encontrándose

el sujeto en una situación de dependencia nuevamente, o teniendo a otros dependiendo de él.

La conclusión a la que llega Niemann es que el problema está en que, en la búsqueda

por no ser dependiente, se sigue legitimando la existencia de ambas posiciones. Es decir, se

39
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

quiere ser independiente, sin buscar suprimir la dependencia per sé. Sin embargo, tal cosa no

podría ocurrir, dado que el hombre como ser social siempre va a depender en cierta medida

de otros. Por lo tanto, se debe hablar siempre de interdependencia, y de un desarrollo normal

de la misma, generando en el ser humano un sentido de “obligación mutua” (ídem, p. 151).

La interdependencia, es aceptable. Lo que no es aceptable es que existan situaciones de

inferioridad o superioridad, lo cual no es más que un estado mental que debe cambiar. Es

claro que para Niemann, el verdadero fin del trabajo no debe ser para buscar el bienestar

propio, así como tampoco debe verse como un sacrificio para otros: debe entenderse como

algo que se practica para el bien de “todos”.

Laicidad

Niemann escribe en 1945 en defensa de la escuela laica. Su atacante, es la Iglesia

Católica. Desprecia la institución religiosa, y la acusa de simular ser pacifista cuando en

realidad usan su influencia para utilizar los recursos del Estado (ídem, p. 161). Agrega que

la Iglesia tiene intereses capitalistas, y describe una serie de eventos que aumentan su

rechazo a la misma. Afirma que es la Iglesia, como organización internacional, la verdadera

enemiga de la escuela laica, no el pueblo católico o un diario o curia. Finaliza decidido: “a la

escuela laica hay que defenderla. A los que la atacan, fuera de la razón y deseos de

perfección, hay que atacarlos” (ídem, p. 162). Vemos un giro en su discurso en comparación

con su juventud: el enemigo ya no es el Estado, sino que por el contrario, sus instituciones

(escuela) deben ser defendidas.

Extiende la lucha por la educación laica a todo el pueblo: “es necesario que el

pueblo se movilice junto con los maestros laicos, para que el niño se le ampare contra

cualquier influencia dogmática. La escuela dogmática es un anacronismo, frente a los

progresos alcanzados en materia educacional” (ídem, p. 186). Acepta la existencia de la

40
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

Iglesia, clubes políticos, y otros centros de estudio. Lo que no acepta, es que se usen para la

“deformación de la mentalidad del niño” (ídem, p. 187). Ya no es suficiente que la escuela

pública sea laica, exige que la privada también lo sea, exclamando que si bien los padres

tienen derecho a educar a sus hijos, “dogmatizar no es educar” (ídem). Este reclamo lo va a

sostener a lo largo del tiempo. Por ejemplo, vemos que en 1949 vuelve a repetir que el

Estado debe intervenir en la enseñanza privada, agregando: “y siguen floreciendo escuelas

dogmáticas, sin inspección técnica oficial, como la cosa más natural del mundo” (ídem, p.

210). En 1953, expone distintos motivos mediante los cuales el control de la escuela privada

por parte del Estado se basa en el cumplimiento de la Constitución (ídem, pp. 228-236),

argumento que volveremos a encontrar en el año 1956, cuando escribe: “nuestra

Constitución dice: ‘El Estado no sostiene religión alguna’. Lógicamente no permite

subvencionar colegios privados dedicados a dogmatizar niños a favor de una religión

determinada” (ídem, p. 256).

Defiende a la educación laica de la acusación de que, al no enseñarse religión, no se

enseña moral (ídem, p. 195). Comienza por establecer que los católicos son tan sólo una

sexta parte de los religiosos del mundo, habiendo religiones mucho más antiguas que la

cristiana. Por otro lado, afirma que se puede ser laico y tener moral. Precisamente, se es

poseedor de una “moral laica” (ídem, p. 196).

A pesar de que “el significado y contenido de la Laicidad es tan amplio y profundo

que escapa a la posibilidad de reducirlo a una definición” (ídem, p. 225), escribe en 1951:

Esta reciprocidad de derechos y obligaciones: mi derecho a pensar, pero mi

obligación de dejar pensar a los demás; mi derecho a creer, pero mi

obligación a respetar las creencias de mis semejantes; mi derecho a accionar,

pero mi obligación a respetar la acción de los otros: esto es Laicidad. (Ídem)

41
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

La laicidad, así como la entendían Niemann y sus pares, no se trataba ni de no tener

religión, ni de estar en contra de la misma. Ser laico significa prescindir de imponer

dogmáticamente sus opiniones particulares a otro ser, y especialmente al niño (ídem, p.

228).

Vida buena

Otto Niemann afirma que todas las doctrinas sociales tienen por objetivo lograr la

felicidad humana total, “sin privilegios” (ídem, p. 193). Dicha felicidad, es la convergencia

de diversas sensaciones que ocurren cuando los individuos se encuentran en un estado de

equilibrio, estado de paz. Esta situación no debe ser sólo personal, ya que si se obtiene

dentro de la infelicidad general “es siempre relativa y de duración precaria” (Niemann, A.,

1983, p. 109). Es decir, Niemann cree en que la felicidad, “la vida buena”, se puede alcanzar

realmente sólo como comunidad, y es precisamente el factor social lo que termina

ocasionando infelicidad debido a las continuas infracciones de respeto mutuo y de las

normas de conducta. Sin embargo Niemann hace una observación sobre en dónde se

equivoca el pueblo:

El pueblo sigue afanosamente buscando a sus representantes en elecciones

tras elecciones, en la convicción de que las cosas siguen mal, no porque

vivimos todavía un régimen político-social-económico de lo más absurdo,

sino porque él no ha tenido la habilidad de hallar a los gobernantes capaces

de hacer cumplir las leyes hechas para garantizar los derechos individuales y

colectivos, traductores de felicidad nacional de justicia. (Ídem, p. 111)

Se desprende de sus palabras que más que un problema de convivencia humana,

hasta que no cambie el régimen político-social-económico, las situaciones de injusticia

(traducidas en infelicidad) seguirán ocurriendo. Incluso, recoge tendencias sociales

42
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

difundidas en el mundo, que han demostrado que el factor económico que las sociedades

han creado “determina orientaciones desviadoras de la conducta moral y solidaria” (ídem, p.

112). En una sociedad en la cual, por sus condiciones económicas, el individuo debe luchar

para asegurarse los recursos (dado que los mismos no han sido garantizados por parte del

Estado como lo sería en un régimen, por ejemplo, socialista), el pensamiento solidario

adquiere mayor dificultad, ya que “los individuos se ven en la permanente obligación de

atenderse individualmente” (ídem, p. 113).

Otto Niemann fallece el 27 de agosto de 1958. Más tarde ese mismo año recibe un homenaje

póstumo en la Cámara de Senadores, cuya versión taquigráfica está transcripta, al menos

parcialmente, en el libro compilatorio de su hija Alba.

Conclusiones

Lo que este trabajo ha intentado retratar en las páginas que anteceden, son los

aspectos fundamentales de la vida y obra del maestro Otto Niemann, con la seguridad de

que su figura, como referente de una época de revolución pedagógica en el Uruguay, no ha

pasado desapercibida. Junto con otros maestros, como Jesualdo Sosa, Sabas Olaizola,

Olimpia Fernández, y Miguel Soler, “revolucionaron la Escuela Uruguaya en un momento

histórico de avance en el Uruguay, que luego se detuvo” (Niemann, A., 1983, p. 90).

Con casi cincuenta años de publicaciones dispersas, la enseñanza de Niemann no se

puede estudiar de la misma manera que se estudian aquellos que dedicaron su vida a la

producción intelectual, dejando como legado libros escritos a veces a lo largo de muchos

años. Como dice Pía Batista (2018), “su producción teórica y práctica reclama otro tipo de

abordaje” (p. 263), en tanto la misma responde a un diálogo en comunidad, donde cada

revista y publicación periódica está asociado a determinados intereses y cometidos.

43
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

Este diálogo debe ser estudiado en relación al contexto histórico y social que se

vivía, no sólo a nivel país sino también relacionado al medio en el cual Niemann trabajaba

en un momento dado. Un análisis más profundo en el sentido contextual, si bien no fue

posible en este trabajo dadas las características del mismo, es necesario y bienvenido. Por

otro lado, coincido con Batista (pp. 268-269) en que también resulta de gran valor una

recopilación completa de los Libros Diarios, a los cuales no pude acceder en esta ocasión

dado que están siendo utilizados en su totalidad para su estudio y transcripción.

Debemos tener en cuenta que sus primeros escritos se dieron vinculados a grupos

racionalistas-libertarios; que luego algún aspecto de su discurso cambia cuando pasa a

trabajar dentro de la Escuela del Estado, pasando a formar parte del magisterio que defiende

la educación pública; y evoluciona nuevamente hacia el final cuando tras años de militancia

sindical, escribe sobre las causas que lo movilizan habiendo tenido experiencias que

resultaron truncas. Estos cambios y resignificaciones tienen sentido en la vida de un maestro

activo, autodidacta, que no se conformaba con el estado de las cosas y siempre aspiraba al

perfeccionamiento. Un maestro cuya labor por la educación, desde distintos ámbitos, fue

incesante y acaparó la mayor parte de su vida. Un maestro que luchó por la liberación del

pueblo, en un sentido político, económico, intelectual y moral. Pero por sobre todas las

cosas, Otto Niemann fue un maestro que soñaba con un mundo mejor, un mundo donde los

individuos pudieran desarrollar al máximo sus potencialidades y con ellas, contribuir a la

sociedad desde un lugar de solidaridad y apoyo mutuo.

Compartimos las palabras de Garay (2018), quien hacia el final de su “estudio

introductorio” escribe que “la revolución se realiza día a día y en cada momento, cada vez

que asumimos un compromiso ético con el trabajo, en cada oportunidad que nos alejamos de

la ignorancia, cuando somos capaces de trabajar solidariamente e impedir la opresión de

44
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

nuestros semejantes” (p. 12). Estas palabras son dignas de ser compartidas y abrazadas por

todos los maestros, y quienes no lo somos también.

Quisiera concluir el presente trabajo compartiendo una cita de Otto Niemann, que,

considero, invita a reflexionar sobre el lugar de la Escuela y la verdadera función social del

maestro, que debiera ser orientar a sus alumnos a construir felicidad:

Desde ya, padres, hermanos y amigos de nuestros queridos alumnos,

considerad derrumbada la gruesa muralla que nos separaba hasta hace un

momento; considerad a la escuela, no como un lugar donde se encierran a

vuestros hijos, sino como el coposo árbol que ofrece sombra al caminante;

considerad la escuela como la continuación de vuestro hogar; considerad, por

fin, al maestro, como vuestro mejor amigo: amigo que siempre trata de hacer

bien, sin esperar otra recompensa que no sea la felicidad de toda la especie

humana! (Niemann, O., en Batista y Garay, 2018, p 104).

45
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

Referencias

Arendt, H. (1997). ​La condición Humana.​ Barcelona, España: Paidós

Arendt, H. (2007). ​Responsabilidad y juicio​. Barcelona, España: Paidós

Batista, P., Garay, G. (Comp.). (2018). ​“La libertad en la escuela” y otros textos. Otto

Niemann 1909-1957.​ Montevideo, Uruguay. (Inédito)

CEIP. (2007). ​Breve análisis histórico de la educación en el Uruguay. Documento para la

discusión.​ Montevideo, Uruguay: ANEP. Recuperado de:

http://www.ceip.edu.uy/documentos/normativa/programaescolar/analisis_historico.

pdf

Dewey, J. (1971). ​Democracia y educación.​ Buenos Aires, Argentina: Losada.

Garay, G. (2013). La experiencia de Yasnaia Poliana como escritura auto-referencial.

Fermentario.​ Recuperado de

http://www.fermentario.fhuce.edu.uy/index.php/fermentario/article/download/138/

137

Garay, G. (Comp). (2015). ​Otto Niemann. Selección de textos 1911-1916.​ Montevideo,

Uruguay: La Turba Ediciones. Disponible en

https://es.scribd.com/doc/269612351/Otto-Niemann-Selecion-de-textos-1911-1916

Giroux, A. H., (1985). Teorías de la reproducción y la resistencia en la nueva sociología de

la educación: un análisis crítico. ​Cuadernos Políticos,​ pp. 36-65. Recuperado de

https://eva.udelar.edu.uy/pluginfile.php/656796/mod_folder/content/0/Cooperaci%

C3%B3n%20y%20Cooperativismo%20en%20la%20Educaci%C3%B3n/Teoriasde

lareproduccionylaresistencia-Giroux.pdf?forcedownload=1

Niemann, A. (1983). ​Otto Niemann, un maestro sin fronteras​. México DC, México:

Penélope. Disponible en

46
Monografía “Filosofía y enseñanzas del maestro Otto Niemann” - María Victoria Mujica - 2018

https://es.scribd.com/document/243901565/Otto-Niemann-un-maestro-sin-fronteras

-Alba-Niemann

Rosello, C. (2007). ​Otto Niemann. Maestro de maestros.​ Canelones, Uruguay. Disponible

en https://es.scribd.com/doc/244032913/Otto-Niemann-maestro-de-maestros-pdf

47