You are on page 1of 3

Las 5 Ps del Branding Personal

Por Andrés Pérez

Una de las cosas que uno aprende en la carrera de Química es a analizar, a encontrar los
elementos que componen la materia. La otra es sintetizar, combinar esos elementos de todas las
formas posibles para crear algo nuevo.

Lo que yo llevo haciendo estos años es parecido a lo que hacía en el laboratorio. Me he dedicado a
descomponer otro tipo de “materia” y luego he recombinado los elementos para crear un “nuevo”
concepto.

En estos años he ido destilando, rompiendo, desestructurando y “deconstruyendo” materias como


el coaching, la gestión de proyectos, el marketing, internet, la comunicación, lo dospuntocero o la
estrategia. Con el tiempo he visto que esos componentes podían ordenarse de un modo distinto
para crear una herramienta útil para que los profesionales aumentemos nuestras opciones y
nuestro valor en el mercado.

Si bien el Branding Personal, tal y como yo lo entiendo, utiliza ideas de todos esos campos, no se
puede decir que una Marca Personal sea el resultado de uno solo de ellos. Un profesional del
Branding Personal debe ponerse en un nivel más general y olvidarse por un momento de su
especialización.

Por eso digo muchas veces que una Marca Personal no es estar en La Red como dice mucha gente.
Tampoco es establecer objetivos y asumir responsabilidades. Ni hacer un DAFO. Ni crear un
“elevator pitch“. Ni diseñar un logo. Ni ser eficiente. Ni aprender a hacer presentaciones. El
Branding Personal es la suma de todo eso y de muchas cosas más.

En mi modelo, hay más de 150 elementos de diferente importancia. Desde el liderazgo al


networking, desde el diseño de una profesión hasta la gestión de las percepciones, desde la
creación de un sistema de control hasta la búsqueda de mentores. Pero todos esos elementos
podrían resumirse en cinco bloques.

Planificación

En esta etapa es en la que debes evaluar tu situación general como profesional. Establecer
objetivos. Seleccionar el “mercado” al que deseas dirigirte. Es importante tener unos
conocimientos mínimos de estrategia, planificación y gestión de proyectos. Si no eres capaz de
definir tu punto de partida y de llegada y trazar una ruta principal y otras alternativas, es muy
probable que no llegues a tu destino.

En mi opinión es la etapa clave porque es la que te va a llevar a posicionarte como deseas. Pero al
mismo tiempo es aquella en la que menos tiempo invertimos.

Persona

Aquí es donde juegan un papel fundamental mis amigos coaches. Aunque yo tengo mis diferencias
sobre la metodología del coaching, creo que algunas de sus herramientas para gestionar la
identidad, la conciencia, la responsabilidad, los valores o la zona de confort son muy útiles para los
profesionales que quieren dejar una huella, una marca. Estamos tratando con personas, no con
cosas, y por eso es básico que la persona que quiera desarrollar su Marca Personal trabaje todas
estas cuestiones o se sostendrá sobre pilares muy endebles.

También es el momento de identificar las habilidades, conocimientos, experiencia, etc. La “materia


prima” con la que construiremos nuestro producto-profesión en la siguiente etapa.

Producto

Cualquier Marca Personal o comercial debe basarse en algo. Nadie regala nada. Así que si
queremos que alguien nos proporcione recursos para alcanzar objetivos, debemos dar algo a
cambio. En esta etapa, hay que diseñar la profesión, contribución, producto, aportación o como
quieras llamarlo. Cuando decimos incorrectamente que queremos aprender a ”vendernos”, en
realidad es esto es lo que debemos vender, nuestro trabajo.
Las Marcas Personales fuertes se sostienen si tras ellas hay profesionales buenos, eficaces,
competentes, útiles y relevantes. Si tratas de construir tu posicionamiento sin esta base y crees
que puedes conseguirlo con tácticas y herramientas de visibilidad unicamente, te equivocas y te
acabarás estrellando.

Posicionamiento

Esta es la parte más “brandiana” del asunto. Aquí es donde vas a definir los atributos con los que
quieres posicionar tu trabajo. También es donde vas a evaluar la forma en que eres percibido. Es la
etapa en la que vas a realizar acciones que generen sintonía, confianza y credibilidad. En realidad,
¿No es eso lo que valoramos en una marca?

Podremos trabajar lo online o lo offline, preguntar a nuestro entorno cercano o utilizar google
alerts. Eso es lo de menos. Lo importante es que seas consciente del impacto que estás generando
y empieces a tomar medidas correctoras o de mejora.

Promoción

Esta es la parte chula para la mayoría de gente. Pero no es ni la primera ni la más importante. Solo
puede funcionar correctamente si se ha hecho todo el trabajo previo. Es lo que muchos, por
desconocimiento o mala intención, confunden con el Branding Personal. Es el momento de
divulgar y dar a conocer lo anterior.

Las formas de promocionar lo que hacemos son múltiples. Van desde la corta distancia hasta la
difusión global. Va desde los medios tradicionales a lo último de dospuntocerolandia. Va desde la
conversación con un puñado de emprendedores a la conferencia con centenares de asistentes.
Pero los mejores resultados se obtienen combinando varios canales. No todo el mundo debe
usarlos todos, eso lo va a definir la planificación inicial.

En cualquier caso, una parte, no se si importante o no, es La Red, dospuntocerolandia. Pero es eso,
solo una parte de uno de los pilares (con P) del proceso de desarrollo de las Marcas Personales.

Todavía podría incluir algunos elementos más como la venta, los sistemas de control o las tácticas
de mantenimiento pero esto sería demasiado extenso. Mi intención es dejar claro, aunque sea de
un modo muy breve, cuales son los bloques mínimos que deben tenerse en cuenta a la hora de
aplicar el Branding Personal o de buscar a un profesional que pueda ayudarte.

Fuente: http://www.puromarketing.com/29/8299/branding-personal.html