Felipe bruno, mas conocido por su nombre religioso Giordano, nació en Nola en 1548 y murió en roma en 1600.

Filósofo italiano. Es uno de los personajes más trágicos de la historia de Italia, donde, por espacio de dos siglos, o sea hasta el"Risorgimento", quedó relegado, aun cuando sólo en apariencia, al olvido. A los catorce años fue enviado a Nápoles a estudiar y en 1565 ingresó como Novicio en el convento de Santo Domingo; ordenado sacerdote en 1572, se doctoró en teologíaen 1575. En los cenobios, donde permaneció hasta los veintiocho años, se interesó con pasión en problemas de exégesis bíblica, y, sobre todo, en la posibilidad de concordar la teología cristiana con el emanatismo neoplatónico.

• En este aspecto consideró a las tres "personas" de la Trinidad como otros tantos atributos del único Dios. Dios, en calidad de Mente, se halla sobre la naturaleza; en cuanto intelecto, Dios es sembrador en la naturaleza; y, en cuanto Espíritu, Dios es la misma alma universal. Huido de Nápoles a causa de un proceso de herejía incoado contra él, y de Roma por temor a verse acusado de un asesinato en el que ninguna culpabilidad tenía, llegó primeramente a Liguria; luego estuvo en Turín, después en Venecia, donde publicó su primer libro, actualmente perdido, y, sucesivamente, en Bérgamo, Saboya y Ginebra. Acogido en esta ciudad por un adepto napolitano del calvinismo e inscrito en la universidad y la iglesia de esta secta, se rebeló muy pronto contra sus maestros, y fue privado de la Santa Cena.

• • • • • • • • • • • • • • • • •

De umbris idearum Ars memoriae Cantus Circaeus De compendiosa architectura et complemento artis Lulli Il candelaio (Commedie del Cinquecento, a cura di Nino Borsellino) Ars reminiscendi - Triginta sigilli et triginta sigillorum explicatio Sigillus Sigillorum La cena de le ceneri De la causa, principio e uno Spaccio de la bestia trionfante De l'infinito, universo e mondi Cabala del cavallo pegaseo De gli eroici furori Figuratio aristotelici physici auditus Mordentius et de Mordentii Circino dialogi duo Centum et viginti articuli de natura et mundo Idiota triumphans

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

De lampade venatoria Artificium perorandi Animadversiones circa lampadem lullianam Lampas triginta statuarum Libri physicorum Aristotelis Camoeracensis Acrotismus Oratio valedictoria De lampade combinatoria et de specierum scrutinio Articuli adversos mathematicos Oratio consolatoria De magia et theses de magia De magia mathematica De rerum principiis, elementis et causis De vinculis in genere De triplici minimo et mensura De immenso et innumerabilibus seu de universo et mundis De monade numero et figura Summa terminorum metaphysicorum De Imaginum compositione Praelectiones geometricae Ars deformationum

• En el pensamiento bruniano se pueden encontrar varias y profundas dimensiones éticas: primero que nada la ética vinculada a su filosofía de lo Infinito, que se puede diferenciar entre una ética de la libertad ligada a la cosmología de lo Infinito y una ética del amor relacionada, con la metafísica de lo infinito • También mencionaremos, considerándolo un efecto del irenismo renacentista, su ética de la tolerancia y de la paz, que Bruno coloca entre los fundamentos de una reforma política, guiada, en las circunstancias en que le tocó vivir, por la Francia de Enrique III y la Inglaterra de Isabel I. Es de notar que el Bruno-filósofo no plantea esta problemática de una manera puramente pragmática y táctica, sino como fundamentada en la unión entre paz y saber

• Tampoco podemos dejar de lado, en Giordano Bruno, una ética que no por formar parte de la renacentista, es menos original y vivida en él y es la ética de la dignidad humana, que se traduce en atreverse a saber y también a decir, aunque cueste la vida misma • Se hace evidente que la verdad absoluta e infinita exige una ética de la disponibilidad hacia su conocimiento, que, por un lado, pertenecerá al sabio o al héroe comprometidos en la "alta empresa" de la unión entre la mente y la Verdad, pero que deberá pertenecer también al ambiente social, como garantía de la necesaria libertad de pensamiento. • Bruno considera tener la misión de profeta de una nueva época de luz y sabiduría, que habrá de seguirle a la de ignorancia, inmoralidad y tinieblas, y de confusión de los valores y del lenguaje, en la que a él le toca vivir, fruto de la vicisitud del tiempo