You are on page 1of 4

Colegio Aconcagua

Departamento de Lenguaje

Guía de aprendizaje: El Neoclasicismo Terceros medios 2010

Contexto histórico El siglo XVIII marca una nueva orientación en la política y la cultura. Hay dos rasgos peculiares de este siglo: la tendencia racionalista y la tendencia neoclásica. El afán racionalista que domina en todos los ámbitos de la cultura, se traduce en el análisis crítico de un mundo de prejuicios y tradiciones y en la aparición de un hombre intelectual, que fundamenta su vida en el poder de la razón. Se revisan ideas, valores, normas y conceptos que hasta ese momento organizaban la vida; incluso se examinan los fundamentos religiosos y políticos, en países de fuerte raigambre católica y conservadora, como España. De aquí que la Literatura dominen los géneros de contenido ideológico –ya sea filosófico, político, social y teológico-, que se traducen en obras de crítica y erudición literaria o en obras de investigación histórica o científica. Más que un siglo de creación artística, el siglo XVIII es una etapa de estudio y análisis metódico. Por esta necesidad de revisión crítica, se lo ha llamado El siglo de la Ilustración o El siglo de las luces. Por su parte, la tendencia neoclásica se ve favorecida por la entronización de los Borbones en España. La política absolutista y centralizada en esta casa reinante, permite la difusión de las nuevas ideas, al imponer una cultura dirigida, expandida por el Estado, a través de academias, instituciones y sociedades auspiciadas y protegidas por él. Esto es lo que se conoce como Despotismo Ilustrado. El siglo XVIII en sus diversas orientaciones La Ilustración El espíritu de la Ilustración fue el rasgo más característico del siglo XVIII y se tradujo en un afán de renovación de las ideas tradicionales que favoreció la investigación filosófica, científica y la crítica literaria. El hombre adoptó una posición de rebeldía ante el sometimiento intelectual al pasado tradicional y sintió que, por sí mismo, gracias a la capacidad de su razón e inteligencia, podía explicar los misterios de la vida. La razón se convirtió en el vehículo de conocimiento del hombre y de su realidad. Precisamente, un marcado racionalismo hace creer que sólo la inteligencia, a través del camino de la develación racional, puede alcanzar el verdadero conocimiento. Se desechan, así, la revelación y la intuición como medios para acceder a la verdad. La razón y su importancia De aquí surge el mito del progreso ya que se supone que la cultura debe alcanzar una perfección ideal. Lograr el progreso es tarea que compete a todos los hombres, en general, y a los intelectuales, en particular. El estado ideal de felicidad se sólo será posible cuando las luces de la razón disipen las tinieblas de la ignorancia, las cuales se consideran herencia de una “oscura” Edad Media. Con el fin de ilustrar al hombre para hacerlo participar activamente en el progreso, los intelectuales ilustrados franceses crearon la Enciclopedia, “diccionario razonado de las ciencias, de las artes y de los oficios”. Durante el período de la Ilustración, el culto a la razón desemboca en un optimismo racionalista. Desde esta perspectiva, se consideran que las cosas de la Naturaleza están dispuestas de acuerdo con un orden racional, en virtud del cual todo se conecta armoniosamente entre sí, configurando, de este modo, el equilibrio del universo. Fundamentos filosófico de la Ilustración A. La filosofía empirista preconizada por Bacon, Locke y Hume. El auge del pensamiento de estos filósofos significa un cambio de perspectiva en el modo de aprehender la realidad. Desechan una metafísica trascendental y absoluta, a la cual debe adaptarse la experiencia concreta de cada hombre, pues ella no tiene valor en sí. Por el contrario, para ellos, la ciencia, la política, la religión, la moral, debían buscar un fundamento en la experiencia sensible, vivida por cada individuo. Locke (1632-1704) afirma que la única fuente de cualquier conocimiento es la experiencia. Posteriormente, ésta es organizada y elaborada por la razón. Se forman, así, las ideas, las cuales permiten que la ciencia realice una interpretación sistemática de la realidad empírica. Nacen, de este modo, las diversas disciplinas científicas del hombre. B. El pensamiento de René Descartes (1569-1650). Él sostiene el triunfo de la razón sobre cualquier otra forma de conocimiento. En su obra más importante¸ Discurso del método, desarrolla este planteamiento y sostiene que sólo se puede acceder a la verdad a través de la razón. Por ello, únicamente, las cosas racionalmente comprensibles son valederas. De aquí deduce cuál es la verdad fundamental de nuestra vida: “Pienso, luego existo”. De este modo, Descartes al separar la ciencia de la fe, deja abierta la puerta de entrada al Racionalismo del siglo XVIII. C. El Racionalismo. Este movimiento filosófico significa una actitud espiritual que descansa en la razón y en su obra. El racionalismo es el espacio del orden y de la armonía espiritual. Frente a un mundo aparentemente desordenado por el constante devenir, la razón busca la verdadera realidad, el mundo de las ideas. Estas no varían, permanecen inalterables en su esencia, ante las existencias finitas y temporales de las realidades concretas del mundo. Sin embargo, dentro de la corriente de la Ilustración, el Racionalismo adopta un carácter eminentemente empírico. Es decir, frente a la idea de un orden subyacente en la realidad, surge la experiencia concreta y práctica del sujeto. Camino Troncal Antiguo 01940, Paso Hondo, Quilpué, Fono: 32-2569562; 32-2569685 www.colegioaconcagua.cl

32-2569685 www. Por ello. la actitud propia de arte neoclásico y definían el concepto de “buen gusto”. debía “disciplinar” su don natural mediante el estudio de los mejores autores de la antigüedad clásica. se integra la idea. por consiguiente. y b) Las que apuntan a la finalidad moral-educativa de la obras artísticas. surge una perspectiva que reglamenta los modos de manifestarse la creación artística: la libertad creadora se subordina al criterio normativo. 3. el cual debe ser entendido y aprehendido por todos. Fono: 32-2569562. entre otros. Es decir. Para cumplir con tal función. Es. El escritor que realmente pretendiera serlo. una serie de orientaciones completamente divergentes a las tradicionales tendencias del arte. Así. puede orientar el proceso creador y encauzarlo más allá de cualquier caprichosa expresión personal. en especial en España. determinaba la norma por la cual debían medirse las obras artísticas de los modernos. Precisamente. Es decir. debemos entender que el siglo XVIII es un período básicamente normativo. guiado por la razón. con la actividad empírica. Éste podía ser aprendido a través del estudio y análisis infatigable de los clásicos. pues su finalidad es la de ayudar a la perfección moral e intelectual del hombre. Imitación y disciplina caracterizan a la doctrina neoclásica y orientan la admiración hacia el mundo grecolatino. pero la recreación de ciertos rasgos universales les servirá de modelo para examinar y comparar sus vicios o virtudes para. gracias a la representación de la idea abstracta. la superioridad de los antiguos por haber creado arquetipos perfectos de belleza y buen gusto: Homero. Paso Hondo. de los sujetos. Todo lo que no se ajustara a los preceptos establecidos era considerado extravagante. El criterio normativo. El concepto de lo bello era. Como decíamos anteriormente. se considera al hombre como un ser que puede tender cada vez más hacia el perfeccionamiento. como un hecho ineludible. Equilibrio. armonía y moderación configuraban. como lo establece Nicolás Boileau. lógicamente. debe crear arquetipos o modelos humanos. los sujetos no se verán allí textualmente representados. 2. Horacio. 4. Sófocles. Para el preceptista neoclásico. Quilpué. El arquetipo de belleza creado por éste. Tal cambio de perspectiva trajo. la obra necesita ser comprendida por todos. el principio rector de este criterio normativo sintetiza la esencia del clasicismo francés: “Nada es bello sino lo verdadero”. la razón necesitaba encaminar la actividad literaria para no caer en lo vulgar y común. por consiguiente. tratar de acercarse cada vez más a la perfección. debe expresar una verdad universal que trascienda las inquietudes personales de un hombre. personal o nacional. social. Al contemplar una obra de arte. para alcanzar el mismo canon de belleza y buen gusto. múltiple y variada. herencia de una “oscura” Edad Media o caprichosa satisfacción del ingenio personal. sólo podía ser artista verdadero el que poseyera los dones naturales de creador. inmutable y eterno en su esencia.Colegio Aconcagua Departamento de Lenguaje Paradojalmente. El sentido universal del arte. 5. o sea.colegioaconcagua. sólo la razón puede contribuir a la manifestación de un arte comprensible y éste. aplicado a la creación artística. Las reglas neoclásicas se organizan en torno a dos direcciones fundamentales: a) Las que se refieren a la elaboración de la razón para lograr las obras verosímiles y universales. Cicerón. por ello. Lógicamente. Características del Neoclasicismo 1. Sin embargo. El artista neoclásico recrea a sus personajes tomando los rasgos no de un solo individuo. interior. Se sostiene. el arte. política. por lo tanto. es decir. la actividad artística no puede ser la manifestación sensible de un individuo concreto. la idea abstracta. De este modo. lo mejor posible. Todo esto. válidos para todos los tiempos y para diferentes circunstancias históricas. pues el criterio de “cultura dirigida” permite la intervención de las autoridades –Rey. Ello se logra mediante la representación de seres que pueden ser idealizados. un siglo que reacciona contra la total libertad barroca del siglo XVII y se ajusta a reglas que organizan y orientan el arte.cl . de experimentación. de un proceso racional. el pensamiento lógico. la obra neoclásica debe expresar lo arquetípico. la razón es la que otorga el carácter de verosimilitud a las obras e impide los excesos de la fantasía e imaginación. en el “mal gusto”. al permitir el reconocimiento del sujeto individual. por lo mismo. independiente de toda contingencia histórica. Los modernos debían tratar de imitarlos. forma el gusto. así. sucede una poética sujeta a normas que encauzan al artista por la vía de la razón e impiden toda manifestación del cualquier capricho personal. El movimiento artístico del Neoclasicismo afirma el carácter ejemplar del arte clásico de la Antigüedad y postula el criterio de imitación de éste. sino los de varios y construye con ellos el modelo que su mente concibe como adecuado de un carácter o de una cualidad que él desea mostrar. de mal gusto. esquemática y abstracta. más que la realidad individual o específica. Por lo tanto. arquetípica. la descripción de que el artista hace de cómo debieran o pudieran ser las cosas no tiene aplicación a los fenómenos del mundo material. El afán de verosimilitud. asimismo. La valoración del mundo clásico antiguo. Píndaro. Esta configuración ideal no puede exceder los límites de lo verosímil. sino la expresión equilibrada y armónica de un sujeto universal. los cuales no pueden ser mejorados o empeorados por el escritor. guiado por su inteligencia. Este carácter de verosimilitud está apoyado por la política estatal. Esta necesidad de ser verosímil se justifica por la finalidad educativa del arte. En primer lugar. Academia. los que no bastan “si no van acompañados del afinamiento formal”. en la Literatura. Virgilio. Camino Troncal Antiguo 01940. La unidad de estilo. la imitación de los modelos grecorromanos era el único camino para llegar a la realización del arte verdadero. Vemos que el arte neoclásico configura modelos universales. Ahora bien.en las normas que han de orientar el arte para que su acción sea eficaz. La idea surge. Así. Por su parte.

la manifiesta este escritor a través de esta comedia. tal como su nombre lo indica. Aparece muy tempranamente como manifestación literaria de Oriente y en Occidente (recordemos las fábulas de Esopo). Esta enseñanza pierde su efectividad si el lector se compara con personajes de comedias. Fono: 32-2569562. para tratar de acercarse lo más posible a la perfección del modelo propuesto. Sus Fábulas Morales. rasgo neoclásico. Elige lo aparente. al pensar que su extrema libertad de creación había atentado contra las normas del buen gusto. Calderón de la Barca. caracterización equilibrada de la sicología de los personajes. sin carácter religioso. Se busca así la unidad de estilo. a través del ejemplo. Entre los dramaturgos neoclásicos españoles más destacados está Leandro Fernández de Moratín. caracterizan al teatro neoclásico. Pero escarmiente ahora en tal cabeza. Tirso de Molina. la gula. Critica siempre una falla humana –el orgullo. que condensa en uno o dos versos el contenido moral del texto. la pereza. Esto significa que la obra literaria se convierte en un instrumento que sirve para mostrar algo. B. Del mismo modo.y organizar la creación literaria según las normas de la razón y del buen gusto. la maldad. Ello favorece el auge de la fábula.” Los cultores de este género en España fueron Félix María de Samaniego y Tomás Iriarte. Por otra parte. El arte debe tender hacia el progreso moral del individuo.son rechazados.Colegio Aconcagua Departamento de Lenguaje Para los preceptistas neoclásicos. la hipocresía. por lo tanto. Los siguientes versos expresan el sentido de la fábula: “Así frecuentemente El hombre se deslumbra con lo hermoso.colegioaconcagua. en un ámbito de sentido de la vida misma. Tomás Iriarte. desarrolla una máxima moral. explica el auge de la fábula en Europa y en especial en España. La ranas pidiendo rey. La preocupación por la educación formativa y enriquecedora de la personalidad del ser humano. Precisamente. Quilpué. los dramaturgos españoles del Siglo de Oro –Lope de Vega. La unidad de lugar exigía que la obra se desarrollara en un solo sitio. Abrazando tal vez lo más dañoso. el género facilita la función que se asigna a la literatura durante este periodo. La cigarra y la hormiga. Sus ideas concuerdan con los principios del neoclasicismo: finalidad didáctica de la obra. aconsejan no mezclar en una obra de teatro los diferentes géneros literarios: lo cómico con lo trágico ni lo elevado con lo familiar ni la prosa con el verso. la tendencia racional y la finalidad docente. Por su misma naturaleza. la verosimilitud lleva a la obra de teatro a la necesidad de respetar las tres unidades dramáticas: de lugar. Durante el siglo XVIII el hecho de que la literatura tenga una finalidad didáctica. La segunda obra es la más conocida y encierra una crítica a los resultados de una educación restrictiva que no atiende a los verdaderos intereses de los jóvenes. Veamos un ejemplo: si la obra pretende el progreso moral de los lectores. los vicios literarios. a los cuales considera semejantes a sí en la medianía de sus cualidades y defectos y no podría. A diferencia de Samaniego. La zorra y las uvas. respeto a las tres unidades dramáticas. Tal separación de los géneros se explica por la función específica de la literatura neoclásica: tender hacia el perfeccionamiento del hombre. Entre las fábulas más conocidas encontramos La Lechera. encarnada en las acciones de los personajes. mediante el ejemplo educativo. éste se logra a través de la presentación de personajes arquetípico. Las obras dramáticas se convierten en la manifestación de una máxima moral. sino de reconstrucción personal de temas o fábulas provenientes de la tradición literaria oriental y occidental. Paso Hondo. Por ello. a través de las cuales critica. con el fin de que la enseñanza moral fuera comprensible y válida para todos. pues permite poner el arte al servicio de la educación. tiempo y lugar. tiempo y acción. pues la literatura se convierte en una interpretación metafísica de la realidad. dignos de ser imitados por sus virtudes. la ambición desmesurada. Escribió Fábulas Literarias. desde una perspectiva estética y satírica. La de acción aconsejaba un conflicto y un desenlace únicos.cl . corregir conductas viciosas del hombre. la literatura debía mantenerse dentro de un ámbito racional y verosímil. obras no de invención. Los modelos de los autores neoclásicos españoles son los franceses Corneille y Racine para la tragedia y Molière para la comedia. Félix María de Samaniego. rechazo de la integración de prosa y verso en un mismo texto. El Drama El afán de verosimilitud. Iriarte se propuso una Camino Troncal Antiguo 01940. Sus obras dramáticas más conocidas son: La Comedia Nueva o El Café (1792) y El sí de las niñas (1805). mejorar sus fallas si establece un paragón con algún personaje que no le aporte conocimiento para su propio progreso intelectual o moral. La de tiempo requería que el plazo transcurrido en escena no superara las 24 horas. La Fábula La fábula es un relato breve de contenido didáctico. Aquí reside la posibilidad de trascendencia. el afán docente explica el sentido utilitario que tiene la obra neoclásica: promover o corregir una conducta del individuo. 32-2569685 www. 6. El útil bien es la mejor belleza. El cuervo y el zorro. Sus fábulas siempre terminan en una moraleja.buscando. simple. Se considera indispensable ajustarse a las tres unidades dramáticas –acción. Algunas manifestaciones literarias neoclásicas A. La finalidad educativa. que pretendía corregir variadas fallas del hombre.

sirve de escenario a los atrevidos juegos de dos jóvenes enamorados. Atrás quedan los pastores y sus amadas y. su poesía se impregna del sentimiento precursor del desborde romántico. En ésta. ¡malo! / si el necio aplaude. que anuncian el Romanticismo europeo del siglo XIX. Quilpué. en lugar de ellos. la mona y el cerdo. la claridad literaria. etc. La mona.sentimental. Representa el aspecto verdaderamente neoclásico del siglo XVIII en la poesía. De los labios de Dorila. etc. ¡peor! ”. el rechazo al uso indiscriminado de galicismos o arcaísmos. En esta última se ridiculiza la falta de sentido común del cerdo. Paso Hondo. que incapaz de discernir entre lo burdo y lo gracioso. motivada por hondas preocupaciones personales. propia del ambiente poético de la época. De este modo. fue impregnándose de otros sentimientos nacidos de melancólicas preocupaciones acerca de la vida. Del vino y el amor. susurros de aves delicadas. la muerte. Así.cl . a. Camino Troncal Antiguo 01940.. guirnaldas. Los temas de algunas de sus fábulas así lo evidencian: el respeto por las normas clásicas del arte. C. Lírica Bucólica. ésta retoza en una idílica Naturaleza. flores. la soledad. una pastora. 32-2569685 www. Sin embargo. Dentro de este poeta se pueden reconocer dos aspectos: una poesía lírica bucólica. enseña al oso una gran verdad: “si el sabio no aprueba. La sola presencia de los títulos de los poemas nos entrega la imagen bucólica: El consejo del Amor. a medida que transcurría el tiempo. al goce de los sentidos. fuentecillas. y una poesía filosófica. Juan Meléndez Valdés. La Poesía La poesía lírica neoclásica se caracteriza por el tema bucólico de idealizados pastores que cantan las gracias de su amada. Una naturaleza estilizada de arroyos. el placer sensorial es superado por las preocupaciones del poeta y las ideas filantrópicas de la Ilustración. Por ello. Ahora el hablante proyecta en ella sus melancólicos estados anímicos y el paisaje sirve como el marco adecuado para las meditaciones sobre la vida. aparece el hombre humanitario y sensible que llora el infortunio de la soledad. Entre sus fábulas más famosas destacan: El buey y la cigarra. Fono: 32-2569562.Colegio Aconcagua Departamento de Lenguaje finalidad exclusivamente literaria. Este nuevo espíritu hace que la Naturaleza sea interpretada desde otra perspectiva. b.colegioaconcagua. el desengaño el transcurso del tiempo. el poeta canta a la sensualidad de la vida. esta poesía. mientras. la imitación de las grandes figuras de la antigüedad. se anunciaba el nuevo rumbo en la literatura: las ideas románticas. Lírica filosófica. El oso. El lunarcito.sentimental. del dolor y del engaño.