UNID M) V: TE"OENCIA_'i REC!L'\TES 1'1 !.\BANCA MEXIC\'\.

\
. BIBLIOGRAFÍA BÁSICA No. 14
Labro Manjares Armando y Ramírez del Rozo
Héctor. Diez mitos geniales sobre el
FOBAPROA Cuadernos de la AMEP No. 4,
Academia Mexicana de Economía Política
AC-Coord. de Hum. UNAM, Méx. 19997 pp.
467

15-33. •
¿PoR QUÉ EL I'OBAPROA?
Para garantizar los depósitos del sistema bancario,
en 1990 el Gobierno Mexicano creó el Fondo Banca-
rio de Protección al Ahorro, sustituyendo al Fondo de
Apoyo Preventivo a las Instituciones de Banca Múl-
tiple, institución cuyo nombre expresaba con mayor
claridad su misión esencial. A partir de 1994 el
FOBAPROA se convirtió en el insttumento político y
financiero para rescatar de la quiebra a bancos interve-
nidos por manejos ineficientes y/o fraudulentos y para
llevar a cabo un amplio programa de rescate del siste-
ma bancario, cuyo desplome se agudizó en 1995 tras
los efectos devastadores de la crisis económica en el
sistema de circulación y valorización del capital. •
Como parte de la iniciativa de reformas al siste-
ma fmanciero enviada por el Poder Ejecutivo al Con-
greso de la Unión. en marro de 1998, se propone la
desaparición delFOBAPROA a flDCI del presente año,
y la conversión de la deuda, enóneamente definida
como contingente y avalada por el Gobierno Fede-
ral. en deuda pública directa. Se IIOIDCte a considera-
ción del Congreso la creación de dos nuevas entida-
des q u ~ asumirán bajo nuevas bases normativas las
funciones que aquél venía desempeñando: el Fondo
de Garantía de Depósitos (FOGADI!), para asumir el
impacto fmanciero del seguro bmcario, y la Comi-
sión de Recuperación de Bienes (OOREBI) para pro-
ceder a la liquidación de los activos en poder del
FOBAPROA.
La iniciativa propone reformar la ley de deuda
pública a fm de establecer límites al endeudamiento
contingente -interno y externo-- del sector públi-
co, con lo que se pretende evitar que en el futuro se
repitan salvamentos bancarios de la magnitud del ocu-
rrido en los últimos años. Por la trascendencia econó-
mica, social y política de dichas reformas y la nueva
composición política del Congreso, el tema se ha he-
cho público, desencadenando una amplia campa-
ña de desinformación por parte de funcionarios,
personajes y grupos de interés, afectados por la posi-
ble desaprobación de las reformas o por la divulga-
ción de los detalles turbios del proceso de rescate
bancario.
Para aclarar algunos de los aspectos centrales del
debate, analizamos los diez principales mitos ~ i e r ­
tamente no geniales- surgidos de voces oficiales
como consecuencia de la discusión pública de la cri-
sis del FOBAPROA.
l. LA crisis bancaria y. por lo tanto, la mayor inter-
vención gubernamental a través del FOBAPROA,
tiene como origen la crisis económica estallada a
finales de /994.
Se ha justificado la intervención gubernamental en
el sistema bancario y sobre todo, el costo fiscal impli-
cado por las acciones de rescate a través del FOBAPROA
y de mecanismos como el Programa de Capitaliza-
ción Temporal (PROCARTE), el Programa de Reestruc-
turación de Pasivos en UDIS, el Programa de Capitali-
zación con compra de cartera, el Programa de Apoyo
a Deudores de la Banca (ADE), entre otros, como re-
sultado de los "errores de diciembre" de 1994 y de la
crisis de 1995.
~
f
~
8
~
z
~
1)1
~
8
i
-<
i
i
Se señala que los problemas de liquidez y sol-
vencia de los bancos se gestaron como producto de
1a devaluación del peso, del resurgimiento del proa:so
inflacionario, del alza en las tasas de interés y de la
drástica caída en la demanda interna en 1995. Tal ar-
gumentación es inexacta, o en todo caso, menguada.
Si bien es cierto que los problemas asociados a la
crisis agravaron los problemas del sistema bancario,
se pretende omitir, y por tanto eludir,la responsabili- •
dad gubernamental en el controvertido proceso de
privatización bancaria y en la regulación y supervi-
sión de los intennediarios durante la administración
salinista, problemas clamnente visibles antes del
estallamiento de la crisis. Baste señalar la venta de
las instituciones a empresarios de nula experiencia
en la actividad o de dudosa reputación para la presta-
ción del servicio público de banca y crédito.
Debido a las prácticas del naciente grupo de ban-
queros auspiciados por el gobierno salinista, -la ma-
yoría formados o afectos al negocio bursátil- desde
comienzos de 1994, y aun antes, eran evidentes cuatro
problemas principales en la operación del sistema ban-
cario: la tendencia ascendente de la cartera vencida, el
agravamiento de los problemas de capitalización de
los bancos, su elevado endeudamiento externo, y la
presencia de prácticas irregulares por parte de los nue-
vos -y viejos- banqueros. Como resultado de los
elevados márgenes de taSas de sin control por
la disfunción de la Comisión Nacional Bancaria, la
cartera vencida registraba una tendencia creciente, nmJ.
tiplicándose por más de tres y medio al pasar de 2%
en 1990 a 7.3% de la cartera total en 1994. Entre los
diciembres de 1992 y de 1994 la cartera considerada
"irrecuperable" por la banca comercial se duplicó de
3 mil 265 millones a 7 mil 138 millones de pesos.
1
Entre 1991 y 1994 el coeficiente de cartera venci-
da menos provisiones entre capital contable, que mide
la fragilidad de los bancos para asumir sus compromi-
sos con los ahorradores, se incrementó de 22.6 a 66%,
para alcanzar un nivel máximo de 97% en 1995.
2
Al permitir el crecimiento incontrolado de lacar-
tera vencida, por la CNB V, sin contar los bancos con
adecuados ni veles de reservas, se comenzaron a re-
gistrar problemas de capitalización de manera que,
hacia finales de 1994, el índice de capitalización de
los bancos comerciales alcanzaba, en promedio,
9.6%, disminuyendo a un nivel mínimo de 8% en
febrero de 1995, similar al que ya se tenía en 1991.
Nueve de los 18 bancos comerciales privatizados,
además del Banco Obrero, presentaban un capital por
debajo del mínimo requerido por la regulación mexi-
cana y los estándares internacionales.
3
En tercer término, ante el relajamiento de la regu-
lación bancaria, el apresuramiento en la globaliza-
ción financiera y el acelerado proceso de sobreva-
luación cambiaría, los bancos privatizados acudieron
en forma creciente a la contratación de créditos exter-
nos, de manera que en sólo cuatro años, la deuda exter-
na bancaria se duplicó, pasando de 12 mil200 millo-
nes de dólares en 1990,a25 mil lOO millones en 1994.
4
En cuarto lugar, corno cada vez resulta más cla-
ro. desde 1994, las autoridades financieras disponían
de información sobre un grupo de bancos "que ve-
nían operando con graves problemas no revelados
en su información financiera y, en algunos casos, con
administraciones que actuaban al margen de la regu-
lación y las sanas prácticas bancarias".'
j
o
.-o:
i
i
ill
!;

i
...
$
No fue, pues, la crisis, sino la naturaleza misma
de la privatización bancaria y las limitaciones de la
regulación fmanciera, el origen de las disfunciones y
desviaciones del FOBAPROA.
2. El manejo gubernamental para enfrentar la crisis
bancaria estuvo apegado a criterios de legalidad
y transparencia.
para justificar las reformas a la legislación fmancic-
ra y justificar la socialización del rescate bancario,
las autoridades fmancieras señalan que el manejo
gubernamental para enfrentar la crisis bancaria en
todo momento estuvo apegado a criterios de legali-
d;u:i y tranSparencia. •
La crisis bancaria pu.so en evidencia las insufi-
ciencias del marco normativo y regulatorio diseñado
por el Gobierno mexicano para enfrentar y encauzar
la liberalización financiera que, al igual que la aper-
tura externa, terminó por rebasar las previsiones y el
control gubernamental. En la crisis del sistema ban-
cario influyó no sólo la crisis per se, sino en casos
diversos la grave improvisación en el manejo finan-
ciero, y la complicidad de autoridades fmancieras con
banqueros que propiciaron el manejo abusivo e irres-
ponsable de entidades que la ley tipifica de servicio
público.
Diversos controles y acciones preventivas y
correctivas que ahora se pretenden introducir median-
te la iniciativa gubernamental de reformas a la legis-
lación fmanciera pudieron y debieron aplicarse con
oportunidad. En cualquier caso existen elementos
para el fmanciamiento de responsabilidades a diver-
sas autoridades fmancieras, en tanto es evidente la
existencia de un grave y doloroso perjuicio al erario.
Se aducen violaciones a los artículos 122 de la Ley
de Instituciones de Crédito y 347 y 352 de la Ley de
Instituciones Auxiliares de Crédito, que sugie-
ren ilegalidad y corrupción en las operaciones.
6
Por sí misma, la iniciativa de reformas a la legisla-
ción fmanciera significa el reconocimiento oficial de
diversas fallas, lagunas y omisiones de la nonnati-
vidad financiera y de la autoridad responsable de su
diseño y aplicación.
3. La propuesta oficial para el manejo de la crisis
bancaria, a través del rescate del FOBAPROA es la
mejor alternativa posible.
Ante la magnitud de la crisis bancaria, se planteaban
tres principales vertientes de acción:
a) Permitir que los bancos comerciales del país en-
traran en situaciones de quiebra. Si bien tal curso
de acción sería congruente con la muy pregonada
doctrina del libre mercado, resulta políticamente
inconveniente para los grupos económicos en el
poder, que no vacilan en justificar la intervención
estatal cuando las fuerzas del mercado se les re-
vierten amenazando su hegemonía y, sobre todo,
la integridad de sus capitales.
b) Que el gobierno interviniera y asumiera plenamen-
te la operación de los bancos en quiebra, respal-
dando las obligaciones frente a los ahorradores y
los derechos de cobro ante Jos deudores, lo que de
suyo implicaría estatizar de nueva cuenta el siste-
ma bancario. Tal situación permitiría que bajo nue-
v a ~ y mejores condiciones políticas, económicas
y legales se emprendiera la reprivatización de la
banca privada o su manejo mediante un sistema
mixto de la propiedad bancaria.
Tal alternativa, viable económica y políticamen-
te, fue descartada por su abierta confrontación con
...
~
;:
o
ª
~
g
8
"'
;;;
):
!l!
~
B
1
"'
1
i
los principios de la política neoh'beral en boga, y
por el temor a entrar en conflicto con lot 1nten:aea
estadunidenses en México, que podría OO.c.,UW
el proceso de integración pactado en el 'IDiado de
Libre Comercio de América del Norle..· ... ·:
e) Se eligió incursionar por una vfa loe nnla• el
rescate de las instituciones en quiebra e iatec•tllld:
dos, así como la garantía del pago de la ..._.lclad
de pasivos incobrables por parte del Goh!ino f&.
deral, eliminando la amenazadequiebradelm..
ma bancario, socializando las p&didas de ••
cos privados a fm de restituir sus condic:lcael de
solvencia y rentabilidad. ,
Al fracasar las acciones de rescate inici•IIIJI!I!fe
adoptadas, se incursionó en una nueva vfa, mú c:Oo-
trovertida y riesgosa. que implica la conveni&ldela
cartera vencida de los bancos garantizlda por el
R>BAPROA en deuda pública.
Como es evidente, siempre hubo eoo-
nómica, social y políticamente viables. La propuesta
oficial es técnicamente limitada en tanto prevalece el
propósito de mitigar las pérdidas para los baooot y
transferir la mayor parte del costo a todos los mexi-
canos, en particular a los seis millones de contribu-
yentes fiscales. De aprobarse en los términos pro-
puestos la inicia ti va presidencial, la obligación de
cada causante en el pago de la deuda pública. me-
diante sus impuestos, se incrementará súbitamente
en 55%, de 165 mi1641 pesos a 2S6 mi1966. •
Entre muchas otras alternativas existentes, por
ejemplo, siempre fue posible abrir un mercado se-
cundario de deuda privada, en el que se pusieran a la
venta, en forma inmediata, aquellos créditos con ma-
yor índice de recuperación y que bien pudieran des-
contarse del saldo global del R>BAPROA, reduciendo
el costo fiscal. También fue posible que los propios
deudores, particularmente pequeños empresarios,
pudieran adquirir sus propias deudas a su valor
real, en el mercado secundario.
La insólita dimensión de la nueva deuda qüe se
pretende cargar a todos los mexicanos, no avala en
lo absoluto el argumento oficial de que la fórmula
empleada para enfrentar la crisis bancaria fue la me-
jor, menos aún, la única posible.
4. LA intervención gube1'71lJ:tnental en la crisis ban-
caria tuvo como fin primordial proteger los dere-
chos y el patrimonio de los ahorradores, y no el
de los bancos.
Desde el inicio de la crisis bancaria, el Gobierno fe-
deral puso en marcha diversas acciones que se justi-
ficaron en razón de la defensa del interés público,
particularmente para proteger el patrimonio de los
depositantes del sistema bancario, así como evitar un
colapso mayor del sistema económico.
Sin embargo, a medida que se han podido cono-
cer los detalles de las operaciones de rescate banca-
rio, queda claro que además de socialmente onerosa,
las propuestas oficiales resultaron técnicamente li-
mitadas, en tanto siempre prevaleció el propósito de
mitigar las pérdidas para los bancos y transferir la
mayor parte del costo a todos los mexicanos, en par-
ticular a los seis millones de contribuyentes fiscales.
Si bien es cierto que el Gobierno intervino en
forma directa algunos bancos en quiebra e inició pro-
cesos judiciales contra ex banqueros que incurrieron
en acciones constitutivas de delitos, dichas acciones
se realizaron de manera selectiva en perjuicio de al-
gunos exbanqueros y en beneficio de otros. Median-
te el programa de compra de cartera por parte del
roBAPROA,las autoridades financieras aceptaron asu-
mir y garantizar pasivos bancarios incobrables, con
exiguos índices de recuperación, o producto de trans-
e:


;<;
i
i
¡¡¡
<;

).'
i
...
::;
acciones irresponsables o fraudulentas sin explorar
alternativas socialmente menos costosas. A•imi•mo,
bien se prevé que la Comisión de RecuperacióG de
Bienes (COREBI) propuesta en la iniciativa del Ejecu--
tivo no logre recuperar ---como es muy probable-
la totalidad de activos objeto de euajenaci611, lllllp&-
didas serán absorbidas por los bancos y el CJc+M mo,
sólo que en proporción a uno, es decir. el Qo.
bierno asumirá "solamente" el 75 por cieato., , ,
Para ponerlo mAs claro, si los actiToa del
FOBAPROA suman almlcdor de 360 mil milkwlea de
oesos y se logra recuperar el es decir, 108 mil
;rullones,los bancos asUIIlirin una pérdida de 63 mil
millones y el erario, es decir, nosotros, 189 mil millo-
nes de pesos. No es ésta la mejor ni la única opci6n.
7
Si bien se cumplió el propósito de salvaguardar
los derechos de los cuentahabientes, las evideoc:ias
del proceso de rescate revelan la escasa voluntad poU-
del Gobierno de transferir a los bancos la pro-
porción del costo de la crisis bancaria que les corres-
ponde.
5. lAs obligaciones del FOBAPROA no constituyen u11
nuevo pasivo para el Gobierno federal, sino sólo
su formalización, al documentarlos de "pasivos
contingentes" garantizados por el Gobierno fe-
deral, a deuda pública directa.
Puede parecer un problema de semántica pero no lo
es. Hasta ahora los pasivos del FUBAPROA ciertamente
tienen su pago garantizado por el Gobierno federal,
pero el acreedor es el banco, y sólo en caso contin·
gente, el Gobierno. En otras palabras, en manos del
FOBAPROA los pasivos expresan solamente la posibi-
lidad de que sean cubiertos por el Gobierno federal
si antes no lo hacen los bancos. Por su parte, en el
caso de que el Gobierno los asuma como deuda pú-
blica directa, la contingencia se constituye en obli-
gación ineludible. Si, como aftrma el gobierno del
Banco de México, el R>BAPROA ya es de Jacto deuda
pública: ¿por qué entonces la presión gubernamental
pata que el Congreso apruebe la iniciativa enviada
por el Ejecutivo? Los pasivos contingentes no gene-
ran intereses y, por definición, son marginales. Éste
no es el caso, por lo cual, lejos de ser un ajuste conta-
ble, se trata de la legalización de un procedimiento
ilegítimo y delictuoso.
De resultar aprobadas por el Congreso de la Unión,
las obligaciones del FUBAPROA sí constituirán un nue-
vo pasivo pata el Gobierno federal, con un costo fis-
cal y social ineludible.
6. El FOBAPROA no implica una carga adicional en
el servicio de la deuda.
Los promotores de la iniciativa gubernamental sos-
tienen que aun cuando los pasivos del FOBAPROA se
conviertan en deuda pública directa. elevando súbi-
tamente el saldo nominal de la deuda interna de 301
mil 400 millones de pesos a 853 mil 600 millones
( 183%) el pago del servicio de la deuda no será gra-
voso ni provocará presiones monetarias en el corto
plazo. Tal argumento es falso. El rescate bancario sí
representa un costo fiscal elevado e inmediato y ge-
nera presiones fiscales y monetarias. La conversión
de la deuda privada en deuda pública, elevará la deu-
da interna de 8.4 a 23.8% del PIB y aumentará la deuda
pública total -interna y externa- de 31.4 a 43.3%
del PIB. Es decir, el peso fiscal de la deuda pública se
incrementará en 15.4% del PIB, y bajo los términos en
que se asumió la cartera vencida de los bancos priva-
dos, el Gobierno pagará un interés equivalente a la

l
ª

,..



lJ!
g
i
5
-:

o
G;
¡;¡

tasa de CETES a 90 días. Esto significa que el costo
anual del servicio de la deuda se incrementad en al
menos 9 mil millones de pesos, equivalentes a 2.5%
del Pm. Ya en el Presupuesto de Egresos de la Federa-
ción para 1998 se ejerce una partida para cubrir "ope-
raciones y programas de saneamiento finaociero",que
asciende a 17 mil millones de pesos. Esta cifra es
equivalente a todo el presupuesto de la Secretaría de
Salud y duplica los recursos del ramo 33 descentrali-
zados a los municipios para infraestructuÍ-a sociaL
1
En suma, los pasivos del FOBAPROA son obliga-
ciones fmancieras que diariamente generan intereses
y que alguien tiene que pagar. La propuesta oficial
establece que sean primero los contribuyentes y
el resto de la sociedad: unos mediante el pago de im-
puestos; los demás mediante menos gasto en obras
sociales y servicios públicos. Técnicamente, co-
rresponde a los bancos con base en sus reservas le-
gales; a los ingresos de la venta de activos; y, en
última instancia al contribuyente, pagar la cuenta,
como lo ha recomendado el propio Banco Mundial
en México.
9
7. La venta de activos por parte de la Comisi6n de
Recuperaci6n de Bienes (COREBI) permitirá redu-
cir significativamente el .<rrvicin de la deuda del
FOBAPROA y, por lo tanto d costo fiscal de rescate
bancario.
De acuerdo con la Secretaria de Hacienda, los acti-
vos en poder del FOBAPROA -derivados de los ban-
cos intervenidos y del programa de capitalización-
ascienden a 360 mil millones de pesos, 84% corres-
ponde a créditos comerciales e industriales; y, de esa
cifra, dos terceras partes son créditos cuyos montos,
en lo individual, superan los 50 millones de pesos. 1o
En el escenario más optimista, las autoridades
fmancieras esperan recuperar el 30% de ese monto,
es decir, solamente 108 mil millones de pesos, ape-
nas una quinta parte del saldo global del RlBAPROA.
Sin embatgo, diversos analistas estiman que la
recuperación será menor, señalando varias razones:
a) Buena parte de la cartera vendida al R:JBAPROA a
través del programa de capitalización tiene índi-
ces de recuperación inferior a 20%, pues los ban-
cos aprovecharon el ofrecimiento gubernamental
para cederle la peor cartera.
b) La baja rentabilidad de una parte de los activos
bancarios documentados en bonos a diez años, que
capitalizan intereses y que a su término segura-
mente volverán a refmanciarse.
e) La deficiente documentación de los créditos en
poder del R:JBAPROA, sin soporte de las garantías,
sin testimonios legales ni expedientes, lo cual im-
pide llevar a cabo el proceso de venta de tales ac-
tivos.
d) La inexperiencia en administración, venta y
valuación de activos bancarios y el bajo desarro-
llo de mercado para este tipo de bienes, que no
solo desembocará en su venta en condiciones des-
ventajosas, sino su adquisición por grupos de ca-
pital extranjero, lo que acentuará las condiciones
oligopólicas y la desnacionalización de la econo-
mía mexicana.
La solución al problema del llOBAPROA no pue-
de reducirse a acciones aisladas, ni unilaterales.
Demanda explorar estrategias pragmáticas y
novedosas, que concilien el menor costo social con
la recuperación del valor de los activos merced a la
~
o
:S
1
i
¡¡¡
S:
á
1
....
;;J
1
recuperación de la solvencia y capacidad de
pago de empresas y familias. Ésta es la única vía
para restituir el valor de los activos y pasivos en
poder del FOBAPROA. Puesto que la venta de acti-
vos permitirá reducir marginalmente el mayor ser-
vicio de la deuda que implican los pasivos del
FOBAPROA, no está por demás advertir, que el Con-
greso de la Unión tiene facultades plenas para exi-
gir una nueva negociación con los banqueros, me-
nos costosa para todos los mexicanos.
8. La conversión de la deuda contingente del
FOBAPROA en Deuda Pública Dirt!cta del Gobier-
no Legal no violenta lo dispuesto en la Constitu-
ción y en la Ley General de Deuda Pública. •
Sin duda éste es uno de los puntos cruciales de la dis-
cusión sobre la iniciativa del Ejecutivo, pues en una
interpretación parcial y tendenciosa de la Ley General
de Deuda Pública, las autoridades financieras dan por
hecho que los pasivos asumidos por el FOBAPROA
son ya deuda pública, por lo que el Congreso de la
Unión no tiene más alternativa que darle trámite.
La posición del Gobierno Federal pretende sus-
tentarse en el artículo 1 • de la Ley General de Deuda
Pública que a la letra establece que:
Para los fines de esta ley, la deuda pública está consti-
tuida por las obligaciones de pasivo, directas o contin-
gentes derivadas de financiamientos y a cargo de las
siguientes entidades:
l. El Ejecutivo Federal y sus dependencia•;
11. El Departamento del Distrito Federal,
IJI. Los organismos descentralizados:
rv. Las empresas de participación estatal mayoritaria;
V. Las instituciones que presten el servicio público
de banca y crédito, las organizaciones auxiliares
nacionales de crédito, las instituciones nacionales
de seguros y las de fianzas, y
VI. Los fideicomisos en los que el fideicomitente sea
el Gobierno Federal o alguna de las entidades men-
cionadas en las fracciones U a V. 11
Sin embargo, se omite señalar las cinco condiciones
que la propia ley marca para contratar fmanciamiento
y empréstitos, las cuales son:
a) Que sean para fines de inversión pública produc-
tiva, para canje o refmanciamiento de obligacio-
nes del erario, o con propósitos de regulación mo-
netaria;
b) Que estén su jetas a un programa fmanciero del
Sector.Público;
e) Que los recursos constitutivos de la deuda pública
se destinen a la realización de proyectos, activida-
des y empresas que apoyen los planes de desarro-
llo económico y social; que generen ingresos para
su pago o que se utilicen para el mejoramiento de
la estructura del endeudamiento público:
d) Que la contratación y manejo de la deuda pública
y el otorgamiento de garantía en operaciones
crediticias, se realice siempre que éstas estén des-
tinadas a la realización de proyectos de inversión
o actividades productivas que estén acordes con
las políticas de desarrollo económico y social y
que generen recursos suficientes para el pago del
crédito y tengan las garantías adecuadas: y
e) Que se vigile la adecuada capacidad de pago para
cubrir puntualmente los compromisos fmancieros
que contraigan.
12
Asimismo, la interpretación oficial omite que el
artículo 9" de la citada ley ordena con claridad que
El Congreso de la Unión autorizará los montos del
endeudamiento directo neto interno y externo que sea
...
;;;!
~
§
~
8
"'
~
Q
~
~
1
-<
~
o
¡;;
a
~
necesario para el financiamiento del Gobierno Federal
y de las entidades del sector público federal incluidas
en la Ley de Ingresos y en el Presupuesto de Egresos
de la Federación, así como del Departamento del Dis-
trilo Fedml ... ll
La argumentación de la autoridad financiera es fr{.
vola, pues sostiene que la deuda contingente se con-
virtió en deuda pública en el momento en que el (lo..
biemo entregó a los bancos privados pagarés que
formalizan la compra-venta de la cartera vencida. Por
tanto, que existe una obligación de pago d e ~ Gobier-
no que los bancos registran en sus activos, los cuales
devengan una tasa de interés de CETES a 90 dfas. Los
pasivos del I'OBAPROA incluyen pagarés derivados
de la compra de cartera vencida por 160 mil millones
de pesos convenidos para apoyar la capitalización de
los bancos, así como pagarés de saneamiento fman-
ciero también para compra de cartera vencida, por
202 mil millones de pesos.
La pregunta evidente es: ¿está facultado el (lo..
biemo Federal para contratar deuda pública sin auto-
rización del Congreso de la Unión? Las evidencias
demuestran que se incurrió en un acto ilegal, cons-
titutivo de delito y de responsabilidad política y ad-
ministrativa, pues la Ley de Instituciones de Crédi-
to no faculta al FOBAPROA para comprar carteras
bancarias.
Una segunda pregunta que surge es, ¿por qué la
sórdida presión gubernamental, de los banqueros y
de los empresarios para que el Congreso apruebe sin
demora la conversión de los pasivos del FOBAPROA
como deuda pública directa?
Hay al parecer dos principales razones, una polí-
tica y otra económica. La primera porque así se ga-
rantizaría la impunidad de una acción ilegal en per·
juicio del erario federal; la segunda porque los
pagarés que canjeó el Gobierno a los bancos por la
compra de cartera vencida, y que éstos mantienen
como parte de su activo, no son negociables sin la
garantía de su convertibilidad en deuda pública Como
señala Alejandro Nada! " ... mientras el Congreso no
reconozca esta deuda, los bancos tienen entre sus
activos documentos cuyo valor (real) se ignora por-
que carecen de respaldo. Se trata de activos chatarra
y, como resultado, algunos bancos están técnicamente
en quiebra". La compra de cartera por parte del Go-
bierno tuvo el doble fm de evitar la quiebra de los
bancos privados y de maquillar su situación contable
haciéndolos atractivos para su compra por parte de
bancos extranjeros.
14
Para el logro de tales fmes, encubiertos en la de-
fensa del "interés público", las autoridades fmancie-
ras no vacilaron en violentar la legalidad, pretendien-
do con la aprobación de las iniciativas turnadas al
Congreso convalidar ilícitos y evadir la presunción
fundada de graves responsabilidades políticas y le-
gales.
9. El secreto bancario constituye una limitante legal
para auditar los pasivos y activos del FOBAPROA.
Ante la magnitud de los pasivos bancarios que el Go·
biemo Federal pretende cargar a la sociedad mediante
su conversión en deuda pública, diversos grupos de la
sociedad y partidos políticos han demandado no sólo
analizar con rigor jurídico, fmanciero y político la ini-
ciativa del Ejecutivo, sino validar la transparencia y
legalidad del proceso, pues resulta necesario corrobo-
rar que el Gobierno actuó apegado a derecho y que los
pasivos que ahora se pretende socializar no derivan de
j
o
~
1
i
¡;¡
~
~
~
S
manejos ineficientes y fraudulentos de bancos y em-
presarios, avalados por la autoridad financiera.
Resulta inaceptable que los mexicanos asnman el
costo de créditos no pagados por empresarios que per-
manecen impunes, disfrutando de fortunas amaseiJas
ilegalmente bajo la complicidad gubernammlal. La
mayoría de los partidos políticos representados en
el Congreso han solicitado llevar a cabo auditorías
no solo a los créditos que constituyen la mayor par-
te de las obligaciones asumidas por el FOBAPROA,
sino al proceso mismo de compra de cartera para
rescatar a los bancos en quiebra. En principio, la
autoridad fmanciera y el partido oficial se oponen a
tales auditorías alegando impedimento legal esta-
blecido por el secreto bancario amparado por los
artículos 115, 117 y 118 de la Ley de Instituciones
de Crédito. Más allá de las diversas interpretacio-
nes de los ordenamientos que establece el secreto
bancario, lo cierto es que las disposiciones banca-
rias no pueden estar por encima de la Constitución.
La sociedad mexicana, representada en el Congre-
so, en todo momento puede y debe ejercer su sobe-
ranía en la conttatación de deuda pública. El Con-
gi eso tiene plenas facultades para conocer con de-
talle las operaciones que afectan el erario.
Recientemente las autoridades financieras han
reconocido la viabilidad de encontrar una fórmula
que permita que el Congreso de la Unión conozca
la información concerniente a los créditos corpora-
uvos asumidos por el FOBAPROA y que constituyen
la mayor parte de dichos recursos.
Si bien el caso FOBAPROA constituye un caso
más que evidencia las lagunas e insuficiencias de la
legislación mexicana, el secreto bancario resulta
inaplicable cuando está de por medio el interés pú-
blico.
1 O. En caso de que el Congreso de la Unión prolon·
gue o desapruebe la iniciativa del Ejecutivo para
convenir los pasivos del FOBAPROA en deuda pú·
blica directa del Gobierno Federa/ la economía
mexicana entrará en un proceso de inestabilidad,
fuga de capitales y en una crisis de grandes pro·
porciones.
Se ttata de un argumento falso y tendencioso, que
pretende crear confusión en la opinión pública y pre-
sionar al Congreso para aprobar la conversión de deu-
da privada en deuda pública y eludir cualquier res-
ponsabilidad política o legal. En caso de ocurrir, la
crisis se deberá no a una decisión legal y legítima del
Poder Legislativo, sino a las propias insuficiencias y
desequilibrios de la política neolibenu, que como se
demuestta en forma recurrente, configura condicio-
nes de enorme vulnerabilidad a cualquier presión es.
peculativa. Así lo demuestta la devaluación de nues-
tta moneda y la fuga de capitales registtada en las
últimas semanas.
Son las propias declaraciones provenientes del
Banco de México y de la Secretaría de Hacienda las
que están causando incertidumbre y especulación
entre los agentes económicos, habida cuenta la in-
transigencia gubernamental para revertir la
discresionalidad en el manejo de la política econó-
mica y eliminar la impunidad de servidores públicos
y empresarios que incurren en conductas constitutivas
de delitos y claramente lesivas del interés nacional.
..
~
1
1
~
12
~
1
-<
i
i

con lo que se pretende evitar que en el futuro se repitan salvamentos bancarios de la magnitud del ocurrido en los últimos años. Se IIOIDCte a consideración del Congreso la creación de dos nuevas entidades qu~ asumirán bajo nuevas bases normativas las funciones que aquél venía desempeñando: el Fondo de Garantía de Depósitos (FOGADI!). personajes y grupos de interés.¿PoR QUÉ EL I'OBAPROA? Para garantizar los depósitos del sistema bancario. por lo tanto. en deuda pública directa. • Como parte de la iniciativa de reformas al sistema fmanciero enviada por el Poder Ejecutivo al Congreso de la Unión. A partir de 1994 el FOBAPROA se convirtió en el insttumento político y financiero para rescatar de la quiebra a bancos intervenidos por manejos ineficientes y/o fraudulentos y para llevar a cabo un amplio programa de rescate del sistema bancario. cuyo desplome se agudizó en 1995 tras los efectos devastadores de la crisis económica en el sistema de circulación y valorización del capital. La iniciativa propone reformar la ley de deuda pública a fm de establecer límites al endeudamiento contingente -interno y externo-. tiene como origen la crisis económica estallada a finales de /994. z ~ 1)1 8 ~ i i i -< . Por la trascendencia económica. ~ f 8 ~ ~ l. el Programa de Apoyo a Deudores de la Banca (ADE). sustituyendo al Fondo de Apoyo Preventivo a las Instituciones de Banca Múltiple. el costo fiscal implicado por las acciones de rescate a través del FOBAPROA y de mecanismos como el Programa de Capitalización Temporal (PROCARTE). se propone la desaparición delFOBAPROA a flDCI del presente año. entre otros. y la conversión de la deuda. social y política de dichas reformas y la nueva composición política del Congreso. el Programa de Capitalización con compra de cartera.surgidos de voces oficiales como consecuencia de la discusión pública de la crisis del FOBAPROA. enóneamente definida como contingente y avalada por el Gobierno Federal. LA crisis bancaria y. la mayor intervención gubernamental a través del FOBAPROA.del sector público. en marro de 1998. analizamos los diez principales mitos ~ier­ tamente no geniales. y la Comisión de Recuperación de Bienes (OOREBI) para proceder a la liquidación de los activos en poder del FOBAPROA. el tema se ha hecho público. institución cuyo nombre expresaba con mayor claridad su misión esencial. Se ha justificado la intervención gubernamental en el sistema bancario y sobre todo. el Programa de Reestructuración de Pasivos en UDIS. en 1990 el Gobierno Mexicano creó el Fondo Bancario de Protección al Ahorro. Para aclarar algunos de los aspectos centrales del debate. para asumir el impacto fmanciero del seguro bmcario. afectados por la posible desaprobación de las reformas o por la divulgación de los detalles turbios del proceso de rescate bancario. desencadenando una amplia campaña de desinformación por parte de funcionarios. como resultado de los "errores de diciembre" de 1994 y de la crisis de 1995.

desde 1994.desde comienzos de 1994. corno cada vez resulta más claro. y por tanto eludir. sin control por la disfunción de la Comisión Nacional Bancaria. menguada. para alcanzar un nivel máximo de 97% en 1995. $ . los bancos privatizados acudieron en forma creciente a la contratación de créditos externos. Entre los diciembres de 1992 y de 1994 la cartera considerada "irrecuperable" por la banca comercial se duplicó de 3 mil 265 millones a 7 mil 138 millones de pesos. disminuyendo a un nivel mínimo de 8% en febrero de 1995. la cartera vencida registraba una tendencia creciente. su elevado endeudamiento externo.Se señala que los problemas de liquidez y solvencia de los bancos se gestaron como producto de 1a devaluación del peso. pasando de 12 mil200 millones de dólares en 1990. Baste señalar la venta de las instituciones a empresarios de nula experiencia en la actividad o de dudosa reputación para la prestación del servicio público de banca y crédito.a25 mil lOO millones en 1994. el índice de capitalización de los bancos comerciales alcanzaba.banqueros.6 a 66%. se incrementó de 22. del resurgimiento del proa:so inflacionario. ante el relajamiento de la regulación bancaria. se comenzaron a registrar problemas de capitalización de manera que. Debido a las prácticas del naciente grupo de banqueros auspiciados por el gobierno salinista.. o en todo caso.6%. en algunos casos.3% de la cartera total en 1994. 4 En cuarto lugar. el apresuramiento en la globalización financiera y el acelerado proceso de sobrevaluación cambiaría. 9.. problemas clamnente visibles antes del estallamiento de la crisis. 2 Al permitir el crecimiento incontrolado de lacartera vencida. Si bien es cierto que los problemas asociados a la crisis agravaron los problemas del sistema bancario. además del Banco Obrero. de manera que en sólo cuatro años. presentaban un capital por debajo del mínimo requerido por la regulación mexicana y los estándares internacionales. las autoridades financieras disponían de información sobre un grupo de bancos "que venían operando con graves problemas no revelados en su información financiera y. nmJ. del alza en las tasas de interés y de la drástica caída en la demanda interna en 1995. que mide la fragilidad de los bancos para asumir sus compromisos con los ahorradores. y la presencia de prácticas irregulares por parte de los nuevos -y viejos.• dad gubernamental en el controvertido proceso de privatización bancaria y en la regulación y supervisión de los intennediarios durante la administración salinista. eran evidentes cuatro problemas principales en la operación del sistema bancario: la tendencia ascendente de la cartera vencida. en promedio. hacia finales de 1994. 3 En tercer término. Como resultado de los elevados márgenes de taSas de ~'lterés.' j i !. Tal argumentación es inexacta.la responsabili. y aun antes. i ill i ~ . la deuda externa bancaria se duplicó.-o: Entre 1991 y 1994 el coeficiente de cartera vencida menos provisiones entre capital contable. el agravamiento de los problemas de capitalización de los bancos. Nueve de los 18 bancos comerciales privatizados. similar al que ya se tenía en 1991. con administraciones que actuaban al margen de la regulación y las sanas prácticas bancarias". -la mayoría formados o afectos al negocio bursátil. 1 o . se pretende omitir. por la CNB V. tiplicándose por más de tres y medio al pasar de 2% en 1990 a 7. sin contar los bancos con adecuados ni veles de reservas.

viable económica y políticamente. que sugieren ilegalidad y corrupción en las operaciones. la iniciativa de reformas a la legislación fmanciera significa el reconocimiento oficial de diversas fallas. el origen de las disfunciones y desviaciones del FOBAPROA.so en evidencia las insuficiencias del marco normativo y regulatorio diseñado por el Gobierno mexicano para enfrentar y encauzar la liberalización financiera que. En cualquier caso existen elementos para el fmanciamiento de responsabilidades a diversas autoridades fmancieras. la crisis. lagunas y omisiones de la nonnatividad financiera y de la autoridad responsable de su diseño y aplicación.: ª ~ g 8 "' . ): ~ !l! B 1 1 "' i . Tal alternativa. pues. En la crisis del sistema bancario influyó no sólo la crisis per se. económicas y legales se emprendiera la reprivatización de la banca privada o su manejo mediante un sistema mixto de la propiedad bancaria. Diversos controles y acciones preventivas y correctivas que ahora se pretenden introducir mediante la iniciativa gubernamental de reformas a la legislación fmanciera pudieron y debieron aplicarse con oportunidad.. en tanto es evidente la existencia de un grave y doloroso perjuicio al erario. Si bien tal curso de acción sería congruente con la muy pregonada doctrina del libre mercado. Tal situación permitiría que bajo nueva~ y mejores condiciones políticas. Ante la magnitud de la crisis bancaria. El manejo gubernamental para enfrentar la crisis bancaria estuvo apegado a criterios de legalidad y transparencia. respaldando las obligaciones frente a los ahorradores y los derechos de cobro ante Jos deudores. . se planteaban tres principales vertientes de acción: a) Permitir que los bancos comerciales del país entraran en situaciones de quiebra. y la complicidad de autoridades fmancieras con banqueros que propiciaron el manejo abusivo e irresponsable de entidades que la ley tipifica de servicio público. sobre todo. las autoridades fmancieras señalan que el manejo gubernamental para enfrentar la crisis bancaria en todo momento estuvo apegado a criterios de legalid. La propuesta oficial para el manejo de la crisis bancaria. b) Que el gobierno interviniera y asumiera plenamente la operación de los bancos en quiebra. resulta políticamente inconveniente para los grupos económicos en el poder. sino en casos diversos la grave improvisación en el manejo financiero. sino la naturaleza misma de la privatización bancaria y las limitaciones de la regulación fmanciera.u:i y tranSparencia. ~ 3. lo que de suyo implicaría estatizar de nueva cuenta el sistema bancario.. 2.. para justificar las reformas a la legislación fmancicra y justificar la socialización del rescate bancario. a través del rescate del FOBAPROA es la mejor alternativa posible. 6 Por sí misma. • La crisis bancaria pu. fue descartada por su abierta confrontación con o .. que no vacilan en justificar la intervención estatal cuando las fuerzas del mercado se les revierten amenazando su hegemonía y.No fue. la integridad de sus capitales. Se aducen violaciones a los artículos 122 de la Ley de Instituciones de Crédito y 347 y 352 de la Ley de Instituciones Auxiliares de Crédito. terminó por rebasar las previsiones y el control gubernamental. al igual que la apertura externa.

Mediante el programa de compra de cartera por parte del roBAPROA. la única posible. así como la garantía del pago de la .<. no avala en lo absoluto el argumento oficial de que la fórmula empleada para enfrentar la crisis bancaria fue la mejor. LA intervención gube1'71lJ:tnental en la crisis bancaria tuvo como fin primordial proteger los derechos y el patrimonio de los ahorradores. . • Entre muchas otras alternativas existentes. se incursionó en una nueva vfa. reduciendo el costo fiscal. dichas acciones se realizaron de manera selectiva en perjuicio de algunos exbanqueros y en beneficio de otros. en el mercado secundario. así como evitar un colapso mayor del sistema económico. en particular a los seis millones de contribuyentes fiscales. y no el de los bancos. particularmente pequeños empresarios.. i i ¡¡¡ <. También fue posible que los propios deudores. con exiguos índices de recuperación. a medida que se han podido conocer los detalles de las operaciones de rescate bancario. mú c:Ootrovertida y riesgosa. en forma inmediata. . por ejemplo. deral. ). siempre fue posible abrir un mercado secundario de deuda privada.UW el proceso de integración pactado en el 'IDiado de Libre Comercio de América del Norle. en el que se pusieran a la venta. o producto de trans- ~ i ::. Como es evidente. que implica la conveni&ldela cartera vencida de los bancos garantizlda por el R>BAPROA en deuda pública.. las propuestas oficiales resultaron técnicamente limitadas. el Gobierno federal puso en marcha diversas acciones que se justificaron en razón de la defensa del interés público. que podría OO.. ma bancario.. queda claro que además de socialmente onerosa..' 4... La propuesta oficial es técnicamente limitada en tanto prevalece el propósito de mitigar las pérdidas para los baooot y transferir la mayor parte del costo a todos los mexicanos. La insólita dimensión de la nueva deuda qüe se pretende cargar a todos los mexicanos. en tanto siempre prevaleció el propósito de mitigar las pérdidas para los bancos y transferir la mayor parte del costo a todos los mexicanos.lclad de pasivos incobrables por parte del Goh!ino f&.· . De aprobarse en los términos propuestos la iniciati va presidencial... en particular a los seis millones de contribuyentes fiscales. Al fracasar las acciones de rescate inici•IIIJI!I!fe adoptadas. siempre hubo alternativa~ eoonómica. se incrementará súbitamente en 55%. Sin embargo. la obligación de cada causante en el pago de la deuda pública. de 165 mi1641 pesos a 2S6 mi1966._. particularmente para proteger el patrimonio de los depositantes del sistema bancario. ·: e) Se eligió incursionar por una vfa loe nnla• el rescate de las instituciones en quiebra e iatec•tllld: dos. eliminando la amenazadequiebradelm. pudieran adquirir sus propias deudas a su valor real. e: ~ ~ . socializando las p&didas de • • cos privados a fm de restituir sus condic:lcael de solvencia y rentabilidad. social y políticamente viables.las autoridades financieras aceptaron asumir y garantizar pasivos bancarios incobrables. mediante sus impuestos. Si bien es cierto que el Gobierno intervino en forma directa algunos bancos en quiebra e inició procesos judiciales contra ex banqueros que incurrieron en acciones constitutivas de delitos.los principios de la política neoh'beral en boga. menos aún. .c. aquellos créditos con mayor índice de recuperación y que bien pudieran descontarse del saldo global del R>BAPROA. y por el temor a entrar en conflicto con lot 1nten:aea estadunidenses en México. Desde el inicio de la crisis bancaria.

pero el acreedor es el banco. En otras palabras.acciones irresponsables o fraudulentas sin explorar alternativas socialmente menos costosas. si los actiToa del FOBAPROA suman almlcdor de 360 mil milkwlea de oesos y se logra recuperar el ~.4% del PIB. lllllp&didas serán absorbidas por los bancos y el CJc+M mo.¡ . es decir.4 a 23. Si. el peso fiscal de la deuda pública se incrementará en 15. bierno asumirá "solamente" el 75 por cieato. Tal argumento es falso. por lo cual. elevará la deuda interna de 8.8% del PIB y aumentará la deuda pública total -interna y externa. si antes no lo hacen los bancos. Éste no es el caso. a deuda pública directa. en manos del FOBAPROA los pasivos expresan solamente la posibilidad de que sean cubiertos por el Gobierno federal lJ! ~ g i5 -: ~ o G. al documentarlos de "pasivos contingentes" garantizados por el Gobierno federal. A•imi•mo.. El rescate bancario sí representa un costo fiscal elevado e inmediato y genera presiones fiscales y monetarias.los bancos asUIIlirin una pérdida de 63 mil millones y el erario. como aftrma el gobierno del Banco de México. Por su parte. Para ponerlo mAs claro. Hasta ahora los pasivos del FUBAPROA ciertamente tienen su pago garantizado por el Gobierno federal.de 31. el Gobierno. Los promotores de la iniciativa gubernamental sostienen que aun cuando los pasivos del FOBAPROA se conviertan en deuda pública directa. y sólo en caso contin· gente. .. en el caso de que el Gobierno los asuma como deuda pública directa. el Qo.rullones. con un costo fiscal y social ineludible. la contingencia se constituye en obligación ineludible. sólo que en proporción de~ a uno. ª ~ ~ ~ 5. Puede parecer un problema de semántica pero no lo es. son marginales. las evideoc:ias del proceso de rescate revelan la escasa voluntad poUt:~a del Gobierno de transferir a los bancos la proporción del costo de la crisis bancaria que les corresponde. es decir. el R>BAPROA ya es de Jacto deuda pública: ¿por qué entonces la presión gubernamental pata que el Congreso apruebe la iniciativa enviada por el Ejecutivo? Los pasivos contingentes no generan intereses y. La conversión de la deuda privada en deuda pública. elevando súbitamente el saldo nominal de la deuda interna de 301 mil 400 millones de pesos a 853 mil 600 millones ( 183%) el pago del servicio de la deuda no será gravoso ni provocará presiones monetarias en el corto plazo. las obligaciones del FUBAPROA sí constituirán un nuevo pasivo pata el Gobierno federal. De resultar aprobadas por el Congreso de la Unión. Es decir. nosotros. ~ 6. . por definición.4 a 43. 189 mil millones de pesos. No es ésta la mejor ni la única opci6n. 108 mil . sino sólo su formalización.7 Si bien se cumplió el propósito de salvaguardar los derechos de los cuentahabientes. y bajo los términos en que se asumió la cartera vencida de los bancos privados. lAs obligaciones del FOBAPROA no constituyen u11 nuevo pasivo para el Gobierno federal.3% del PIB. lejos de ser un ajuste contable. ~ ¡. se trata de la legalización de un procedimiento ilegítimo y delictuoso. es decir.. el Gobierno pagará un interés equivalente a la l . El FOBAPROA no implica una carga adicional en el servicio de la deuda. ~i bien se prevé que la Comisión de RecuperacióG de Bienes (COREBI) propuesta en la iniciativa del Ejecu-tivo no logre recuperar ---como es muy probablela totalidad de activos objeto de euajenaci611.

corresponde a los bancos con base en sus reservas legales.9 cifra. b) La baja rentabilidad de una parte de los activos bancarios documentados en bonos a diez años. que capitalizan intereses y que a su término seguramente volverán a refmanciarse..tasa de CETES a 90 días.J . Demanda explorar estrategias pragmáticas y novedosas. La propuesta oficial establece que sean primero los contribuyentes y el resto de la sociedad: unos mediante el pago de impuestos. 84% corresponde a créditos comerciales e industriales.<rrvicin de la deuda del FOBAPROA y. señalando varias razones: a) Buena parte de la cartera vendida al R:JBAPROA a través del programa de capitalización tiene índices de recuperación inferior a 20%. 1o En el escenario más optimista. Esto significa que el costo anual del servicio de la deuda se incrementad en al menos 9 mil millones de pesos. las autoridades fmancieras esperan recuperar el 30% de ese monto.5% del Pm. solamente 108 mil millones de pesos. los pasivos del FOBAPROA son obligaciones fmancieras que diariamente generan intereses y que alguien tiene que pagar. La solución al problema del llOBAPROA no puede reducirse a acciones aisladas. De acuerdo con la Secretaria de Hacienda. y. Ya en el Presupuesto de Egresos de la Federación para 1998 se ejerce una partida para cubrir "operaciones y programas de saneamiento finaociero". sin testimonios legales ni expedientes. venta y valuación de activos bancarios y el bajo desarrollo de mercado para este tipo de bienes. lo que acentuará las condiciones oligopólicas y la desnacionalización de la econo- o :S ~ 1 i ¡¡¡ S: á 1 7. pues los bancos aprovecharon el ofrecimiento gubernamental para cederle la peor cartera. ni unilaterales. a los ingresos de la venta de activos. Sin embatgo. es decir. por lo tanto d costo fiscal de rescate bancario. diversos analistas estiman que la recuperación será menor.. sino su adquisición por grupos de capital extranjero.. los demás mediante menos gasto en obras sociales y servicios públicos. . de esa mía mexicana. La venta de activos por parte de la Comisi6n de Recuperaci6n de Bienes (COREBI) permitirá reducir significativamente el . los activos en poder del FOBAPROA -derivados de los bancos intervenidos y del programa de capitalizaciónascienden a 360 mil millones de pesos. dos terceras partes son créditos cuyos montos. superan los 50 millones de pesos. Técnicamente. lo cual impide llevar a cabo el proceso de venta de tales activos. sin soporte de las garantías.que asciende a 17 mil millones de pesos. Esta cifra es equivalente a todo el presupuesto de la Secretaría de Salud y duplica los recursos del ramo 33 descentralizados a los municipios para infraestructuÍ-a sociaL 1 En suma. d) La inexperiencia en administración. en lo individual. apenas una quinta parte del saldo global del RlBAPROA. y. pagar la cuenta. como lo ha recomendado el propio Banco Mundial en México.. en última instancia al contribuyente. que no solo desembocará en su venta en condiciones desventajosas. que concilien el menor costo social con la recuperación del valor de los activos merced a la . equivalentes a 2. e) La deficiente documentación de los créditos en poder del R:JBAPROA.

la interpretación oficial omite que el artículo 9" de la citada ley ordena con claridad que El Congreso de la Unión autorizará los montos del endeudamiento directo neto interno y externo que sea ~ § 8 ~ ~ "' ~ Q ~ 1 a ~ ¡. para canje o refmanciamiento de obligaciones del erario. e) Que los recursos constitutivos de la deuda pública se destinen a la realización de proyectos. 11 Sin embargo. las organizaciones auxiliares nacionales de crédito. directas o contingentes derivadas de financiamientos y a cargo de las siguientes entidades: l. que el Congreso de la Unión tiene facultades plenas para exigir una nueva negociación con los banqueros. Los fideicomisos en los que el fideicomitente sea el Gobierno Federal o alguna de las entidades mencionadas en las fracciones U a V.. La posición del Gobierno Federal pretende sustentarse en el artículo 1• de la Ley General de Deuda Pública que a la letra establece que: Para los fines de esta ley.Público. las instituciones nacionales de seguros y las de fianzas. VI.1 recuperación de la solvencia y capacidad de pago de empresas y familias.! 8. IJI. . las autoridades financieras dan por hecho que los pasivos asumidos por el FOBAPROA son ya deuda pública.. V.. actividades y empresas que apoyen los planes de desarrollo económico y social. y b) Que estén sujetas a un programa fmanciero del Sector. El Ejecutivo Federal y sus dependencia•. menos costosa para todos los mexicanos. 12 Asimismo. o ~ -< . 11. Las instituciones que presten el servicio público de banca y crédito. que generen ingresos para su pago o que se utilicen para el mejoramiento de la estructura del endeudamiento público: d) Que la contratación y manejo de la deuda pública y el otorgamiento de garantía en operaciones crediticias. la deuda pública está constituida por las obligaciones de pasivo. Ésta es la única vía para restituir el valor de los activos y pasivos en poder del FOBAPROA. • Sin duda éste es uno de los puntos cruciales de la discusión sobre la iniciativa del Ejecutivo.. Los organismos descentralizados: rv. se omite señalar las cinco condiciones que la propia ley marca para contratar fmanciamiento y empréstitos. se realice siempre que éstas estén destinadas a la realización de proyectos de inversión o actividades productivas que estén acordes con las políticas de desarrollo económico y social y que generen recursos suficientes para el pago del crédito y tengan las garantías adecuadas: y e) Que se vigile la adecuada capacidad de pago para cubrir puntualmente los compromisos fmancieros que contraigan. no está por demás advertir. Las empresas de participación estatal mayoritaria. pues en una interpretación parcial y tendenciosa de la Ley General de Deuda Pública. Puesto que la venta de activos permitirá reducir marginalmente el mayor servicio de la deuda que implican los pasivos del FOBAPROA. .. por lo que el Congreso de la Unión no tiene más alternativa que darle trámite. El Departamento del Distrito Federal. las cuales son: a) Que sean para fines de inversión pública productiva. La conversión de la deuda contingente del FOBAPROA en Deuda Pública Dirt!cta del Gobierno Legal no violenta lo dispuesto en la Constitución y en la Ley General de Deuda Pública. o con propósitos de regulación monetaria.

¿por qué la sórdida presión gubernamental. Los pasivos del I'OBAPROA incluyen pagarés derivados de la compra de cartera vencida por 160 mil millones de pesos convenidos para apoyar la capitalización de los bancos. vola. pues resulta necesario corroborar que el Gobierno actuó apegado a derecho y que los pasivos que ahora se pretende socializar no derivan de S . constitutivo de delito y de responsabilidad política y administrativa. así como pagarés de saneamiento fmanciero también para compra de cartera vencida. ll La argumentación de la autoridad financiera es fr{. por 202 mil millones de pesos.. 14 Para el logro de tales fmes. La pregunta evidente es: ¿está facultado el (lo.. diversos grupos de la sociedad y partidos políticos han demandado no sólo analizar con rigor jurídico. los cuales devengan una tasa de interés de CETES a 90 dfas. Una segunda pregunta que surge es. algunos bancos están técnicamente en quiebra". o j ~ 1 i ¡.. Ante la magnitud de los pasivos bancarios que el Go· biemo Federal pretende cargar a la sociedad mediante su conversión en deuda pública. los bancos tienen entre sus activos documentos cuyo valor (real) se ignora porque carecen de respaldo. y que éstos mantienen como parte de su activo. no son negociables sin la garantía de su convertibilidad en deuda pública Como señala Alejandro Nada! " .necesario para el financiamiento del Gobierno Federal y de las entidades del sector público federal incluidas en la Ley de Ingresos y en el Presupuesto de Egresos de la Federación. una política y otra económica.. Se trata de activos chatarra y. la segunda porque los pagarés que canjeó el Gobierno a los bancos por la compra de cartera vencida. biemo entregó a los bancos privados pagarés que formalizan la compra-venta de la cartera vencida. de los banqueros y de los empresarios para que el Congreso apruebe sin demora la conversión de los pasivos del FOBAPROA como deuda pública directa? Hay al parecer dos principales razones. mientras el Congreso no reconozca esta deuda. las autoridades fmancieras no vacilaron en violentar la legalidad. sino validar la transparencia y legalidad del proceso. encubiertos en la defensa del "interés público". como resultado. El secreto bancario constituye una limitante legal para auditar los pasivos y activos del FOBAPROA.¡ ~ ~ ~ 9. que existe una obligación de pago de~ Gobierno que los bancos registran en sus activos. pues sostiene que la deuda contingente se convirtió en deuda pública en el momento en que el (lo... La compra de cartera por parte del Gobierno tuvo el doble fm de evitar la quiebra de los bancos privados y de maquillar su situación contable haciéndolos atractivos para su compra por parte de bancos extranjeros. biemo Federal para contratar deuda pública sin autorización del Congreso de la Unión? Las evidencias demuestran que se incurrió en un acto ilegal. pretendiendo con la aprobación de las iniciativas turnadas al Congreso convalidar ilícitos y evadir la presunción fundada de graves responsabilidades políticas y legales. pues la Ley de Instituciones de Crédito no faculta al FOBAPROA para comprar carteras bancarias. La primera porque así se garantizaría la impunidad de una acción ilegal en per· juicio del erario federal. Por tanto. así como del Departamento del Distrilo Fedml. fmanciero y político la iniciativa del Ejecutivo.

En caso de ocurrir. que pretende crear confusión en la opinión pública y presionar al Congreso para aprobar la conversión de deuda privada en deuda pública y eludir cualquier responsabilidad política o legal. la crisis se deberá no a una decisión legal y legítima del Poder Legislativo. sino al proceso mismo de compra de cartera para rescatar a los bancos en quiebra. representada en el Congreso. avalados por la autoridad financiera. disfrutando de fortunas amaseiJas ilegalmente bajo la complicidad gubernammlal. que como se demuestta en forma recurrente. configura condiciones de enorme vulnerabilidad a cualquier presión es.manejos ineficientes y fraudulentos de bancos y empresarios. Recientemente las autoridades financieras han reconocido la viabilidad de encontrar una fórmula que permita que el Congreso de la Unión conozca la información concerniente a los créditos corporauvos asumidos por el FOBAPROA y que constituyen la mayor parte de dichos recursos. Si bien el caso FOBAPROA constituye un caso más que evidencia las lagunas e insuficiencias de la legislación mexicana. Son las propias declaraciones provenientes del Banco de México y de la Secretaría de Hacienda las que están causando incertidumbre y especulación entre los agentes económicos. el secreto bancario resulta inaplicable cuando está de por medio el interés público. Se ttata de un argumento falso y tendencioso. lo cierto es que las disposiciones bancarias no pueden estar por encima de la Constitución. El Congi eso tiene plenas facultades para conocer con detalle las operaciones que afectan el erario. En principio. en todo momento puede y debe ejercer su soberanía en la conttatación de deuda pública. sino a las propias insuficiencias y desequilibrios de la política neolibenu. la autoridad fmanciera y el partido oficial se oponen a tales auditorías alegando impedimento legal establecido por el secreto bancario amparado por los artículos 115. Resulta inaceptable que los mexicanos asnman el costo de créditos no pagados por empresarios que permanecen impunes. ~ 1 1 ~ 12 ~ -< 1 i i . Más allá de las diversas interpretaciones de los ordenamientos que establece el secreto bancario. La sociedad mexicana. . En caso de que el Congreso de la Unión prolon· gue o desapruebe la iniciativa del Ejecutivo para convenir los pasivos del FOBAPROA en deuda pú· blica directa del Gobierno Federa/ la economía mexicana entrará en un proceso de inestabilidad. habida cuenta la intransigencia gubernamental para revertir la discresionalidad en el manejo de la política económica y eliminar la impunidad de servidores públicos y empresarios que incurren en conductas constitutivas de delitos y claramente lesivas del interés nacional. La mayoría de los partidos políticos representados en el Congreso han solicitado llevar a cabo auditorías no solo a los créditos que constituyen la mayor parte de las obligaciones asumidas por el FOBAPROA. peculativa. Así lo demuestta la devaluación de nuestta moneda y la fuga de capitales registtada en las últimas semanas. fuga de capitales y en una crisis de grandes pro· porciones. 1O. 117 y 118 de la Ley de Instituciones de Crédito.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful