You are on page 1of 5

LA CARA OSCURA DE LOS AGROCOMBUSTIBLES. TODO, MENOS ECOLÓGICOS.

SE DICE QUE: Pero EN REALIDAD
Los biocombustibles son “más ecológicos” que Los afectados rechazan esta denominación, con la explicación de que difícilmente un los combustibles fósiles producto tan destructivo puede denominarse con el prefijo “bio-“ que es sinónimo de vida y sugiere una connotación “verde” o ecológica. Por eso, es preferible el nombre agrocombustibles, más neutro en este sentido. Los agrocombustibles no son responsables del Es verdad, que en el mundo hay millones de hambrientos, pero este número ha hambre en el mundo aumentado en 100 millones desde que empezó la promoción de los agrocombustibles. Existen numerosas evidencias, como el incremento del precio de los alimentos a nivel mundial. Están aumentando los precios de las commodities agrícolas, afectando a los compradores más pobres, a quienes se dificulta el acceso a alimentos básicos. Los agrocombustibles no contribuyen al Un informe (secreto) del Banco Mundial, dice que la producción de los incremento de los precios a nivel mundial agrocombustibles es responsable del 75% del aumento de los precios de los alimentos. (según el US gob., menos del 3%) (fertilizantes y aumentos del costo de la energía, responsables solo 15% del incremento de los precios) Las causas del incremento de los precios pueden ser - directas: al aumentar por ejemplo la demanda o al cambiar los patrones de consumo - o indirectas: al ser utilizados los cultivos para la producción de combustibles para la exportación, incrementan los precios a nivel local. Tienen potencial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, mitigando los efectos del cambio climático. Tienen potencial para reducir la pobreza Esto no es verdad, ya que para su producción y transporte se demanda energía fósil adicional que anula el ahorro de emisiones de CO2 que pudiera existir. Además, la expansión del agronegocio implica una mayor deforestación y una intensificación de la agricultura, lo que en ambos casos implica un aumento de las emisiones de CO2. La producción de agrocombustibles implica modelos de producción a gran escala, monocultivos extensivos que desplazan a los pequeños productores, anulando los beneficios del desarrollo sustentable. Las ganancias son para grandes empresas que manejan el agronegocio. La producción a gran escala tiene poco impacto sobre el empleo rural. Los pequeños productores no participan en la cadena de valor. Los pequeños campesinos acaban endeudándose y perdiendo sus tierras.

Promueven el desarrollo rural en los países del Sur.

Para tecnologizar el campo para la producción industrial de los diferentes monocultivos, se necesita mucho capital que los campesinos no tienen. La expansión de la frontera agrícola agrava los problemas de falta de suelo en muchas zonas, afectando a comunidades campesinas, indígenas y afro que dependen de sus recursos forestales o de otros ecosistemas para su supervivencia y que además, no se benefician de la producción o comercio de los agrocombustibles. Además, las ganancias de exportación de las commodities se concentran en las grandes compañías que controlan el sector, y los productores reciben cada vez menos.

Aumentan empleo agrícola y los medios de vida, se generan más y mejores trabajos.

La demanda de empleo se dirige a los trabajadores menos calificados y más pobres. La expansión de los cultivos energéticos está agravando malas prácticas laborales, con pésimas condiciones de trabajo, impactos serios sobre la salud y seguridad de los trabajadores, con trabajo infantil y trabajo forzado involucrado. Se han denunciado incluso casos de esclavitud asociados a la producción de la caña. Además, la seguridad alimentaria se ve amenazada por la expansión de la frontera agrícola, la subida de precios directa de las commodities que además provoca la subida de los precios de otros alimentos. Pueden complementar la economía familiar La producción de agrocombustibles tiene lugar de manera industrial, y se encuentra en /Tienen potencial para reactivar el campo manos de grandes empresas. La materia prima procede de enormes monocultivos que no pertenecen a ningún pequeño campesino o familia, sino a terratenientes locales, grandes empresas nacionales o transnacionales. Pueden producirse sosteniblemente Es el “mito de las tierras marginales”: Las tierras llamadas “baldías” pertenecen a las cultivándolos por ejemplo en tierras “baldías” o comunidades locales, quienes viven y obtienen en ellas recursos para su supervencia, “marginales” y en áreas degradadas, pudiendo de acuerdo a sus modos de vida. Convertir estas tierras en monocultivos para la aprovecharse así espacios no utilizados. producción de agroenergía significa desplazar a dichas comunidades. Casi no existen tierras “baldias” que no sean habitadas y/o utilizadas por nadie. Se habla de estas tierras como disponibles, porque el aprovechamiento que de las mismas hacen estas comunidades campesinas, indígenas, de pastores, etc se desprecia y no se le otorga valor desde el punto de vista macroeconómico, lugar desde el que no se ve como un problema acabar literalmente con estos modos de vida tradicional. Se dice que son fuentes de energía ecológica o Lo que buscan los países industrializados es aumentar la seguridad energética renovable. sustituyendo parcialmente y en aumento gradual la dependencia del petróleo y ahorrar divisas al reducir las importaciones de petróleo, cuyos precios están al alza por la escasez. El hecho de denominarlos ecológicos o renovables es falso, ya que su costo

El uso de vastas extensiones de tierras para la producción de agrocombustibles (y con ello la presión sobre los ecosistemas naturales) se reducirá en el futuro, con el desarrollo de los agrocombustibles de segunda generación (lignocelulósicos, elaborados a base de madera de árboles) Potencialmente, en el futuro la Unión Europea podrá autoabastecerse dentro de sus fronteras de la materia prima

para la ecología es enorme, y su renovabilidad es muy relativa: son renovables porque el cultivo da una y otra cosecha, año tras años, pero el suelo por ejemplo es un recurso finito si la producción se hace con este nivel de uso de agroquímicos y pesticidas. Se abusa de estos conceptos queriendo transmitir una imagen amigable del modo de producción de este tipo de energía, pero no se contemplan ni aspectos sociales relevantes ni violaciones de derechos humanos. Los agrocombustibles de segunda generación se encuentran en fase de experimentación, y a día de hoy no están siendo utilizando. Además, la producción de celulosa para la industria papelera, ofrece problemas igual de graves sobre ecosistemas y población local, por lo que un aumento de su uso para la industria de agrocombustibles sólo podrá significar más destrucción en los países del Sur. La experimentación se está realizando con árboles transgénicos, algas... Pero en las condiciones actuales de desarrollo tecnológico, la Unión Europea ni Japón o los EEUU poseen superficies cultivables suficientes para cumplir con las demandas de agrocombustibles que su legislación actual establece de manera obligatoria. Las metas que se han establecido son muy ambiciosas. El producto o la materia prima debe ser importada de los países del Sur. Ni siquiera en muchos de los países actualmente productores, los países del Sur, la disponibilidad de tierras agrícolas es tan espléndida como se piensa, y las superficies cultivables se están ganando a costa de valiosos ecosistemas que sirven de espacio vital y sustento a pobladores originarios y a numerosas especies animales y vegetales, muchas de ellas en peligro de extinción. Este hecho amenaza además a poblaciones locales, culturas y patrimonio. Ningun monocultivo sanea ni la tierra ni las cuencas de agua. Sólo el uso desmedido de agroquímicos ya es argumento suficiente. Pero no debemos dejar de mencionar que para muchos monocultios se arrasa con los ecosistemas naturales o los sistemas productivos tradicionales que previamente había en los lugares que se están implementando. Sólo las empresas se benefician de la expansión de los monocultivos industriales. La

Otros argumentos: Significan inversión para el saneamiento de las tierras y las cuencas Reconversión productiva con proyectos

innovadores que promueven viabilidad económica Producidos de modo sostenible, no afectan a la biodiversidad y a los recursos agua y suelo

población local sale siempre perdiendo. Los sistemas propuestos existentes en la actualidad, que están discutiendo los modos posibles de certificación de productos agrícolas, están proponiendo sistemas basados en estándares voluntarios en los que se basaría el sistema de certificación. Esto significa que las propias compañías privadas, con intereses económicos en la producción agrícola destinada para agrocombustibles controlan el establecimiento de los requisitos de sostenibilidad y cuáles serán las fuentes de materia prima agroenergética que cuentan como sostenibles y por lo tanto pueden ser importadas para cumplir con los objetivos de agroenergía de la UE. El que las empresas tengan intereses económicos y se auto-impongan métodos de control es incompatible. Desde las organizaciones ecologistas existen ya muchas críticas a estos sistemas de certificación.

Conclusión: los agrocombustibles crean muchos más problemas sociales y medioambientales que los que resuelven. Estos problemas van desde la destrucción de ecosistemas naturales, (como p.ej. la selva amazónica, la mata atlántica y el cerrado brasileños, las selvas indonesias, malasias), incrementan las emisiones de gases de efecto invernadero, demandan extensiones de tierras muchísimo más extensas que las disponibles, amenazan a la seguridad y a la soberanía alimentaria, crean más pobreza y hambre, degradan los suelos, reducen la biodiversidad y aceleran el consumo de los recursos naturales. Los impactos de la expansión de los agrocombustibles no debenser analizados como una amenaza futura, sino que ya están teniendo lugar en muchas regiones de muchos países de Asia, Latinoamérica y Africa. Qué puedes hacer tú: mantenerte bien informado, interesarte por la procedencia de la materia prima de la energía renovable que consumes, rechazarla, abogar por políticas de eficiencia y ahorro energético en tu ciudad o localidad, difundir estas informaciones, solidarizarte con las comunidades alrededor del mundo que están siendo afectadas por las graves consecuencias del consumo desmedido de los países industrializados, mantener viva la capacidad de crítica y reacción ante la injusticia. Desde Salva la Selva organizamos semanalmente ciberacciones de protesta. Muchas de estas acciones denuncian la expansión de monocultivos a gran escala para la expansión de los agrocombustibles. Mantente informado a través de nuestra página web: http://www.salvalaselva.org http://http://www.facebook.com/salvalaselva http://www.stop-agrocombustibles.nireblog.com