You are on page 1of 12

RUTA SENDERISTA POR LOS RESTOS ARQUEOLÓGICOS DE ESPARRAGOSA DE LA SERENA RUTA 2.

Zona Este del Término Municipal El sendero de los Romanos

Distancia aproximada (ida y vuelta): 8, 000 Km. Tiempo aproximado: 2 horas y 45 minutos Dificultad: Baja

Saliendo de la Plaza de España (Km. 0) nos disponemos a recorrer la calle Nuestra Señora de Guadalupe en dirección Este hasta llegar al puente que cruza el Arroyo Cagancha, (380 m) y proseguimos por la calle Príncipe Felipe hasta el parque infantil. Allí tenemos dos opciones para continuar y enlazar con el camino de la Fuente del Rostro; la primera ir por la carretera que va al Puerto Hurraco hasta el Km. 1, 8; la segunda, avanzar hasta la zona recreativa La Laguna, (870m) pasar por merenderos situados a ambos lados del camino y así llegar al camino de la Fuente del Rostro, pasando por un cercado y al pie de la carretera. Llegando a este punto kilométrico (1,150 Km) de una manera u otra, proseguimos por el camino de la Fuente del Rostro, antigua senda empleada por los vecinos de Esparragosa para ir a dicho lugar. También era utilizado como cordel o colada para el acceso del ganado trashumante al pueblo y zona de abrevadero de la Laguna. Siguiendo por pequeños repechos, y al despuntar el cerro donde hay instalaciones agrarias y ganaderas a ambos lados del camino, en el muro de la derecha en dirección, encontramos vestigios de la presencia romana en la zona. Si seguimos avanzando nos encontramos con el final del camino de tierra y el principio del camino que conserva el antiguo empedrado (2,034 Km). Si lo seguimos llegamos al lugar de la Fuente del Rostro (2,500 Km), enclave donde los vecinos iban para acarreo de agua para consumo de las casas y lavado de ropa. Allí enlazamos con la Vereda de Castuera o del Camino Real de Sevilla, antiguo ramal de la Calzada que discurría entre Mérida y Córdoba. Caminamos hacia la derecha en dirección sur y andamos por el camino que pasaran en otros tiempos, romanos, musulmanes y cristianos. El siguiente desvío a la derecha (3,022 Km) enlaza con el Camino del Pozo de la Zorra, que llega a la Laguna. En éste entorno se encontraba un Recinto Torre de época republicana romana (S. I a.C).

Proseguimos por el Camino Real, entramos en término de Zalamea de la Serena (3,190 Km) y llegaremos una vez cruzado el Arroyo Cagancha, al cruce del Camino Mondao con el Camino de la Fuente de la Pizarra y el Camino de la Peraleda, (4,709 Km) lugar de gran concentración de Asentamiento Rural Romano. No encontraremos espectaculares construcciones, solamente, restos de fragmentos de cerámica y sillares. Desde este lugar se puede divisar el poblado calcolítico de los Canchos Gordos, el Castillejo musulmán de Puerto Hurraco y los Paredones de el Cajete. Para el regreso el camino más rápido y cómodo, es el que discurre por los Suministros, conocido también como Vereda o Camino de Valsequillo, desde el que podemos ir viendo aspectos característicos de la flora y fauna de la zona. Volvemos a entrar en el término de Esparragosa (5,373 Km), seguimos marchando hasta los Chabarcones (7,13 Km) y de ahí a la entrada del pueblo por el Cementerio. Otra posibilidad es ir por el Camino de la Peraleda, atravesando los Miraderos y el Cajete hasta llegar al mismo lugar que el otro. Proseguimos hacia la Calle Sevilla, pasando la Fuente vieja, la Antigua Fábrica Electroharinera y nos adentramos en casco urbano; proseguimos por la calle Extremadura hasta bajar a la Plaza de España, (8,0 Km) lugar y meta de esta edición.

EL ENTORNO DE EL TORIL DE LOS CABALLOS

El entorno del toril de los Caballos, también denominado toril del Moro, hay evidencias de que en otros tiempos estuvo ocupado por población de origen romano. A pesar de estar todo muy revuelvo y alterado, se intuye que hubo un asentamiento rural romano por los fragmentos de cerámica, numismática y restos epigráficos que se han encontrado desde tiempo inmemorial. Además de la muestra que vemos, se encontraron otras dos estelas funerarias romanas, que por el estilo de la escritura, pueden datarse en el siglo I. Para este caso se trata de una estela funeraria, denominada pulvino, que reflejaría el status del ordo militar de su dueño, la tumba de un militar romano. En el está plasmada una flor de seis pétalos y dos círculos concéntricos. Igualmente si nos fijamos a lo largo de todo el muro que vamos dejando a nuestra izquierda, se aprecian restos de sillares muy uniformes que formarían las edificaciones del complejo. Además, la presencia de numerosos “almajanos”, determina la amplitud de los hallazgos.

LA FUENTE DEL ROSTRO

Hasta la traída de agua corriente a las casas de la localidad, los vecinos de Esparragosa tenían que ir a varias fuentes y manantiales que surtían de agua el término municipal. Pero antes no sólo paliaba la sed de los hombres, sino también del ganado. Este lugar, enclavado en una vía de comunicación natural utilizada desde la más remota antigüedad, adquiriría gran importancia en época romana. El espacio estaba ocupado por un pozo y a su alrededor se disponían un gran número de pilas de granito para el lavado de la ropa. Igualmente abastecía con abundancia de agua a las casas y familias. Haciendo alusión a éste episodio, el corresponsal del Diario HOY en la localidad, en una nota de prensa del día 17 de junio de 1971, en la cual afirma que ya hay agua corriente en las casas, diciendo que “ya no se ven borriquillos con las típicas aguaderas por las calles y caminos, ni mocitas con el cántaro al cuadril. Todo quedó atrás, para contento nuestro, como un vago recuerdo”.

EL CAMINO REAL DE SEVILLA

Como un exponente de entrada en la Lusitania la calzada identificada como el Camino de Sevilla o Camino Real, toma rumbo Sur, encontrándose, entre Castuera y el arroyo Lavandero, tramos enlosados. Desde su salida de Castuera se dirige por las fincas Pedregosa, la Venta, Calzones y Candalija, con la que penetra en el espacio de Esparragosa de la Serena y Zalamea por el Noroeste de la Sierra del Oro hasta la Fuente de la Pizarra, en cuyo espacio se le incorpora un ramal que procedente de Zalamea se le conoce actualmente como Camino Mondao. Su enlosado permanece excelente en algunos tramos. Desde este punto y siempre en dirección Sur y aún dentro del espacio de Zalamea y Monterrubio, se dirige a salvar la Sierra del Pedroso para continuar por Peraleda del Zaucejo y Granja de Torrehermosa hacia Azuaga, donde se ubica el Municipium Iulium Ugultuniacum. A lo largo de su trazado nos encontramos con diversos asentamientos de distintos signos. 6

RECINTO TORRE DEHESA BOYAL A lo largo de toda la Comarca de la Serena encontramos más de 15 recintos fortificados ciclópeos de tipo torre, entre ellos el localizado en los años ochenta y denominado Dehesa Boyal en el término de Esparragosa de la Serena. Situado a 500 metros de altitud sobre un suelo arenoso profundo sobre granito, se encuentran como materiales de superficie, numerosos restos de fragmentos de tegulae y cerámica común romana. En la actualidad es muy complicado hacerse una idea de su fisonomía al estar todo el entorno muy alterado. De dimensiones reducidas, se localizan en sierras y cerros buscando el dominio de horizontes amplios y el control de zonas naturales de paso. Se trata por lo tanto de pequeños castillos casi todos cuadrangulares o rectangulares y están construidos con rocas de granito sin trabajar o ligeramente talladas. Sobre la función de estos recintos y su papel principal en el proceso de ocupación de la tierra, indican un intenso control del territorio dispuestos en un paso natural, para el control de la riqueza agrícola y minera y del comercio. Por lo tanto son entendidos como el testimonio de una política de intenso control del territorio con una finalidad económica y militar, como un elemento de fuerza para llevar a cabo ese control económico. Además también debemos entenderlos como exponentes de una tensión social que no podemos especificar, pero que se evidencia por las torres que contienen.

ASENTAMIENTO RURAL ROMANO FUENTE DE LA PIZARRA, CAJETE Y CAMINO MONDAO

En el cruce de ambos caminos se localiza un potente asentamiento romano, posiblemente una statio. Esta calzada es un buen ejemplo de cómo los caminos suponen un estímulo de asentamiento, pues en sus márgenes, en un recorrido aproximado de 7,5 km se localizan 8 asentamientos. En frente de la Torrecilla, en la margen derecha del camino en dirección a Fuente de la Pizarra se localizó un posible miliario en muy mal estado de conservación. La ocupación del campo en el ager de Iulipa, lo vemos por las numerosas muestras de poblamiento rural romano en el área inmediata a éste entorno, todos ellos relacionados con la explotación de la tierra y sus recursos. Las evidencias las encontramos en lugares como las Angosturas, Canchos Gordos, Bodonal, Fuente de la Pizarra o Cajete. La villa por lo tanto constituye un aspecto fundamental del poblamiento romano de nuestro pueblo. Debemos entender el poblamiento desde dos perspectivas. Por una parte, la vivienda del dueño, villa, dotada de una parte urbana, o residencial, y otra rústica o fundus, dominio territorial. Es muy probable que estas explotaciones fueran propiedad de medianos propietarios, muchos de ellos cargos públicos de los municipios cercanos, o de pequeños propietarios que trabajaban ellos mismos y sus familiares. La buena disposición de los asentamientos, cercanos o en las mismas vías de comunicación, pudieron canalizar y comercializar el excedente a los centros de más entidad. Igualmente, habría campesinos, cultivadores de huertos y tierras sin dueños. La elección de los sitios viene determinada por una serie de razones siguiendo muy de cerca los consejos de los agrónomos clásicos como Catón, Varrón, Columela o Palladio. Proponían que estuviera en zonas fértiles, para conseguir una mejor explotación del territorio y fuera rentable; al pie de una colina, a media altura y soleados; que evite los malos olores y sitios pantanosos y húmedos; que hubiera abundancia de agua; y se localizara próxima a caminos y vías de comunicación. Así pues, podemos ver como las indicaciones de los agrónomos se cumplen en el poblamiento rural romano en la Serena y en el ager de Iulipa y en este entorno.

REFLEXIONES FINALES Hemos recorrido las tierras de Esparragosa de la Serena en esta ocasión deteniéndonos en los restos que los pobladores romanos dejaron a su paso, y nos servimos para finalizar reivindicando en su nombre, atención, cuidado y respeto por todos. Recibimos unos restos históricos que no se conocen. Lo que en este recorrido se refleja es lo que nuestros antepasados supieron conservar y en otras ocasiones, por el desconocimiento, aniquilar. Como en la actualidad se carece de planes de actuación y excavación en los lugares que hemos visitado y en otros que no lo hacemos en esta ocasión, debemos entre todos conocer y preservar los vestigios para que las generaciones venideras puedan entender nuestro paso por la historia. En múltiples ocasiones se ha visto a gente utilizar detectores de metales para encontrar “tesoros” que no tienen ningún valor económico. El único valor que tiene es arqueológico e histórico. Sería igualmente caer en un error tomarnos por nuestros medios la ciencia de la arqueología y la piqueta, y ponernos a excavar por donde nos parezca para encontrar algo que pueda decorar nuestras casas, sin caer en la cuenta de que lo que hemos levantado es como si quemáramos las páginas de un libro al leerlas; nunca más podremos saber que había. Por ello si vemos cualquier anomalía en los lugares arqueológicos, debemos denunciarlo y acabar con el expolio que durante muchos años se ha realizado. Además, si alguien encuentra algún resto que no es conocido, debe dar parte a las autoridades competentes para que se apliquen todos los procedimientos de catalogación y protección que se llevan a cabo para la preservación del patrimonio.

OTROS LUGARES DE INTERÉS ARQUEOLÓGICO EN LA ZONA Edad del Bronce y Edad del Hierro (1800 a.C. – 150 a.C): El Bodonal y el Rincón de las Yeguas, se encuentran muy próximos entre sí, en una zona fértil y rica en aguas, con buenas condiciones para el desarrollo de la agricultura y ganadería. El Bodonal se enclava a 510 m de altitud. El paisaje es peniallanado, con suaves lomas y la presencia de la Sierra del Oro. A unos 800 m en dirección Sureste, está el arroyo Regadera, pero la zona es rica en fuentes y manantiales, como el del Jérico. Los hallazgos y materiales arqueológicos son escasos y se reducen a cerámicas a mano fragmentadas, de pasta negruzca y grises, con superficies alisadas, destacando bordes de platos, cuencos y vasos de paredes cerradas. El propietario de la finca indica que se han recogido varias hachas pulimentadas. En la actualidad no se conservan estructuras, aunque el propietario reconoce que aparecieron tumbas de cista. El Rincón de las Yeguas, localizado a escasos metros del anterior, se encuentra en una llanura alomada a unos 520 m. de altitud. A unos 200 m. corre el arroyo Regadera. A simple vista parece un poblado más pequeño, e igualmente ha proporcionado escasos materiales pero más variados que el anterior. Algunos materiales que aparecieron, son un brazalete de arquero, una azuela pulimentada muy deteriorada, un colgante pulimentado y dos piezas de un molino de vaivén. A éste asentamiento se superpone un horizonte de la Edad del Hierro. En superficie podemos ver restos fragmentados de cerámica realizada a torno, y se distinguen estructuras realizadas de granito, ripios y cuarcita cogidos con barro. Periodo Musulmán (Siglos VIII– XIII): En el Puerto Hurraco hay un pequeño asentamiento abandonado a su suerte y devorado por la vegetación. Se encuentran restos de cerámicas en superficie, construcciones que forman la base y cimentación de una pequeña torre y muros que recuerdan a posibles barreras defensivas. Incluso, podría tener un aljibe natural, depósito de agua, formado en una fisura de la roca. Este Castillejo, con su estructura fortificada alojaría personas y animales durante un breve periodo de tiempo, el justo para resistir una cabalgada, siendo un punto de vigilancia entre los hisn de Benquerencia y Zalamea.

NOTAS PERSONALES SI POR CUALQUIER CASUALIDAD ENCONTRARAN ALGÚN VESTIGIO O RESTOS DEL PASADO DE NUESTRO PUEBLO, O PARA CUALQIUER SUGERENCIA PARA OTRAS EDICIONES, PUEDEN PONERSE EN CONTACTO EN LA UNIVERSIDAD POPULAR, O A javicampos@hotmail.com EN EL BLOG, http://esparragosadelaserena.blogspot.com/ pueden encontrar más información sobre la Historia y el Patrimonio Artístico de la localidad. Muchas gracias una vez más

Agosto de 2011 ©Textos e imágenes: Javier Campos Garrido ©Edita:

Universidad Popular y Excmo. Ayuntamiento de Esparragosa de la Serena