TALLER DE ETICA

1.1 SIGNIFICADO Y SENTIDO DEL
COMPORTAMIENTO ETICO
INTRODUCCION
La palabra ética proviene del vocablo griego
ethos que significa comportamiento o
costumbre. Ética son los principios de la
conducta humana. En la historia de la ética hay
tres modelos de conducta principales: la
felicidad o placer; el deber, (la virtud o la
obligación) y la perfección, el más completo
desarrollo de las potencialidades humanas.
Como una ciencia normativa, la ética debe ser
aplicada por todos los integrantes de una
sociedad en todos los ámbitos para un
equilibrio en la conducta.
Los ámbitos en que la ética aparece son en el
ámbito personal, social, académico, y en el
ámbito del ejercicio de la ciudadanía.

1.1.1 SIGNIFICADO Y SENTIDO DEL
COMPORTAMIENTO ÉTICO EN EL ÁMBITO
PERSONAL
La ética en el ámbito personal se refiere a la
valoración de la persona en sí misma, es decir,
la autovaloración, al desarrollo de una
conciencia sobre la propia dignidad personal,
y ésto determina la atención y desarrollo de
ciertos valores.
La ética personal forma parte integral del
actuar de las personas respecto a las acciones
realizadas en la ejecución de sus actos
vivenciales, sean estos de cualquier
naturaleza. Se trata de una forma de vida, de
un compromiso permanente cuya violación es
inexcusable ante la propia persona y aquellos
que conocieron de las acciones violatorias.
El alma humana está compuesta por tres
elementos —el intelecto, la voluntad y la
emoción— cada uno de los cuales poseen
una virtud específica en la persona buena y
juega un papel específico. La virtud del
intelecto es la sabiduría, o el conocimiento
de los fines de la vida; la de la voluntad es el
valor, la capacidad de actuar, y la de las
emociones es la templanza, o el autocontrol.
La virtud última, la justicia, es la relación
armoniosa entre todas las demás, cuando
cada parte del alma cumple su tarea
apropiada y guarda el lugar que le
corresponde.
La responsabilidad o ética individual se
considera más importante que la obediencia
a la autoridad o a la tradición.
La ética personal está muy influida por el
problema del bien y el mal en cada individuo
a la lucha del impulso del yo instintivo para
satisfacer todos sus deseos y la necesidad
del yo social de controlar o reprimir la
mayoría de esos impulsos con el fin de que
el individuo actúe dentro de la sociedad.
Algunos ejemplos de ética personal es la
formación integral permanente, que implica
la posibilidad de relacionarse con el medio a
través de su propia formación. La
interioridad: contempla la valoración de una
actividad fundamentalmente humana: la
reflexión. La autocrítica: todos somos
esencialmente críticos. La creatividad: el
potencial de un hombre para su
autorrealización, la capacidad de crear. La
actitud crítica: la actitud del cuestionamiento
del hombre a si mismo y frente a su entorno.
Actitud de apertura hacia el cambio: implica
provocar los cambios y por otro aceptarlos y
comprenderlos.
1.1.2 En el ámbito académico.

La ética en el ámbito académico no es otra
cosa más que realizar actos deseados en
cuanto a la educación. La enseñanza que el
profesor dé a su alumno no solo transmite un
cúmulo de conocimientos, sino, una actitud
ante la vida y sus semejantes. El trato de
respeto entre profesor y alumno es esencial
para la relación que estos dos seres
compartirán.
1.1.3 En el ejercicio de la ciudadanía.

La ética en el ejercicio de la ciudadanía se
refiere a los derechos esenciales, como la
libertad de expresión, de pensamiento,
religiosa; los derechos políticos,
colectivos y sociales para compartir
dentro de la comunidad y vivir de acuerdo
a criterios aceptables para cada sociedad.
La ética social estudia las normas y principios morales
de la vida colectiva. Constituye el complemento
necesario de la ética individual, que considera la
responsabilidad del individuo con respecto a los
demás y para consigo.
La ética social se tiene en conjunción con la ética
personal que integra la sociedad, es decir no es moral,
ya que la moral es lo que está ‘definido’ como lo bueno
en la sociedad, y la ética social es lo que en realidad en
conjunto estamos aceptando como lo bueno, y lo que
decidimos acatar dentro de la misma, teniendo así las
adecuadas consideraciones dentro de la misma para y
con los demás, es decir ‘el respeto a terceros’.
Algunos ejemplos de la ética en el ámbito social son el
respeto a los otros: es la valoración base que reconoce
el valor de cada persona; implica conocer y reconocer
las diferencias individuales.
Compartir en comunidad: responde al ideal de la
vocación humana. La solidad responsable: implica
colaboración efectiva de todos los miembros de la
sociedad o grupo al que se pertenece. La justicia: es el
valor ideal de la convivencia de los hombres.
La paz: representa un valor permanente perseguido por
las sociedades humanas. Actitud de apertura y diálogo:
implica el trascender los propios límites para ensanchar
el mundo hasta incluir el otro. Actitud de
corresponsabilidad solidaria: implica un compromiso de
sus miembros en la participación y realización de
acciones para solucionarlo.
La ética en el ámbito de la sociedad corresponde a los
valores que nos formamos, aplicados en la forma de
relacionarnos con el medio social.