“Primera Elegía de Duino” (Rainer Maria Rilke) ¿Quién me oiría entre la jerarquía de los ángeles, si yo gritara?

Y supuesto que alguno me tomase de pronto sobre su corazón: perecería yo por su existencia más fuerte. Pues lo bello no es más que el primer eslabón de lo terrible, que aún soportamos, y así lo admiramos, porque impasiblemente rehusa destruirnos. Todo ángel es terrible. Y así me contengo, pues, y ahogo el llamado seductor de un obscuro sollozo. ¡Ah! ¿Y a quién nos es posible recurrir? No a los ángeles, no a los hombres, y los animales sagaces perciben que no estamos muy ciertos de la explicación que damos al mundo. Nos queda, quizás, en la pendiente, algún árbol para mirar cada día; nos quedan la senda del ayer y la fidelidad mimada de un hábito, que se placía en nosotros, nos queda y no parte ya más. Oh, y la noche, la noche, cuando el viento saturado de espacios del mundo nos roe la cara, ¿para quién no seguiría siendo ella, la deseada, la dulcemente engañosa, que frente al desolado corazón surge penosamente? ¿Es ella más ligera a los amantes? ¡Ah! Ellos ocultan uno a otros su suerte. ¿No lo sabes aún? Arroja de tus brazos el vacío hacia los espacios que respiramos; quizás los pájaros sientan el aire más vasto en un vuelo más íntimo. Sí, es verdad, las primaveras necesitaban de ti. Muchas Estrellas Esperaban que pudieras sentirlas. Y se alzaba,

cuando los grandes y extraños pensamientos en ti entran y salen y a menudo se quedan por la noche). Mas. A aquellas que casi envidias. Pero a las amantes la naturaleza extenuada las toma de nuevo en sí misma. ¿tú la dominabas? ¿No estabas siempre acaso Distraído por la espera como si todo te anunciase una amada? (Do quieres albergarla. amando. junto a la abierta ventana Se entregaba un violín. como antes sólo Los santos escuchaban: de modo que el inmenso llamado Los alzaba del suelo. para que alguna niña. sienta el ejemplo acrecentado de esta amante. de modo que yo llegara a ver como ella? ¿Estos muy viejos dolores no se harán finalmente más fecundos? ¿ No es tiempo que nosotros. canta a los amantes.Acercándose. Escucha. una ola en el pasado. a quién el amado escapó. ¿Has recordado bastante a Gaspara Stampa. Pero si sientes nostalgia. para ser concentrada en el salto. a las abandonadas. Voces. que su misma caída No es más que un pretexto para existir: su postrer Nacimiento. nos libertemos de lo amando y temblado triunfemos: como la flecha que resiste la cuerda. Todo esto era misión. mas. más que ella misma? Permanencia no hay en parte ninguna. Piensa que el héroe no deja de serlo. voces. que tú hallaste más amorosas que las apaciguadas. o Cuando pasabas. muy lejos Está de ser inmortal su célebre sentimiento. corazón. de rodillas . como si no tuviera dos veces las fuerzas para lograr esta obra. Canta siempre de nuevo la alabanza inaccesible.

revolotear libremente En el espacio. No que con mucho pudieras de Dios la voz soportar. sin prestar atención: Así escuchaban. fueron promesas . No ejercer más los usos apenas aprendidos. Extraño.Seguían. el mensaje incesante que se forma de silencio. y hasta el propio nombre Abandonar como un juguete trizado. Y hay tanto que suplir para sentir lentamente Un poco de eternidad. Cierto. Ver lo que estaba atado. Un susurro ahora sube de aquellos jóvenes muertos. Lo que se era en las manos infinitamente medrosas No ser ya más. que a veces un poco entorpece A los espíritus en la pureza de su movimiento. no desear los deseos ya más. Estar muerto es penoso. Los ángeles (se dice) a menudo no sabrían Si están entre los vivos o los muertos. a ti. es extraño no habitar más la tierra. Como hace poco la placa en Santa María Formosa. imposibles. No dar a las rosas y a otras cosas que El significado del humano futuro. ¿Donde siempre entrabas a las Iglesias de Roma y de Nápoles Su destino no hablaba par ti un lenguaje apacible? O bien te imponía una inscripción su grandeza. ¿Qué me quieren decir? Dulcemente debo desprender la Apariencia De injusticia. La eterna corriente A todas las edades arrastra consigo A través de ambos reinos y sus voces dominan en ellos. Extraño. Pero los vivos cometen Todos la falta de hacer distinciones muy fuertes. Pero escucha el soplo.

pues. nosotros. consuela y ayuda? (Trad. y ahogo el llamado seductor de un obscuro sollozo. Del pecho maternal. ya no han menester de nosotros. en el espacio aterrado. Y así me contengo. que entonces. ¡Ah! ¿Y a quién nos es posible recurrir? No a los ángeles. Mas. al cual un joven casi divino de pronto escapó para siempre. y así lo admiramos. nosotros para quienes del duelo Nace a menudo un progreso feliz: ¿sin ellos podríamos ser? ¿Es una vana leyenda creer que otro tiempo por llorar la muerte de Linos la primera música osó penetrar la inerte materia. Al crecer. Pues lo bello no es más que el primer eslabón de lo terrible. como uno se desprende. que tan grandes Misterios Necesitamos. Todo ángel es terrible. los jóvenes que hicieron el tránsito.: Pino Saavedra) “Primera Elegía de Duino” (Rainer Maria Rilke) ¿Quién me oiría entre la jerarquía de los ángeles. si yo gritara? Y supuesto que alguno me tomase de pronto sobre su corazón: perecería yo por su existencia más fuerte.Por último. y los animales sagaces perciben . Ellos. no a los hombres. que aún soportamos. Lo terrestre se olvida suavemente. el vacío entró en esta vibración que ahora nos arrastra. porque impasiblemente rehusa destruirnos.

en la pendiente. que tú hallaste más amorosas que las apaciguadas. cuando el viento saturado de espacios del mundo nos roe la cara. las primaveras necesitaban de ti. ¿para quién no seguiría siendo ella. la deseada. ¿tú la dominabas? ¿No estabas siempre acaso Distraído por la espera como si todo te anunciase una amada? (Do quieres albergarla. cuando los grandes y extraños pensamientos en ti entran y salen y a menudo se quedan por la noche). es verdad. que se placía en nosotros.que no estamos muy ciertos de la explicación que damos al mundo. A aquellas que casi envidias. Nos queda. Mas. a las abandonadas. nos queda y no parte ya más. nos quedan la senda del ayer y la fidelidad mimada de un hábito. algún árbol para mirar cada día. muy lejos Está de ser inmortal su célebre sentimiento. o Cuando pasabas. Y se alzaba. Muchas Estrellas Esperaban que pudieras sentirlas. Pero si sientes nostalgia. Canta siempre de nuevo la alabanza inaccesible. junto a la abierta ventana Se entregaba un violín. quizás los pájaros sientan el aire más vasto en un vuelo más íntimo. canta a los amantes. Acercándose. . la noche. quizás. Oh. ¿No lo sabes aún? Arroja de tus brazos el vacío hacia los espacios que respiramos. y la noche. Todo esto era misión. una ola en el pasado. Sí. la dulcemente engañosa. que frente al desolado corazón surge penosamente? ¿Es ella más ligera a los amantes? ¡Ah! Ellos ocultan uno a otros su suerte.

como si no tuviera dos veces las fuerzas para lograr esta obra. amando. el mensaje incesante que se forma de silencio. sin prestar atención: Así escuchaban. sienta el ejemplo acrecentado de esta amante. Pero escucha el soplo. imposibles. voces. que su misma caída No es más que un pretexto para existir: su postrer Nacimiento. que a veces un poco entorpece . Un susurro ahora sube de aquellos jóvenes muertos. mas. a ti. Voces. Como hace poco la placa en Santa María Formosa.Piensa que el héroe no deja de serlo. para que alguna niña. ¿Has recordado bastante a Gaspara Stampa. para ser concentrada en el salto. como antes sólo Los santos escuchaban: de modo que el inmenso llamado Los alzaba del suelo. No que con mucho pudieras de Dios la voz soportar. nos libertemos de lo amando y temblado triunfemos: como la flecha que resiste la cuerda. corazón. más que ella misma? Permanencia no hay en parte ninguna. ¿Qué me quieren decir? Dulcemente debo desprender la Apariencia De injusticia. de rodillas Seguían. Escucha. a quién el amado escapó. ¿Donde siempre entrabas a las Iglesias de Roma y de Nápoles Su destino no hablaba par ti un lenguaje apacible? O bien te imponía una inscripción su grandeza. de modo que yo llegara a ver como ella? ¿Estos muy viejos dolores no se harán finalmente más fecundos? ¿ No es tiempo que nosotros. Pero a las amantes la naturaleza extenuada las toma de nuevo en sí misma.

nosotros. es extraño no habitar más la tierra. Y hay tanto que suplir para sentir lentamente Un poco de eternidad. que tan grandes Misterios Necesitamos. Al crecer. revolotear libremente En el espacio. Ver lo que estaba atado. ya no han menester de nosotros. al cual un joven fueron promesas . los jóvenes que hicieron el tránsito. Lo que se era en las manos infinitamente medrosas No ser ya más. Los ángeles (se dice) a menudo no sabrían Si están entre los vivos o los muertos. Extraño. Pero los vivos cometen Todos la falta de hacer distinciones muy fuertes. Extraño. que entonces. Cierto. Lo terrestre se olvida suavemente. La eterna corriente A todas las edades arrastra consigo A través de ambos reinos y sus voces dominan en ellos. como uno se desprende. Del pecho maternal. Ellos. No dar a las rosas y a otras cosas que El significado del humano futuro. nosotros para quienes del duelo Nace a menudo un progreso feliz: ¿sin ellos podríamos ser? ¿Es una vana leyenda creer que otro tiempo por llorar la muerte de Linos la primera música osó penetrar la inerte materia.A los espíritus en la pureza de su movimiento. No ejercer más los usos apenas aprendidos. Por último. en el espacio aterrado. no desear los deseos ya más. Estar muerto es penoso. y hasta el propio nombre Abandonar como un juguete trizado. Mas.

: Pino Saavedra) . consuela y ayuda? (Trad. el vacío entró en esta vibración que ahora nos arrastra.casi divino de pronto escapó para siempre.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful