You are on page 1of 3

DESORDEN Y CONTAMINACIÓN DE LA PLAYA

NAPLO
Resumen:

En la playa Naplo, ubicada en el distrito de Pucusana de la provincia de Lima, existe una


delimitación imaginaria que divide la playa en dos sectores, una parte designada para los
residentes del distrito y la otra parte designada para los veraneantes que llegan de otros
distritos o sectores. Es evidente que en el sector de los veraneantes existe un problema
de desorden y contaminación, los desperdicios de comida y basura están regados por
doquier, además que algunos visitantes infringen la ley llevando y libando bebidas
alcohólicas; esto sin aparente fiscalización de las autoridades.

Idea central del problema:

El problema más grande que existe en la playa de Naplo es el desorden generado por los
veraneantes, que a su vez son visitantes de otros distritos, este desorden genera
contaminación de residuos sólidos. Ante esta situación se ha implantado una línea
divisoria imaginaria que separa la playa en la zona de residentes y en la zona de
visitantes, ya que los que más desorden y contaminación generan son los visitantes,
puesto que al no ser su zona residencia o su distrito realizan conductas impropias,
desacatando las normas establecidas. Además, las autoridades no reaccionan con mano
firme para fiscalizar y sancionar a los que infringen las normas, y por lo tanto los
veraneantes siguen actuando impunemente.

Identificación de responsables:
Existen principalmente dos responsables:
- Los veraneantes, por infringir las normas establecidas al desarrollar un
ambiente de contaminación y desorden, generado por su falta de educación
al arrojar basura, desperdicios, etc; además de libar bebidas alcohólicas en
la zona de recreación.
- Las autoridades, por la pasividad existente al momento de fiscalizar y
sancionar el cumplimiento de las normas.
- Aumento de personal de fiscalización, para poder cubrir toda la playa.
Alternativas de solución:
- Refuerzo en la fiscalización y sanción a los veraneantes por las practicas
que incumplan las normas.
- Organización de espacios en la playa para disminuir el desorden que se está
generando, esto podría ser con zonas para descanso, recreación, ingesta
de alimentos, etc.
- Implementación de zonas realmente visibles en donde se acumulen los
desperdicios y basura, debidamente separados.
- Campañas de concientización sobre los problemas que genera la
contaminación en las playas y como afecta a la salud de los veraneantes.
Reflexión ética:
La contaminación ambiental es un problema global que aumenta de forma
alarmante, pues gran parte de la contaminación presente en playas y océanos, es
generada por las acciones del hombre y una poca conciencia por preservar el
ecosistema. Aun conociendo la gravedad de las consecuencias, muchas veces
damos prioridad a los tiempos de recreación o descanso, y olvidamos la
responsabilidad que tenemos frente al cuidado y protección del medio ambiente.
Una investigación de Greenpeace (2015) sobre el plástico en los océanos,
menciona que cada segundo los océanos reciben más de 200 kg de basura, y que
8 millones de toneladas llegan a los mares y océanos cada año, debido al abandono
o la mala gestión de esta, formando el 60-80% de la basura marina.
Podemos ver que en Naplo existe esta problemática, las autoridades tienen una
pasividad alarmante al momento de fiscalizar las acciones que van en contra de la
protección de nuestro entorno y que además esto se agrava con el accionar de las
visitantes de otros distritos a la playa.
La fiscalización y sanción se debe reforzar para evitar que estas acciones sigan
aumentando y evitar un problema mayor, además de aumentar la concientización a
los veraneantes tanto visitantes como residentes, debemos continuar extendiendo
la educación en valores morales, involucrando en ella al tema del medio ambiente
y por consiguiente al concepto de desarrollo sostenible, que constituye el eje
fundamental de análisis de la problemática ambiental. Recordemos que se trata del
desarrollo que es capaz de no comprometer la capacidad de las futuras
generaciones de atender sus necesidades. La palabra desarrollo expresa un
compromiso de equidad con los pueblos y comunidades más pobres; y el adjetivo
sostenible implica perdurar, lo cual es otra dimensión de la equidad; se observa que
no se dice crecimiento sostenible, ya que el incremento se mide en función de la
renta nacional, en cambio el desarrollo implica algo más amplio, una noción de
bienestar que reconoce componentes no monetarios (Jacobs, 1991).
Referencias Bibliográficas
- Jacobs, M. (1991), La economía verde. Medio ambiente, desarrollo sostenible y la
política del futuro, Barcelona: Icaria, 1997.