You are on page 1of 3

Recensiones

por toda la obra: la centralidad del sujeto. llos que, cotidianamente, y a pesar de las ad-
Aguilar reivindica la importancia de «recupe- versidades, ejercen el Trabajo Social movidos
rar» al sujeto, de situarlo en el centro de la por ese horizonte de esperanza.
intervención y de dejar de considerarlo como Albert MORA CASTRO
objeto de intervención para considerarlo prota- Universidad de Valencia
gonista activo de la misma. Esta centralidad albert.mora@uv.es
del sujeto se plantea como algo que no solo
permite humanizar la profesión sino que le do-
ta de mayor capacidad para llevar a cabo su co- FERNÁNDEZ GARCÍA, Tomás y PONCE DE LEÓN
metido: sólo contando con la gente, con su par- ROMERO, Laura (2012). [Individualized So-
ticipación en los procesos, con sus capacidades cial Work: Treatment Methodology]. Traba-
y con sus esperanzas, se podrá contribuir a esa jo social individualizado. Metodología de
mejora del bienestar social y la calidad de vida intervención. Madrid: Ediciones Académi-
que persigue la profesión. cas. 413 pp. ISBN: 978-84-92477-60-9.
Entre los diferentes enfoques que otorgan
sentidos distintos al objeto del Trabajo Social, La globalización dibuja cada vez más un
la autora se alinea con los posicionamientos de mundo de mayor complejidad en el que se pro-
la perspectiva sistémica, argumentando acerta- ducen cambios constantes y vertiginosos, a un
damente la necesaria consideración de los con- ritmo que requiere y exige de las profesiones so-
textos y las relaciones que establecen los suje- ciales una elevada preparación para afrontar los
tos. No basta trabajar con el sujeto, sino que graves problemas sociales. Ante esta tendencia,
urge hacerlo a partir del sujeto y de sus condi- el trabajador social necesita elementos formati-
ciones ambientales, sus relaciones sociales y, vos que favorezcan la adquisición de competen-
en definitiva, de los sistemas y subsistemas en cias y destrezas que mejoren su capacidad de
los que se encuentra inmerso. análisis y refuerce la calidad de sus intervencio-
Especialmente procedente resulta la inclu- nes. Este es el objetivo principal que plantean
sión de los dos capítulos finales en los que la los autores del libro; parten de la idea de que el
autora presenta su propuesta metodológica pa- Trabajo Social individualizado es un punto cla-
ra la intervención social, abordando cada una ve para prevenir, asistir, rehabilitar, promocionar
de las acciones que son clave en el proceso de a la persona y facilitar el ejercicio de sus dere-
intervención y ofreciendo diversas herramien- chos sociales dentro de la sociedad civil; persi-
tas prácticas de especial utilidad para todos gue ampliar y perfeccionar los conocimientos
aquellos profesionales que deban diseñar, eje- que poseen los trabajadores sociales con su me-
cutar y evaluar planes de intervención social. todología de intervención ante casos cada vez
El potencial de este libro como generador más numerosos y complejos en la presente crisis
de mejores prácticas en el ejercicio del Traba- económica, social, e incluso existencial.
jo Social es probablemente su principal valor. En la introducción de la obra realizan una
Se trata de una magnífica contribución a la aproximación histórica al Trabajo Social indivi-
profesión que ha sido posible gracias la expe- dualizado, analizan las aportaciones teóricas de
riencia previa de la autora, con más de 30 años sus precursores, y llegan a los planteamientos
en el campo del Trabajo Social, y con una tra- metodológicos nuevos y alternativos respecto a
yectoria de compromiso activo con la causa de los considerados tradicionales, con el fin de
la justicia y los derechos humanos sin la cual conseguir la autosuficiencia y la participación
este texto no habría podido alcanzar la exce- de la persona para el logro de sus metas.
lencia que posee. «Si creemos que otro mundo El capítulo primero aborda a la persona co-
más justo y más humano es realmente posible mo objeto principal de intervención, y se ana-
(y yo lo creo», explica Aguilar en la presenta- lizan los elementos que puede alterar el normal
ción del texto, «el trabajo social que realice- funcionamiento en su interacción social. Re-
mos, como profesionales y como personas, de- saltan la importancia de la personalidad como
be ser acorde y debe ayudarnos a avanzar hacia fuente de análisis y como punto de partida pa-
ese horizonte». Sin duda esta obra será una he- ra detectar posibles problemas de percepción y
rramienta de especial utilidad para todos aque- elaborar adecuadamente un diagnóstico, donde

500 Cuadernos de Trabajo Social


Vol. 26-2 (2013) 499-505
Recensiones

el trabajador social debe manejar conceptos ción, el calendario de actuación o los compro-
básicos referidos al comportamiento, el auto- misos del usuario en su propio proceso de
concepto, el afrontamiento, la autoestima, las cambio.
emociones, la teoría del apego, la motivación o La aplicación del diseño se refleja en el ca-
los posibles trastornos del pensamiento. pítulo sexto, que es donde se sitúa claramente
Por las características propias de la profe- la intervención del trabajador social. Para la
sión, la preparación del trabajador social se de- implementación progresiva del plan de trabajo
be centrar en la capacidad de resolver dilemas se establece una relación interpersonal de apo-
éticos que pueden surgir a lo largo de su tra- yo que facilite el desarrollo de las acciones a al-
yectoria. De este importante tema trata el capí- canzar, y los objetivos alcanzados en el plazo
tulo segundo. Las competencias giran también fijado. La capacitación del trabajador social se
en torno a los derechos humanos y la justicia deposita en una correcta comunicación y en el
social; además de una serie de principios y va- manejo de la observación de los aspectos qui-
lores establecidos en el Código deontológico nésicos y próxemicos del caso. Los autores ex-
que deben incorporar los profesionales a su plican que en esta fase, se insertan otros sub-
metodología de intervención, y se recomienda procesos vinculados a la actuación del
la utilización de un método de resolución de profesional, que se basan en: información,
conflictos ético, que parta del estudio y con- orientación, asesoramiento, apoyo, asistencia
senso multidisciplinar para resolver los posi- técnica, supervisión, seguimiento, análisis, re-
bles dilemas. visiones periódicas, derivación, coordinación, y
Las fases que conforman el procedimiento finalmente el subproceso educativo, dirigidos
metodológico se recogen en el capítulo tercero, todos ellos hacia el empowerment personal.
están interrelacionadas, y se basan en el princi- La evaluación se debe entender bajo una
pio de recursividad, nutrido por una dialéctica doble vertiente: como función transversal pre-
constante que caracteriza al método como ele- sente en todo el procedimiento y como fase del
mento sistematizador de la parte teórica con la método individualizado que marca el cierre y
actuación práctica. valoración final del caso. Así, en el capítulo
El capítulo cuarto comienza con la primera séptimo se explica cuál es el marco de referen-
fase del procedimiento metodológico, el diag- cia, cómo definira, los diferentes agentes im-
nóstico. Se analizan todos los componentes plicados y los modelos que se han de emplear,
que la caracterizan, mediante el estudio de la según la perspectiva formativa o institucional,
situación problema para posteriormente esta- además del manejo de indicadores específicos
blecer una planificación. Aportan definiciones que arrojen luz sobre el grado de consecución
sobre el diagnóstico y analizan a la persona, la de los objetivos para, posteriormente, aportar
demanda y la institución como partes integran- una reflexión última del plan establecido y so-
tes principales. Para el trabajador social es im- bre otros futuros.
portante conocer cuáles son los datos relevan- En el octavo capítulo se recogen once mo-
tes que deben registrarse para aplicar, a delos teóricos de intervención que pueden apli-
continuación, un protocolo de actuación cons- car los trabajadores sociales en su labor coti-
truido con parámetros de calidad. diana, acercándose a sus contenidos básicos, a
La fase del diseño de intervención queda sus elementos principales, objetivos, y funda-
plasmada en el capítulo quinto, donde la lógi- mentos teóricos, analizando las similitudes y
ca de criterios como la racionalidad, los recur- diferencias que existen entre ellos, para elegir
sos, la anticipación, la orientación, la estrategia y aplicar el modelo más adecuado en cada ca-
y la táctica marcan el contenido general de la so particular.
planificación, mostrándose varios niveles, pero Las técnicas y los documentos fundamenta-
el valor central se sitúa en los elementos espe- les que se utilizan en el Trabajo Social indivi-
cíficos del diseño de intervención individuali- dualizado quedan explicados en el capítulo
zada, que se transcriben en las diferentes áreas nueve. Dividen aquéllas en cuatro según la per-
de necesidad o tipos de demanda, en los obje- tinencia de cada fase: diagnósticas, de elabora-
tivos, puntos de apoyo, las acciones o tareas a ción del diseño, de intervención y evaluación.
cumplir, las técnicas, los modelos de interven- Desarrollan en profundidad técnicas como: la

Cuadernos de Trabajo Social 501


Vol. 26-2 (2013) 499-505
Recensiones

entrevista, la observación, el contrato, y diver- partir de la dificultad para el acceso o mante-


sas escalas de medición. También aportan una nimiento de la vivienda habitual, con lo que
serie de documentos básicos que registran y está provocando procesos de exclusión resi-
sistematizan la información, además de contar dencial.
para la gestión de casos con un sistema de in- El libro, que coordina Hernández Pedreño
formación de usuarios de Servicios Sociales. recoge el resultado de diferentes investigacio-
El texto concluye con la exposición y análi- nes realizadas por miembros del Grupo de In-
sis de un caso práctico, donde los autores con- vestigación Exclusión Social y Desigualdad de
siguen establecer una interacción entre teoría y la Universidad de Murcia, creado en 2007, por
práctica, con la aplicación de las técnicas y los profesores y profesoras de distintas áreas de
diferentes modelos teóricos descritos en el ca- conocimiento (Sociología, Economía, Educa-
pítulo octavo. ción, Derecho y Trabajo Social) y cuenta tam-
En definitiva, se trata de un importante tex- bién con las aportaciones de algunos colabora-
to acorde con las exigencias académicas y pro- dores externos.
fesionales actuales, al contar con una serie de Como indica su título, trata de la exclusión
elementos pedagógicos por cada capítulo que residencial. Este tipo de exclusión, que puede
dan solidez al contenido, traduciéndose en ob- ser causa o consecuencia de diferentes itinera-
jetivos, en actividades de repaso, un cuestiona- rios y trayectorias vitales vinculados a la des-
rio de evaluación y un apartado de lectura re- igual participación social, se produce cuando
comendada. En la parte final, los autores se presentan una serie de dificultades en rela-
aportan una completa bibliografía y un glosa- ción con la vivienda. Entre ellas, los autores
rio con los principales términos empleados. destacan dificultades en el acceso; falta de
Este libro representa un valor fundamental adecuación de la misma a las características de
en el proceso de formación de los profesionales sus ocupantes; dificultad para mantenerla, tan-
y de los futuros trabajadores sociales, porque to en satisfacer su pago como en poder equi-
favorece una visión de la metodología de inter- parla o mantener su habitabilidad.
vención individualizada amplia y precisa, que La exclusión residencial, como otras for-
ayuda a alcanzar las metas que se exigen en el mas de exclusión, pone de manifiesto el défi-
siglo XXI, frente a un mundo convulso y con- cit de ciudadanía de una parte de la población.
flictivo. Un texto que se hace necesario en cual- Como consecuencia de la crisis financiera y
quier biblioteca personal como una herramien- económica y de las políticas neoliberales pre-
ta imprescindible de referencia profesional. cedentes y en curso, está extendiéndose a un
mayor volumen de población. Se puede afir-
Francisco Javier GARCÍA CASTILLA mar que la exclusión residencial es el resultado
Universidad Nacional de de las políticas que, en materia de vivienda, se
Educación a Distancia han venido adoptando desde mediados del si-
fjgarcia@der.uned.es glo pasado.
En España esta política de vivienda se ha
centrado principalmente en la propiedad, con
HERNÁNDEZ PEDREÑO, Manuel (coord.) (2013). un mercado de alquiler testimonial. Como se-
Vivienda y exclusión residencial. [Housing ñalan los autores, es preciso que se aborde una
and Social Exclusion] Murcia: Editum, serie de cambios legislativos para solucionar la
Universidad de Murcia. 317 pp. ISBN, coexistencia de graves problemas en el ámbito
8415463723, 9788415463726 residencial: por un lado, el elevado número de
viviendas vacías (gran parte son propiedad del
En la pirámide de necesidades sociales de sistema financiero); las evidentes cicatrices del
Maslow, la vivienda se ubica en el segundo ni- ladrillo (urbanizaciones iniciadas, no termina-
vel, de necesidades de seguridad. Es uno de das y sin perspectivas); el gran número de edi-
los derechos constitucionales fundamentales, ficios nuevos semihabitados (con altos costes
recogido en el artículo 47 de la Constitución comunitarios de mantenimiento y escasas in-
española. La actual situación de crisis está fraestructuras y servicios urbanos). Por otro la-
precipitando situaciones de exclusión social, a do, todo ello se solapa con nuevos modelos fa-

502 Cuadernos de Trabajo Social


Vol. 26-2 (2013) 499-505