FRANZ HINKELAMMERT: ³EL NIHILISMO AL DESNUDO´. -Miguel Ángel Pardo B.

-

La obra del alemán Franz Hinkelammert, El Nihilismo al Desnudo1, al que pertenece el apartado ³Asesinato es suicidio: cortar la rama del árbol caído´, del que es motivo el presente informe, debe ser entendida desde la particular vida del autor, enmarcada desde su nacimiento por el ascenso y triunfo del Nacionalsocialismo alemán, del que como niño y más tarde como adulto, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial para Alemania, pudo hacerse una imagen particular de los sistemas fascistas y totalitarios, desde donde surge su recelo por el suicida heroísmo del nihilismo nietzscheano, propio del régimen nazi, que emula, a razón del autor, la ópera de Richard Wagner, ³La Marcha de los Nibelungos´. ³La Marcha de los Nibelungos´, relata la historia de un líder y su tropa que marchan desde el río Rin a la corte del Rey Atila, ello a pesar de los nefastos vaticinios que pesan sobre su empresa, y que señalan la muerte de toda la tropa, aún así, se aventuran con ³heroísmo´ desafiante al suicidio, desatendiendo las advertencias que indican el fracaso de la empresa. Hinkelammert recurre a la obra de Wagner, muy usada hacia el fin del régimen nazi, a razón de contrastarla con los fundamentos de la ideología de la globalización, que no escatima en torturarlo todo, («) la naturaleza, las relaciones humanas, la democracia y el ser humano mismo. Es el cálculo de utilidad (interés propio) el que rige y está al acecho para destruirlo todo"2. Este, sería el suicidio colectivo al que se refería Hinkelammert, y que amenaza con comprometer la vida humana de no mediar una ética capaz de responsabilizar al hombre con el hombre y con su medio natural. La Globalización es, a juicio del autor, un proceso histórico que encontraría sus inicios a comienzos del siglo XV, cuando Cristóbal Colón amplía en 1492 los límites del mundo hasta entonces conocido, confirmando de paso la teoría copernicana sobre la esfericidad de la Tierra, incorporando nuevos significados y practicas a medida que trepaba
1 Franz Hinkelammert, ³Asesinato es suicidio: cortar la rama del árbol en la cual se está sentado´, En: El Nihilismo al Desnudo (Santiago de Chile: LOM, 2001) 2 Franz Hinkelammert, ³Asesinato es suicidio,´ 164.

1

por los siglos hasta alcanzar nuestro mundo contemporáneo, toda vez que es empujada constantemente por la ampliación del mercado colonial europeo del siglo XVI, el fortalecimiento de la practica capitalista con la doble revolución industrial desde mediados del siglo XVIII, que incrementó el dominio de los imperios europeos sobre el Caribe, África y Asia hasta bien entrada la primera mitad del siglo XX. La competencia industrial europea por el dominio del mercado-mundo, hacia inicios del siglo XX, y que desembocó en la Gran Guerra (1914-1918), demostró una nueva colonización, la del mercado sobre los Estados, y cuan imbricados estaban estos últimos con los intereses empresariales nacionales y transnacionales que defendieron en aquella Guerra Total, que no escatimo en medios para obtener la victoria final y absoluta, pero que resultó en la destrucción generalizada de Europa. Tras la Primera Guerra Mundial, la Crisis Capitalista de 1929 evidenció no sólo la interconexión global de los mercados, sino la extrema dependencia de los países de economías periféricas a los desequilibrios producidos en las economías de los países potencia o industrializados, y las dramáticas repercusiones de sus efectos en las condiciones de vida en los países monoexportadores como los latinoamericanos. No mucho más lejos, la Segunda Gran Guerra (1939-1945), caracterizada por la búsqueda por el dominio hegemónico del mundo -por ideologías totalitarias de corte fascista-, transformó la dinámica de los procesos industriales del mundo civil, en industrias de guerra y muerte, cuya escalada productiva concluyó en la elaboración y detonación de la bomba nuclear en Hiroshima y Nagasaki, lo que marcó el fin de la guerra, pero que dio inicio, a lo largo de toda la Guerra Fría (1945-1989), a un periodo de la historia marcado por la amenaza atómica permanente, que supuso un holocausto nuclear de alcance global e inminente, que condicionó la existencia de la especie humana. Si bien la amenaza de la Guerra Nuclear nunca llego a ser realidad, esta implicó el más alto riesgo hasta entonces conocido para la sobrevivencia de la humanidad. Hinkelammert argumenta que es en este momento, cuando la amenaza atómica deja de ser monopolizada por EE.UU., extendiendo la posesión de la energía nuclear a otros países, la humanidad debía ser sincera al confesar que si quería seguir viviendo, debía hacerse 2

responsable de su tierra, apareciendo asimismo como una obligación ética y como condición de posibilidad para futuras generaciones. La exigencia ética y la condición de posibilidad de la vida se unieron en una única exigencia. Lo útil y lo ético se unieron, no obstante toda una tradición positivista que por mucho tiempo las había separado3. Tras la advertencia que supuso el empleo de armas nucleares para la vida terrestre, aparecieron otras nuevas como: los límites del crecimiento económico; la amenaza del mercado y sus repercusiones en la acción humana cotidiana (empresa, Estado, y el quehacer individual); los límites del crecimiento de la población; y la biotecnología, que pone en discusión las fronteras entre el desarrollo del conocimiento y su aplicación. La crítica y el cuestionamiento se dirigen ahora tanto al cálculo de utilidad (interés propio) y la maximización de las ganancias en los mercados, como al método científico. Para Hinkelammmert, tanto la crítica como el cuestionamiento se convirtieron en condición de posibilidad de la propia vida humana, y también en exigencia ética. Se unen nuevamente la experiencia entre lo ético y lo útil. Es en este momento que lo ético cobra especial atención teórica para Hinkelambert, pues reconoce a la globalización como un proceso histórico -por ende real-, y que si bien se basa en la lógica mercantil neoliberal y en la ciencia empírica, no se reduce a ellas, sino que se configura desde y en la racionalidad instrumental, que comprende y genera conocimientos en base a abstracciones o reducciones de la realidad, y por ende, sujeta constantemente a ser calculada tanto en medios y fines a modo de lograr eficiencia. Es el afán de lucro quien moviliza las fuerzas capitalistas hacia la ampliación continua del mercado, maximizando las ganancias como producto de juicios racionales enfocados hacia la eficiencia, es decir, usando la lógica de la racionalidad medio-fin, entendiendo por medios y fines como elementos de una acción calculable y calculada, que se transforma en práctica sistemática de las actividades económicas basadas en la libre concurrencia, pero que más tarde, unida a la ciencia empírica y su método, se institucionaliza en todas las dimensiones de la vida humana y por ende, no resiste ni precisa
3

Franz Hinkelammert, ³Asesinato es suicidio,´ 153.

3

de cuestionamiento a su lógica: la racionalidad instrumental, paradigma de la civilización occidental y base del progreso sin límites. La institucionalización de la racionalidad instrumental en todas las dimensiones de la vida humana -entendida como globalización-, es evidenciada por Hinkelammert como peligrosa, pues ha permitido la conformación de un poder económico mundial no sometido al control público, que socava los principios la democracia consolidando modelos institucionales que, bajo fachadas formalmente democráticas, tienen cada vez más profundos contenidos autoritarios4. Dichos riesgos de la globalización deben ser asumidos, según el autor, por una ética de la responsabilidad - muy distinta a la weberiana5-, entendida como una postura crítica referida a la destrucción ambiental, social y humana que conllevan los proceso de globalización y modernización neoliberal, comprometiendo por tanto la racionalidad reproductiva del ser humano. Y una ética del bien común, contraria a la experiencia de las relaciones mercantiles totalizantes, que distorsionan la vida humana y por ende violan, el bien común, surgiendo en tal sentido exigencias de la ciudadanía relacionada con dichas distorsiones a través de la resistencia, la intervención y la interpelación6. Para Franz Hinkelammert, la ausencia de resistencia, como mecanismo interruptor y rectificador del sistema, llevaría al totalitarismo global de mercado, y por ende, a la imagen de legitimación absoluta de la racionalidad instrumental, y de principios como la hipercompetencia, la exclusión y marginación, la destrucción del medio ambiente, el individualismo, la perdida de cohesión social, el desinterés por lo público, etc. Todas estas amenazas, a juicio del autor, movilizan a los seres humanos a tomar una decisión, sea de responsabilidad, de cínismo, o dirigida hacia el suicidio colectivo. La necesidad de tomar una decisión que comprometa a los individuos hacia la acción colectiva se hace perentoria toda vez que se evidencian claros síntomas en la
Gustavo David Silnik, Racionalidad, utopía y modernidad El pensamiento crítico de Franz Hinkelammert: Homenaje en sus 75 años. Polis [online]. 2008, vol.7, n.20 [citado 2011-09-28], pp. 351-353. Disponible en: http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-65682008000100021&lng=es&nrm=iso ISSN 0718-6568. doi: 10.4067/S0718-65682008000100021. 5 Para Weber, la ética de la responsabilidad se pregunta por las consecuencias de sus acciones. Su acción, es una acción racional calculada con arreglo a fines, siendo propia de la sociedad y el político. No obstante, para Hinkelammert, la ética de la responsabilidad weberiana es una falsa e irresponsable ética. Ver. Franz Hinkelammert, ³Asesinato es suicidio,´, 158. 6 Cfr. Franz Hinkelammert, ³Asesinato es suicidio,´ 176.
4

4

actualidad, como lo es la contradicción entre democracia liberal y capitalismo neoliberal, en donde el sistema económico neoliberal incentiva la concurrencia entre actores económicos e individuos que han tenido inicialmente oportunidades desiguales ±capital económico, cultural, educacional, etc.-, dando como resultado una competencia para muchos desigual e insuficientemente, expulsando del mercado a los menos capaces o competitivos y reproduciendo la desigualdad como circulo vicioso. Lo anterior repercute en el descredito de la democracia como redistribuidora de oportunidades y beneficios, toda vez que se sustenta y avala en un sistema económico que tiende a la concentración de la riqueza, la desigualdad, la exclusión y marginación de los menos acreditados y competentes, sustentando un orden sociopolítico reproductor de élites que se legitiman en base a sus recursos de poder, ya sea por ingreso o por patrimonio. Las contradicciones surgidas de la relación entre democracia y economía neoliberal, ha acentuado el descontento generalizado de la ciudadanía, evidenciado por el aumento de la apatía política, el abstencionismo electoral, la baja participación política a través de los canales institucionalizados ±especialmente los partidos políticos-, el reclamo por más y mejor educación y empleo -especialmente en grupos de jóvenes profesionales-, la desigual distribución del ingreso, etc. Lo anterior supone la existencia no sólo de un malestar colectivo, sino de profundas brechas entre representantes y representados, ricos y pobres, evidencia de la crisis del actual modelo de desarrollo, que de no ser resuelta prevé la deslegitimación de las organizaciones e instituciones políticas y económicas, así como del debilitamiento del Estado y de su capacidad de generación de cohesión social7. En tal sentido, el riesgo de la descomposición social por el abandono ciudadano del espacio público y la reclusión de estos al espacio privado, como parte del proceso de individuación, pone en jaque las posibilidades de respuesta y resistencia como colectivo ante la avasalladora acción del mercado global. En tal sentido, urge la responsable participación de la sociedad civil en el espacio público, reconociendo que, sólo hay bien común cuando nos hallamos con un otro entre otros.

7 La cohesión social según la CEPAL, se define como: "la dialéctica entre mecanismos instituidos de inclusión y exclusión sociales y las respuestas, percepciones y disposiciones de la ciudadanía frente al modo en que estos operan". En: CEPAL, Cohesión social en América Latina. Una revisión de conceptos, marcos de referencia e indicadores (Santiago: CEPAL, 2010), p. 22

5

BIBLIOGRAFÍA

- Hinkelammert, Franz. ³Asesinato es suicidio: cortar la rama del árbol en la cual se está sentado´. En: El Nihilismo al Desnudo. Santiago de Chile: LOM, 2001. - Weber, Max, La ciencia como profesión. Madrid, España: Espasa Calpe, 2001.

Bibliografía electrónica: - CEPAL (2010), Cohesión social en América Latina. Una revisión de conceptos, marcos de referencia e indicadores, Introducción y capitulo 1: Revisión crítica del enfoque de cohesión social de la CEPAL y desafíos para su operacionalización. Santiago, CEPAL, en http://www.cepal.cl/publicaciones/xml/9/42239/LCG2420e.pdf - Silnik, Gustavo David. Racionalidad, utopía y modernidad El pensamiento crítico de Franz Hinkelammert Homenaje en sus 75 años. Polis [online]. 2008, vol.7, n.20 [citado 2011-09-28], pp. 351-353. ISSN 0718-6568. Disponible doi: en: 10.4067/S0718http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S071865682008000100021&lng=es&nrm=iso 65682008000100021.

6

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful