You are on page 1of 3

Conductismo Práctica educativa

Ahora conoceremos la aplicación del conductismo en la práctica educativa. A


continuación, realiza la lectura del artículo de Gerardo Hernández Rojas,
“Descripción del paradigma conductista y sus aplicaciones e implicaciones
educativas”, p. 91-97. En un procesador de palabras contesta lo siguiente:

Introducción: El conductismo es un paradigma que nos propone centrarnos en lo


observable, y uno de sus principales objetivos es moldear la conducta a través de
estímulos, castigos y reforzadores, en este trabajo analizaremos como aplicar estos
conocimientos en la práctica educativa.
Antecedentes: Ya hemos revisado en previos trabajos las aportaciones más
importantes de los principales conductistas, Pávlov, Watson, Skinner. Lo que nos
concierne como educadores ahora es, ¿Como aplicar este conocimiento con los
alumnos?

Objetivo: Analizar e identificar las principales propuestas educativas que nos


plantea el conductismo, para llevar este conocimiento, cuando creamos adecuado,
en la práctica docente.

a) ¿En qué consiste el aprendizaje conductual?


Es una teoría del aprendizaje en la que se postula que todos los comportamientos
se adquieren a través de la interacción del individuo con el medio ambiente. Los
conductistas creen que nuestras respuestas a los estímulos ambientales dan forma
a nuestras acciones.
Según esta escuela de pensamiento, el comportamiento puede ser estudiado de
manera sistemática y observable, con independencia de los estados mentales
internos.

b) ¿Cuál es la concepción de alumno?


A este se le considera sujeto de la educación, la participación y aprendizaje del
alumno están condicionados por las características prefijadas y muy
frecuentemente rígidas del programa educativo elaborado. El rol del estudiante es
de receptor pasivo para aprender lo enseñado y activo para reproducir el
conocimiento inducido. El aprendizaje conductual considera al alumno como ser
autómata al cual se le suministra información y produce un resultado determinado.
c) ¿Cuál es la concepción y función de profesor?
El profesor es “considerado como una persona dotada de competencias aprendidas,
que transmite conforme a una planificación realizada en función de objetivos
específicos” (Hernández Rojas, 2010, p. 114). El profesor es poseedor del
conocimiento, organiza, planifica y dirige el conocimiento. El maestro debe crear las
condiciones optimas para que los alumnos logren aprovechar el aprendizaje al
máximo, esto a través del uso correcto de principios, procedimientos y programas
conductuales.
El profesor moldea conductas a través de estímulos, refuerzos y castigos, el
profesor debe “organizar condiciones ambientales de tal forma que los estudiantes
puedan dar las respuestas correctas en la presencia de los estímulos
correspondientes y recibir refuerzos por las respuestas correspondientes” (Ertmer,
P. y Newby. T. 1993).

d) ¿Cómo se ha de planear u organizar la enseñanza?


Una de las características principales consiste en estímulos y refuerzos para
moldear la conducta del alumno. Recalcando aún más, el objetivo es “lograr del
estudiante la respuesta deseada cuando se le presenta un estímulo. Para obtener
esto, el alumno debe saber cómo ejecutar la respuesta apropiada, así como también
las condiciones bajo las cuales tal respuesta debe hacerse” (Ertmer, P. y Newby,
T., 1993, p.9). Otra característica es que se deben producir resultados observables
y mensurables en los alumnos. El conductismo nos propone que es necesario
conocer la base fundamental de conocimientos que tiene el alumno con la finalidad
de conocer, que objetivos ha cumplido y cuáles no.
Para el conductismo es primordial identificar adecuadamente lo que determina la
conducta que se desea enseñar, el uso eficaz de técnicas o procedimientos y la
programación anticipada de situaciones que conduzcan al objetivo final.

e) ¿Cómo se evalúa el aprendizaje?


El proceso de evaluación, se centra en el producto, utiliza repeticiones mecánicas
que no dan cabida a la reflexión sobre la conducta ejecutada. Si los objetivos son
cumplidos generando un cambio de conducta en el estudiante, se dice que la
evaluación es satisfactoria. Para los conductistas, no importa cómo es que los
estudiantes lograron el aprendizaje, lo importante son los resultados obtenidos.
La evaluación conductista “parte del supuesto de que todos los alumnos son iguales,
por lo tanto, todos reciben la misma información; y se evalúan generalmente de la
misma manera, con los mismos instrumentos y pautas establecidas para calificarlos”
(Hernández Rojas, 2010, p. 114).
Conclusión:
El conductismo nos brinda conocimiento acerca de la conducta y de cómo esta
puede ser moldeada si se le aplican los estímulos correctos, que como pedagogos
y educadores no podemos pasar desapercibido, ya que este conocimiento nos
brinda técnicas y métodos para desarrollar, reforzar, disminuir y desaparecer
comportamientos, estos métodos y técnicas sin duda serán de gran utilidad para el
profesor en el salón de clases, ya que aplicando un buen estimulo podemos motivar
a nuestros alumnos a que desarrollen ciertos hábitos o comportamientos, tales
como, que sean más participativos, que realicen su tarea, que muestren una buena
actitud con sus compañeros, etc. Esto con la finalidad de que los educandos tengan
un mejor aprendizaje.

Bibliografía:

Hernández Rojas, G. (2010). Paradigmas en psicología de la educación. Primera


edición. pp. 79-245. México. D.F. México.: Paidós.
Peggy A. Ertmer y Timothy J. Newby (1993). “Conductismo, cognitivismo y
constructivismo: Una comparación de los aspectos críticos desde la perspectiva
del diseño de instrucción”. Performance Improvement Quarterly. 6(4), 50-72.
Hernández, G. (1998) Descripción del paradigma conductista y sus aplicaciones e
implicaciones educativas. En: Moreno, Psicología de la educación y evolutiva II,
UNAM, México, pp.69-80