You are on page 1of 4

La

 Carta  Encíclica  “Laudato  si,  sobre  el  cuidado  de  la  Casa  Común”        
Algunos  aspectos  generales  y  necesarios  para  comprender    este  documento  
 
Óscar  A.  Segura      
Centro  Dominico  de  Investigación  (CEDI)    Julio  2015        
 
1.  Los  destinatarios      
 
Quizás  no  extraña  la  cantidad  de  reacciones  que  esta  Encíclica  ha  generado.  Las  
reacciones    van  desde  las  muy  generosas  hasta  las  más  mezquinas  y  viscerales;  
también  desde  una    amplitud  considerable  de  ámbitos,  tanto  sectores  políticos  
conservadores  como  sectores    progresistas  diversos.  En  este  sentido  se  puede  decir  
que  la  Carta  ha  cumplido  su  primer    cometido:  hablarle  a  los  hombres  y  mujeres  de  
buena  voluntad.  Bueno,  al  menos  se  entiende    que  la  frase  refiere  a  todas  las  personas  
sin  distinción  religiosa,  y  en  este  sentido  no  hay  duda    de  que  ha  sido  un  paso  con  
buen  suceso.  No  es  este  Papa  totalmente  original  en  esta    búsqueda  más  allá  de  la  
Iglesia,  ya  lo  había  planteado  así  Juan  XXIII  en  la  década  de  los    sesenta.  Este  primer  
aspecto  que  rescatamos  adquiere  mayor  relevancia  cuando  se  vuelve  la    vista  hacia  el  
título  del  documento,  pues  carecería  de  sentido  hablar  solo  a  quienes  practican    la  fe  
cristiana  bajo  la  denominación  católica  sobre  los  dramáticos  problemas  que  vive  el    
planeta.  El  tema  de  la  carta  requería  de  este  carácter  ecuménico  e  incluso  de  
comunicación    más  allá  de  una  determinada  creencia  religiosa.        
 
2.  “Una  carta  a  muchas  manos”      
 
No  solo  a  muchas  manos,  también  “a  muchas  cabezas”,  podríamos  decir.  Y  es  que  
entre  las    diferentes  formas  de  reaccionar  está  la  del  intento  de  descalificación  por  
carecer,    supuestamente,  de  carácter  científico.  En  efecto,  se  ha  querido  transmitir  la  
idea  de  que  el    documento,  entre  otros  fallos,  establece  relaciones  de  causalidad  
económica  que  no    corresponden.  En  otras  palabras,  que  no  tiene  rigor  de  método  
para  establecerlas.  Hace  unas    semanas,  al  calor  del  drama  griego,  una  periodista  
española  en  el  programa  “Cuadriga”    producido  y  transmitido  por  la  televisión  
alemana  (Deustche  Welle),  descalificaba  los    aportes  de  Paul  Krugman  sobre  el  tema  
debido  a  que  este  economista  “ganaba  mucho  dinero    y  no  sería  quien  se  quedaría  sin  
alimentos  y  medicinas”.  Lo  que  quisiera  señalar  es  que,  sea    cual  sea  la  posición  desde  
la  que  se  haga  una  crítica,  para  quien  así  lo  desee,  siempre  es    posible  recurrir  a  la  
descalificación  sin  fundamento,  sean  un  Papa  que  habla  de  economía  o    un  
economista.      Pero,  más  allá  de  esta  lamentable  actitud,  es  necesario  considerar  que  el  
documento  no  es    -­‐no  puede  ser-­‐,  elaborado  por  una  persona  ni  con  base  en  una  única  
disciplina.  Se  trata  de  un    trabajo  interdisciplinario  coordinado  por  el  papa  Francisco  
en  el  que  intervienen  además  de    científicos  e  ingenieros  individuales,  las  academias  
pontificias,  de  las  ciencias  y  de  las    ciencias  sociales.  Esto  lo  aclaramos,  pero  bastaría  
leer  la  Carta  para  evidenciar  la  pluralidad    de  disciplinas  que  intervienen.      Solo  para  
mencionar  algunas  de  las  personas  que  han  trabajado  en  este  proceso:  profesor    John  
Schellnhuber,  fundador  y  directo  del  Instituto  de  Postdam  para  la  Investigación  del    
Impacto  Climático;  Carolyn  Woo,  presidenta  de  Catholic  Relief  Services  y  ex-­‐decana  

1
del    Mendoza  College  of  Business  de  la  Universidad  de  Notre  Dame;  Valeria  Martano,  
maestra    durante  20  años  en  la  periferia  de  la  ciudad  de  Roma;  Daniel  Kammen,  
investigador  sobre  el          cambio  climático  y  ganar  en  2007  del  Premio  Nobel  de  la  Paz  
junto  a  Al  Gore;  Jeffrey    Sachs,  economista,  director  de  Earth  Institute  de  la  
Universidad  de  Columbia,  entre  otros    cargos;  John  Zizioulas,  Metropolitano  de  
Pérgamo  en  representación  del  Patriarcado    Ecuménico  y  de  la  Iglesia  Ortodoxa.  
También  hay  que  sumar  la  participación  de  otras    especialidades:  genetistas,  
bioquímicos  ,  astrónomos,  como  se  ve,  no  se  escatimó  en  la    riqueza  de  un  grupo  
amplio  y  heterogéneo.  Aunque  no  se  trata  de  hacer  una  mención    exhaustiva,  resulta  
suficiente  para  trazar  un  bosquejo  de  los  perfiles  y  experiencias    representadas  en  
estas  personas.  Así  también,  para  evidenciar  el  esfuerzo  por  un  diálogo    científico-­‐
ético  muy  amplio,  para  el  cual  esta  composición  heterogénea  era  totalmente    
necesaria.        
 
3.    El  irrenunciable  carácter  político  de  un  documento  social.  
 
 Francisco,  como  líder  espiritual  y  político,  no  desconoce  el  difícil  y  complejo  rol  que  
juega    como  Obispo  de  Roma.  Ante  la  pregunta  de  si  esta  es  una  “encíclica  verde”,  
rescata  el    carácter  social  que  envuelve  al  documento.  No  es  este  un  detalle  menor,  
todo  lo  contrario.    Quedar  en  el  ámbito  de  una  “llamada  a  la  conciencia”  sería  fácil,  
poco  problemático  pero    también  bastante  insulso.  Es  decir,  mencionar  el  deterioro  
ambiental  y  dar  un  recorrido  por    las  vías  de  constatación  más  comúnmente  
señaladas,  sería  sencillo.  Mensajes  respecto  al    cuido  del  ambiente  hay  en  todo  lado,  
afortunadamente.  Pero,  siempre  es  posible  quedarse  en    la  dimensión  romántica  de  la  
cuestión,  siempre  es  posible  “descafeinar”  el  mensaje  para  que    pase  desapercibido  de  
sectores  poderos  directamente  responsables  o  de  nuestra  propia    indiferencia  
cómplice  frente  a  los  grandes  problemas  medioambientales.      De  manera  que,  
lamentablemente  decir  “verde”  hoy  puede  ser  tan  inofensivo  como  decir    “hay  que  
reciclar”.  No  es  que  reciclar  esté  mal,  ¡es  totalmente  necesario!  Pero,  también,    
totalmente  insuficiente.  Así  mismo,  verde  hoy  puede  ser  un  detergente  o  un  partido  
político.    Por  tanto,  se  entiende  esta  necesaria  ruta  de  evasión  ante  una  etiqueta  que  
puede  resultar    tremendamente  inofensiva.  La  Carta  Encíclica,  no  es  en  nada  
“inofensiva”,  va  de  frente  y  no    tarda  en  recalcar  la  interrelación  compleja  y  
destructiva  de  la  actividad  humana  sobre  el    deterioro  del  medio  ambiente  y,  a  su  vez,  
de  este  sobre  las  condiciones  de  vida  de  quienes    son  más  vulnerables  en  esta  
sociedad  planetaria  de  hoy.  Podría  ser  vista  como  una  encíclica    verde  -­‐en  el  peor  de  
los  sentidos-­‐,  pero  nos  parece  que  sería  una  lectura  interesada  y    sesgada,  se  trata  de  
un  documento  que  expresa  con  bastante  claridad  la  responsabilidad    humana,  de  las  
empresas  y  los  estados  así  como  de  las  personas  que  callamos  ante  este    proceso  
pernicioso  que  urge  revertir.  Más  aún,  señala  las  responsabilidades  de  unos  y  otros    en  
este  quehacer  destructivo  al  que  nos  ha  llevado  este  paradigma  tecnocrático  
dominante    sobre  el  cual  estamos  parados  hoy.  Esto,  desde  luego,  justifica  el  carácter  
político  de  un    documento  social.        
 
 
 

2
4.    Algunos  puntos  clave,  a  manera  de  síntesis      
 
•    Instrumento  para  el  diálogo:  ya  se  mencionaba  que  al  inicio  del  documento  está    
expresamente  plasmada  la  intención  de  dirigir  la  Encíclica  a  los  hombres  y  mujeres  de  
buena    voluntad.  Se  entiende  que  esta  intención  es  una  consideración  ante  la  urgencia  
de  responder    ante  la  problemática  que  se  expondrá,  pero  no  a  partir  de  un  vínculo  
religioso,  el  problema  a    tratar  es  de  absoluto  interés  para  toda  la  humanidad.  Esta  
intención  inicial  se  confirma  a  lo    largo  del  texto.  En  varias  oportunidades  reconoce  la  
existencia  de  otros  modos  de  pensar  y    de  referirse  a  los  temas  que  se  abordan.  Al  no  
desconocer  esto,  de  manera  implícita  se    dispone  a  una  actitud  dialógica  que  es  
necesaria  para  superar  este  momento  de  la  historia    humana  en  el  planeta.  En  una  de  
las  actividades  realizadas  por  el  CEDI  sobre  este    documento,  un  joven  asistente  
comentaba  que  estaba  seguro  de  que  los  gobiernos  sabían  lo    que  había  que  hacer,  
solo  quedaba  hacerlo.  Suscribo  en  buena  parte  que  sobre  algunos  temas    hay  bastante  
claridad,  lo  que  respecta  a  nuevas  fuentes  de  energía  no  fósiles  por  ejemplo.        Pero,  
más  allá  de  “saber”  o  “no  saber”,  están  en  medio  los  intereses,  muy  poderosos  en    
algunos  casos,  para  que  las  cosas  no  dejen  de  ser  como  son.  Por  ello,  reconocer  que  
hay    otras  perspectivas  o  modos  de  acercarse  al  problema,  es  vital  para  adentrarse  en  
un  diálogo    necesario.  No  hay  otro  camino.  El  diálogo  supone  promover  espacios  para  
la  discusión  pero    estos  deben  ser  efectivos.  Así  también,  lo  más  natural  es  que  
aquellos  que  no  les  interesa    propiciar  cambios  obvien  esta  necesidad,  pero  aquellos  
que  crean  en  este  camino  deben    también  exigirlo  y  recurrir  a  la  persistencia  y  a  las  
formas  más  adecuadas  para  exigirlos.  Una    primera  forma  muy  correcta  es  partir  de  
que  no  se  tiene  la  verdad  ni  la  última  palabra.  Esto    rompe  de  entrada  cualquier  
posibilidad  de  discusión,  la  Carta  lo  parece  entender  y  a  partir  de    ello,  su  tono  y  
lenguaje,  así  como  el  modo  de  abordar  las  temáticas,  son  un  paso  interesante  en  esta  
línea.      
•    Expone  las  complejas  interrelaciones  detrás  de  la  problemática  ambiental:  el  
desarrollo    del  conocimiento  como  quehacer  humano,  conlleva  ventajas  únicas  que  
como  especie    tenemos.  Sin  total  conciencia  de  esto,  no  siempre  se  reconoce  que  el  
modo  usual  de    conocer  comporta  límites  al  conocimiento  que  finalmente  tenemos  de  
Nuestra  Casa.  Un    primer  paso  altamente  necesario,  es  reconocer  que  las  
aproximaciones  que  utilizamos  para    crear  ese  conocimiento  de  las  cosas  puede  
resultar  en  ideas  equivocadas  o  inexactas.  Por    ello,  reconocer  las  interrelaciones  de  
los  fenómenos  de  la  naturaleza  y  de  nuestra    convivencia  planetaria  es  vital.  
Absolutamente  vital.  Parece  muy  evidente,  incluso  de  un    modo  que  no  requiere  
discusión,  que  la  actividad  humana  degrada  el  planeta  o  que  al  tomar    recursos  de  este  
rompemos  equilibrios  frágiles,  de  los  cuales  somos  parte.  Pero,  mientras    haya  
disciplinas  del  conocimiento  que  en  sus  expresiones  dominantes  no  comprendan  estas    
dinámicas  complejas,  no  sabrán  cómo  desarrollarse  armónicamente  con  la  realidad  de  
la    Casa  Común.  No  solo  se  trata  de  que  las  disciplinas  no  tengan  la  capacidad  de  
constituirse    de  modo  empático  con  el  planeta  -­‐un  buen  ejemplo  de  esto  es  la  ciencia  
económica-­‐,  hay    intereses  que  las  validan  y  lucharán  para  que  no  cambien,  también  
hay  gente  que  se    encuentra  cómoda  en  el  tanto  su  campo  de  trabajo  continúe  siendo  
como  hasta  ahora.  Por    esta  razón  es  que  resulta  preponderante  insistir  en  aquello  que  
nos  ayuda  a  comprender    mejor  Nuestra  Casa  y  el  modo  en  que  interactuamos  con  ella  

3
y  entre  nosotros.    
 •    El  poder  de  la  acción  social  organizada:  En  un  documento  que  no  es  nada  
ingenuo,  hay    una  idea  que  aparece  en  varias  ocasiones.  Se  trata  del  poder  que  reside  
en  las  personas    cuando  se  organizan.  En  Bolivia,  en  el  segundo  encuentro  con  los  
Movimiento  Populares  en    2015,  advertía  del  protagonismo  de  estos  ante  la  lentitud  
para  reaccionar  de  los  gobiernos  y    de  las  mismas  empresas.  Lo  cual  es  comprensible  
pero  no  aceptable,  especialmente  cuando    se  trata  de  la  naturaleza,  pues  lo  que  está  
hoy  y  desaparece,  podría  hacerlo  para  siempre.  De    manera  que  se  devela  una  doble  
posibilidad  de  acción  viable  desde  la  organización  social:  la    presión  ante  autoridades  
políticas  y  empresariales;  y  segundo,  la  capacidad  de  desarrollar    proyectos  que  
comporten  otras  vías  de  relación  social,  económica  y  ecológica.  Este  punto    reviste  una  
importancia  especial,  precisamente  porque  nos  recuerda  que  somos  capaces  de    crear,  
y  de  hacerlo  en  solidaridad,  lo  cual  resulta  fundamental  en  este  momento.  Para  ello  no    
recurre  a  fundamentos  abstractos,  señala  experiencias  que  están  ocurriendo  en  todo  
el    mundo  y  que  se  podríamos  interpretar  como  expresiones  de  una  mejor  forma  de  
sociedad,    más  justa  y  armonioso  con  el  planeta.  Se  trata  del  rol  social  de  los  
Movimientos  populares,    pues  en  su  afán  de  lograr  un  mejor  planeta  empujan  la  
historia  y  también  a  aquellos  que  aun    no  perciben  la  urgencia  de  responder  al  
llamada  de  la  Madre  Tierra.