You are on page 1of 40

En el accidente y en especial en el accidente de trabajo existe un período de tiempo entre la ocurrencia del mismo y la presencia del profesional médico. Ese espacio debe ser llenado por alguien capacitado para atender a la víctima que, de ser correcta su misión, puede salvarla y/o evitarle, en el futuro, lesiones

temporales o permanentes.

En el accidente y en especial en el accidente de trabajo existe un período de tiempo

El saber aplicar los primeros auxilios, que no son difíciles de aprender, ya que consisten en unas cuantas reglas sencillas combinadas con

mucho sentido común, es una condición necesaria que debe poseer el

técnico en higiene y seguridad. Para ello es necesario que se tome el tiempo necesario para aprender estos procedimientos.

PRIMEROS AUXILIOS
PRIMEROS AUXILIOS

Los Cuatro Principios de Acción de Emergencia.

  • 1. Investigar la escena del accidente.

  • 2. Enviar a alguien a llamar al servicio designado de atención médica de

emergencia. (preguntar si hay alguien que sepa 1ros. Aux., sino

quien esté dispuesto mire como se hace para ayudar en 2da. Instancia)

  • 3. Calmarse a sí mismo y tratar de ganar

la confianza de la víctima.

  • 4. Evaluar la condición de la víctima.

EVALUAR EL LUGAR

DEL ACCIDENTE

  • a. Humo.

    • b. Cables Eléctricos.

Debe asegurarse que usted y la

víctima no corren peligro en ese lugar. Si hay un accidente y el lugar no está seguro no entre; si está en él salga

inmediatamente. Si las

condiciones de seguridad lo permiten, entonces usted mira a su alrededor y observa si existe:

EVALUAR EL LUGAR DEL ACCIDENTE a. Humo. b. Cables Eléctricos. Debe asegurarse que usted y la
  • c. Líquidos Derramados.

  • d. Vapores

Químicos.

  • e. Objetos que caen.

Como Mover a la Víctima

escuchar al paciente si se

queja de dolor en el cuello o en la espalda, o bien que el mismo pueda estar inconsciente. En todos estos casos puede haber una lesión

de columna por lo tanto, a

menos que exista un peligro inmediato, nunca mueva a la víctima porque puede ocasionarle parálisis permanente o la muerte.

A pesar de este riesgo de

peligro inminente, usted no tiene otra alternativa que

mover a la víctima a un lugar seguro. Para ello la agarra de la ropa de la víctima y la arrastra de la siguiente

manera:

Agarre la ropa de la víctima a nivel de los hombros Apoye la cabeza de la víctima con sus muñecas Arrastre a la víctima por sus ropas

Como Mover a la Víctima escuchar al paciente si se queja de dolor en el cuello
Enviando por Ayuda
Enviando por
Ayuda
  • 1. Asuma el mando

diciéndole a sus compañeros

que usted sabe como aplicar los primeros auxilios.

  • 2. Si está solo, grite

solicitando ayuda, provea los

primeros auxilios más

necesarios, luego deje la víctima brevemente y

busque la persona más cercana para que notifique

al servicio de atención

médica de emergencia designado.

  • 3. Envíe a alguien para que active el servicio de

emergencia ya sea interno o

local.

La víctima debe confiar en usted

Existe una regla que dice que usted es el espejo de la

víctima. Si usted mantiene la calma, la víctima lo hará también. Por lo tanto no reaccione exageradamente ni asuste a la víctima ante el accidente. Debe

mantener la serenidad y tratar de calmar y animar al

paciente, para ello proceda de la siguiente manera:

  • 1. Respire profundo y relájese.

  • 2. Siéntese calmadamente y hable con la víctima serenamente.

  • 3. Comuníquele a la víctima que la ayuda está en camino.

EVALUACIÓN DE LA VÍCTIMA
EVALUACIÓN DE LA VÍCTIMA

Esta es una forma de localizar y determinar la ubicación de la lesión y,

además, mejorar la atención del profesional que lo atenderá reportándole su evaluación. Si usted está expuesto a sangre, no haga contacto sin una barrera protectora. Si la víctima está en el suelo evalúela de esta manera:

Nivel de conciencia. Observación de las vías respiratorias. Respiración. Circulación. Observación de pies a cabeza.

NIVEL DE ALERTA
NIVEL DE ALERTA

Toque a la víctima

suavemente en el hombro y pregúntele

si se encuentra bien.

Si la víctima no responde, grite para pedir ayuda y

continúe con su examen

NIVEL DE ALERTA Toque a la víctima suavemente en el hombro y pregúntele si se encuentra

OBSERVAR LAS VÍAS RESPIRATORIAS

  • a. Mire dentro de la boca de la víctima para verificar que no haya ningún objeto extraño. Si algo está bloqueando la vía respiratoria trate de removerlo.

  • b. También revise y vea si la lengua está bloqueando la garganta. La lengua es la causa principal de los bloqueos respiratorios.

  • c. Libere la garganta inclinando la cabeza hacia atrás y levantando la quijada, para ello presione hacia abajo la frente mientras eleva la mandíbula inferior con los dedos índice y medio de la otra mano. Esta maniobra moverá la lengua hacia delante.

  • d. Si sospecha que hay una lesión en la columna debe llevar la lengua hacia delante de la siguiente manera: Póngase detrás de la víctima en forma arrodillada, coloque cada uno de sus dedos debajo del borde la mandíbula. Levante la mandíbula presionando hacia abajo con sus pulgares.

OBSERVAR LAS VÍAS RESPIRATORIAS a. Mire dentro de la boca de la víctima para verificar que
OBSERVAR LAS VÍAS RESPIRATORIAS a. Mire dentro de la boca de la víctima para verificar que

Respiración Aquí se usa la técnica de Mirar Escuchar Sentir

  • a) Incline su cabeza y acerque su

oído al pecho de la víctima.

  • b) Observe el pecho de la víctima y verifique que se está moviendo.

  • c) Acerque su mejilla al rostro de la víctima y sienta su respiración.

OXÍGENO ESCASO EN LA VÍCTIMA

Si el paciente deja de respirar queda en el

cuerpo sólo el oxígeno de los pulmones y el del torrente sanguíneo por lo que el paro

cardíaco y la muerte son inminentes, para

evitarlos se debe comenzar la ventilación boca a boca para introducir oxígeno en los pulmones del paciente. El aire que exhalamos

tiene una cantidad de oxígeno suficiente para cubrir las necesidades de la víctima.

La respiración asistida debe continuarse hasta que el

paciente pueda respirar solo o hasta que profesionales entrenados nos releven.

Una vez que haya liberado la garganta de obstrucciones y la cabeza esté colocada en

extensión ocluya las fosas nasales

manteniendo el sello entre su boca y la de la víctima (con algo interpuesto entre ambas -gasa o aparato-). Sople como para inflar un globo dos veces. Usted debe lograr que el

pecho se eleve en cada soplido. Debe

ventilar a razón de 12 veces por minuto o sea cada 5 segundos. Separe su boca y observe si la víctima ha comenzado a respirar por si sola. De lo contrario continué soplando dentro de la boca de la víctima una vez cada 5 segundos

La respiración asistida debe continuarse hasta que el paciente pueda respirar solo o hasta que profesionales

CIRCULACIÓN

Tome el pulso en la arteria carótida. Para hacer esto, coloque dos o tres dedos hacia uno de los lados de la manzana de Adán (hueso cricoides) del cuello de la víctima. La presión debe ser mediana, no lo haga muy fuerte pues en esa zona hay receptores que de ser estimulados con fuerte presión producen bradicardia (enlentecen la frecuencia cardiaca).

Luego de realizada esta maniobra pueden existir tres circunstancias

CIRCULACIÓN • Tome el pulso en la arteria carótida. Para hacer esto, coloque dos o tres

1. Si respira y tiene pulso.

  • 2. Si dejó de respirar,

puede que aún

tenga pulso.

  • 3. Si dejó de respirar y no

tiene pulso

En este último caso (3) se debe iniciar la reanimación RCP de la siguiente manera:

En este último caso (3) se debe iniciar la reanimación RCP de la siguiente manera :
  • 1. Ubique el borde inferior de la costilla y recórralas hasta donde se unen con el esternón. Señale con sus dedos el lugar. Coloque la otra mano a continuación de los dedos. Ponga una sobre otra. Apoye sólo el talón de la

mano. Inicie las compresiones empujando el esternón hacia abajo de 4 a 5 cm.

En este último caso (3) se debe iniciar la reanimación RCP de la siguiente manera :
  • 2. No flexione los brazos. Manténgalos perpendicularmente sobre el esternón. Alterne 30 compresiones con 2 respiraciones a un ritmo de 80 por minuto. No interrumpa la RCP hasta que el paciente recupere la respiración y el pulso o hasta que llegue ayuda.

Posición de las manos y movimientos del corazón

Posición de las manos y movimientos del corazón
El examen desde la Cabeza hasta los Pies
El examen desde la Cabeza hasta los Pies

Revisar a la víctima comenzando por la cabeza para determinar las lesiones sufridas y seguir hasta los pies comparando

ambos lados del cuerpo al mismo tiempo. Revisando el

cuerpo de esta manera pueden encontrarse:

1. Hemorragias

2. Fracturas.

3. Quemaduras. 4. Deformidades.

  • 5. Collares o brazaletes de alerta médica.

HEMORRAGIAS
HEMORRAGIAS

TRES COSAS DEBEMOS TENER EN CUENTA:

1. Utilizar Barreras Protectoras.
1.
Utilizar Barreras Protectoras.
2. Tratar de detener la Hemorragia si es pequeña o mediana.
2.
Tratar de detener la Hemorragia si es
pequeña o mediana.
3. Disminuir o detener el sangrado en las Hemorragias severas.
3.
Disminuir o detener el sangrado en las
Hemorragias severas.

UTILIZAR BARRERAS PROTECTORAS

Es necesario prevenir la contaminación de algunas enfermedades infecciosas como el

SIDA o la Hepatitis, al atender alguna

persona que sangra.

Para protegerse

durante la realización de los primeros auxilios tenga en cuenta lo siguiente:

1 - Use guantes de látex o de vinilo. Estos

deben estar incluidos entre los elementos de

primeros auxilios. 2 - Si no están disponibles trabaje con lo que tenga a mano: plástico, caucho o cartón.

3 - Después de terminar con los primeros

auxilios no toque su

boca,

nariz

u

ojos,

ni

coma o beba hasta que se haya lavado meticulosamente

HEMORRAGIAS PEQUEÑAS O MEDIANAS
HEMORRAGIAS
PEQUEÑAS O
MEDIANAS

Aplicar presión directa sobre la herida y elevar la misma sobre el nivel del corazón. El procedimiento es el siguiente:

Remover la ropa que está sobre la herida.

Colocar sobre la herida una gasa esterilizada y gruesa o el material absorbente más limpio que encuentre.

Pedir a la víctima que presione la herida

con su mano si usted debe buscar material

absorbente.

Recuerde colocar el elemento protector entre usted y la gasa o el vendaje con sangre.

No remueva los coágulos de sangre

quitando los vendajes saturados. Simplemente añada gasa o tela al vendaje.

No eleve la herida en caso de lesiones en la cabeza, el pecho o el abdomen.

No aplique presión directa si sospecha que

hay una fractura.

En estos casos es necesario agregar al paso anterior la presión sobre las

arterias que van a irrigar el área de la herida de la siguiente manera:

Miembro superior: si el sangrado es desde la punta de los dedos hasta el brazo se levanta el miembro lesionado y se presiona el brazo en la parte interna y superior contra el hueso húmero y sobre la arteria braquial. De esta

manera se intenta disminuir el flujo de sangre hacia la herida.

Miembro inferior: se aplica fuerte presión sobre la ingle donde corre la arteria femoral y se mantiene esa presión hasta que disminuya el sangrado.

En estos casos es necesario agregar al paso anterior la presión sobre las arterias que van
En estos casos es necesario agregar al paso anterior la presión sobre las arterias que van

EL ESTADO DE SHOCK

EL ESTADO DE SHOCK

Se produce cuando existe un déficit de sangre (pérdida

de mucha sangre) y/o del sistema cardiocirculatorio que deja de enviar sangre oxigenada a los órganos vitales, especialmente el cerebro. En estos casos suele ser muy

severo e inclusive fatal.

En distintos grados hay estado de shock según las lesiones que se produzcan. Los síntomas son los siguientes:

Piel y labios pálidos o azulados. Piel templada, húmeda o dificultad para respirar. Respiración y pulso acelerados. Pupilas dilatadas. Ojos vidriosos o hundidos. Náusea o vómito. Sed. Estado inconsciencia

COMO ALIVIAR EL ESTADO

DE SHOCK

Evite que la persona entre en estado de shock

elevando sus piernas de 15 a 30 cm. del suelo. Coloque a la víctima sobre su espalda, use cualquier objeto disponible para apoyar sus piernas. Esto permite

que la sangre viaje directamente hacia los órganos

vitales. No eleve la cabeza, pecho, abdomen o una extremidad lesionada SI SOSPECHA QUE HAY UNA

FRACTURA.

Ayude a mantener la temperatura normal de la víctima. Si el suelo o el aire están fríos, coloque una

sábana o abrigo por encima y por debajo de la víctima.

Si el ambiente está demasiado caliente, trate de refrescarlo proporcionándole sombra o soltándole la ropa ajustada.

SITUACIONES ESPECIALES DE SHOCK

  • a. No eleve las piernas de una persona que ha sufrido una lesión en la cabeza, el pecho o la columna.

    • b. Si la víctima experimenta dificultad para

respirar, colóquela en una posición semi

inclinada para facilitar la respiración.

  • c. Si la persona ha sufrido una lesión en una pierna, eleve la otra pierna

constatando antes que no produce dolor

o agrava la herida. Esto hará que cierta cantidad de sangre fluya a los órganos vitales.

  • d. Si parece que la persona quiere vomitar,

colóquela sobre su costado para permitir el flujo del vómito.

SITUACIONES ESPECIALES DE SHOCK a. No eleve las piernas de una persona que ha sufrido una
SITUACIONES ESPECIALES DE SHOCK a. No eleve las piernas de una persona que ha sufrido una

FRACTURAS

INTRODUCCIÓN

Los huesos, músculos, articulaciones, tendones, ligamentos y vasos sanguíneos que los rodean

sufren, en los accidentes, distintos tipos de lesiones. Es bastante común la dislocación, el desgarramiento y las fracturas.

Dislocación, es un hueso que está fuera de su posición normal. (luxado)

Desgarramiento, ocurre en los tendones y ligamentos en que las fibras de sus tejidos son separadas

abruptamente. Fracturas, son huesos partidos o quebrados.

Fracturas expuestas

Son fáciles de diagnosticar pues perforan la piel visiblemente. Son graves y siempre son quirúrgicas.

Por lo tanto cúbralas con

gasa o tela limpia. Trate de inmovilizar sin aumentar el daño y trate el shock

esperando ayuda. Piense

que también hay vasos sanguíneos cerca y, de acuerdo a su tamaño, si se rompen aumentan el grado

de shock.

Fracturas expuestas Son fáciles de diagnosticar pues perforan la piel visiblemente. Son graves y siempre son

FRACTURAS

CERRADAS

FRACTURAS CERRADAS Aquí debemos manejarnos con signos más indirectos. Algunas de las señas son:  La

Aquí debemos manejarnos con signos más indirectos. Algunas de

las señas son:

  • La víctima sintió que el hueso se rompió.

  • El dolor suele ser intenso.

  • La víctima siente que los extremos de su hueso rozan entre sí.

  • El área de lesión está obviamente deformada.

  • Como REGLA Proceda con Cautela. Considere toda posible FRACTURA como una FRACTURA DEFINITIVA.

EL

ENTABLILLADO

EL ENTABLILLADO Es una forma de inmovilizar un hueso roto. El propósito del entablillado es reducir

Es una forma de inmovilizar un hueso

roto. El propósito del entablillado es

reducir o eliminar el movimiento y el dolor e impedir que la condición de la víctima se agrave.

Material: cualquiera que tenga a

mano. Tablas, palos rectos, cartón grueso, papel de periódico enrollado y hasta sábanas enrolladas.

Use material de amortiguación como

un pedazo de tela o una toalla entre la

lesión y la tablilla.

Amarre el entablillado usando materiales que tenga a la mano como

corbatas, tiras rotas de camisetas,

pañuelos, correas, cuerdas, etc.

CONSEJOS PARA

ENTABLILLAR

CONSEJOS PARA ENTABLILLAR  Entablille la lesión en la posición en que la encontró.  Suavemente

Entablille la lesión en la posición en que la encontró.

Suavemente coloque el material de amortiguación alrededor del

entablillado.

Amárrelo en 3 o 4 lugares incluyendo las áreas que están por debajo y por encima de la

articulación cercana a la lesión.

No amarre las tablillas exactamente en el lugar de la lesión.

Asegúrese de que los amarres no interrumpan la circulación.

LESIONES EN LA

COLUMNA

VERTEBRAL

Si sospecha que la víctima ha sufrido una

lesión en la

columna, debe inmovilizar la cabeza.

LESIONES EN LA COLUMNA VERTEBRAL Si sospecha que la víctima ha sufrido una lesión en la

o

Si el cuello o la espalda lesionados son movidos aún levemente, puede significar para el paciente

pasar el resto de su vida en una silla de ruedas o

en cama debido a una lesión del sistema nervioso.

o

Para estabilizar la cabeza de una víctima, sostenga con sus manos ambos lados de la cabeza hasta que llegue el servicio médico de emergencia.

o

Si no puede usar sus manos, busque algo que pueda colocar a ambos lados de la cabeza de la víctima; por ejemplo, bloques de ladrillo con amortiguación, cajas o pilas de trapos.

o

Si usa objetos duros, asegúrese de colocar

amortiguación entre éstos y la cabeza de la víctima.

El collar Philadelphia está fabricado en Plastazote de 10mm de espesor (Plastazote es una espuma de

polietileno diseñada para ser moldeada a 275º F a partir de un modelo) con refuerzos en termoplástico

con muy poco peso, pero que le dan la rigidez y la estabilidad suficiente. El doble cierre de velcro cierra y ajusta perfectamente tanto la parte occipital como la

mandibular. Fabricado en dos piezas, con una abertura en la traquea que permite tanto tomar el pulso en la carótida como, en caso de necesidad, efectuar la traqueotomía.

El soporte cervical limita la flexión, extensión y rotación, así como también reduce las

irritaciones de otros collares. Los materiales, tanto los acolchados como los rígidos, permiten el traspaso de los rayos X.

El collar Philadelphia está fabricado en Plastazote de 10mm de espesor ( Plastazote es una espuma
El collar Philadelphia está fabricado en Plastazote de 10mm de espesor ( Plastazote es una espuma

EL CHOQUE ELÉCTRICO

Si usted va a actuar de rescatador en el lugar de un accidente eléctrico

NO SE CONVIERTA EN VÍCTIMA. Antes de correr a ayudar a su compañero

herido haga lo siguiente:

Verifique que el lugar esté seguro. Si no lo es, NO ACTUE, Si el ambiente se torna inseguro, SALGA DEL LUGAR INMEDIATAMENTE.

Desconecte la corriente eléctrica desde la caja de los fusibles. NO

INTENTE DESCONECTAR LOS CABLES.

Siga los cuatro principios de emergencia. Tenga presente que las víctimas de un choque eléctrico pueden no estar respirando y haber sufrido un paro cardíaco. Mientras realiza la revisión de cabeza a pies, trate de

encontrar quemaduras.

Si debe realizar Respiración de Rescate recuerde que debe protegerse de la saliva de la víctima colocando una barrera de protección entre usted y su boca.

QUEMADURAS ELÉCTRICAS
QUEMADURAS ELÉCTRICAS
QUEMADURAS ELÉCTRICAS Las quemaduras de segundo y tercer grado son comunes en víctimas de choques eléctricos.

Las quemaduras de segundo y tercer

grado son comunes en víctimas de

choques eléctricos.

Las de segundo grado se caracterizan por enrojecimiento, hinchazón y ampollas debido a que el calor destruyo más allá de la capa epidérmica de la piel.

Las de tercer grado presentan una apariencia blanquecina o quemada.

Alrededor de la lesión se encontrará una quemadura de segundo grado, rodeada de una de primer grado.

Siempre que sea posible debe cubrirse la

piel quemada con una gasa esterilizada, con el objeto de evitar infecciones.

QUEMADURAS QUÍMICAS
QUEMADURAS QUÍMICAS

Merecen un párrafo aparte, pues los químicos suelen seguir haciendo daño en

lo profundo de la piel, después de haber

atravesado su superficie

QUEMADURAS QUÍMICAS Merecen un párrafo aparte, pues los químicos suelen seguir haciendo daño en lo profundo

TRATAMIENTO:

Detenga la quemadura con grandes cantidades de agua fría.

Continúe enjuagando la piel hasta

que llegue el equipo de emergencia. Remueva todo elemento, como joya o ropa sobre la cual haya caído el químico.

Si el químico ha entrado en contacto con los ojos, enjuáguelos con agua en forma constante y abundante hasta que llegue el equipo de emergencia.

EXTENSIÓN DE LAS QUEMADURAS:

En quemaduras poco extensas podemos utilizar de referencia la palma de la mano del accidentado que corresponde a un 1% de la superficie corporal total. En el resto, se utiliza la denominada “regla de los 9” de Wallace.

EXTENSIÓN DE LAS QUEMADURAS: En quemaduras poco extensas podemos utilizar de referencia la palma de la

REGLA DE LOS “9” DE

WALLACE

Para ello se divide la superficie corporal del adulto en 11 áreas, siendo cada parte el 9% o un múltiplo de 9. De forma que:

o Cabeza y cuello son un 9%. o Cada extremidad superior: 9% (7% el brazo y 2% la mano). o Cada extremidad inferior: 18% (9% el muslo, 7% la pantorrilla y 2% el pie). o Cara anterior del tórax y abdomen: 18%. o Espalda y nalgas: 18%. o Genitales: 1%

GRAVEDAD DE LA QUEMADURA

La valoración de la gravedad de una quemadura se basará en la

extensión de la superficie corporal quemada y el grado de profundidad

de la misma. Sin embargo, no se debe olvidar en ningún momento que factores como la edad, el agente causal y ciertas localizaciones, como la cara, los pliegues y los genitales, influyen también de forma considerable en el pronóstico.

La posibilidad de supervivencia en un quemado está directamente

relacionada con la extensión y profundidad de la quemadura mientras que el pronóstico de las secuelas lo está con la localización. Se considera una quemadura de carácter LEVE cuando la superficie quemada es

inferior al 10% y su profundidad no rebasa el 2º grado. Entre el 10 y el

30% se considera GRAVE, independientemente de si la profundidad es de

2º o 3er grado. Entre el 30 y 50% es MUY GRAVE, y prácticamente mortal cuando supera el 50%.

OTROS SIGNOS DE GRAVEDAD

Se consideran graves independientemente de su extensión o profundidad, las quemaduras que afectan a manos, pies, cara, ojos

y genitales así como todas las de 2º y 3er grado en niños, ancianos y accidentados con enfermedades previas significativas.

Por tanto, es importante examinar al paciente en su totalidad después de limpiar la lesión para valorarla con precisión en los

exámenes iniciales y en los subsecuentes.

Solo se incluyen las quemaduras de segundo y tercer grado en el cálculo de la superficie total quemada (STQ), ya que las de primer grado, por lo común, no constituyen una lesión significativa en términos de pronóstico y tratamiento con líquidos y electrolitos. Sin

embargo, las quemaduras de primer y segundo grado pueden

complicarse a quemaduras mas graves si el tratamiento se retrasa o si se presenta una infección.